Hipertensión: beneficios de β-bloqueantes y de otras clases de fármacos

03.07.2017
Wiysonge CS, Bradley HA, Volmink J, Mayosi BM, Opie LH. Beta-blockers for hypertension. Cochrane Database Syst Rev. 2017 Jan 20;1:CD002003. doi: 10.1002/14651858.CD002003.pub5. Review. PubMed PMID: 28107561.
Los beneficios de los ß-bloqueantes son, con probabilidad, menores que los que aportan otras clases de medicamentos utilizados en el tratamiento de la hipertensión.

Este metaanálisis examinó los efectos de los ß-bloqueantes en comparación con el placebo (>23 000 participantes en 4 pruebas controladas aleatorizadas [RCT]), o en comparación con otros fármacos: diuréticos (>18 000 pacientes, 5 RCT), bloqueantes de los canales de calcio (BCC) (> 44 000 pacientes, 4 RCT) e inhibidores del sistema renina-angiotensina (SRA) (>10 000 pacientes, 3 RCT). El atenolol se utilizó en la mayoría de las pruebas. Los ß-bloqueantes vasodilatadores de nueva generación no se utilizaron.

En comparación con el placebo, los efectos estimados de los ß-bloqueantes en un grupo de 1000 pacientes tratados durante al menos 1 año (de 1 año a más de 8 años, principalmente 3-5 anos) son los siguientes: sin diferencias en la mortalidad (riesgo relativo [RR], 0,99); 7 menos eventos cardiovasculares totales (RR, 0,88), incluyendo 5 casos menos de ictus (RR, 0,80); sin diferencia estadísticamente significativa en la frecuencia de la enfermedad coronaria (3 casos menos); al final, una probabilidad mucho más alta de retirada del medicamento debido a eventos adversos (>170 casos más de la retirada; RR, 3,38).

En cuanto a la mortalidad, los efectos de los ß-bloqueantes no fueron estadísticamente diferentes a los que se evidenciaron con los diuréticos (RR, 1,04) o a los de los inhibidores SRA (RR, 1,10). Los pacientes tratados con ß-bloqueantes tenían un riesgo mayor de muerte que los pacientes que recibían BCC (RR, 1,07; diferencia en la supervivencia absoluta de aproximadamente 1/200 pacientes tratados). También la frecuencia de ictus fue mayor en los pacientes que tomaban ß-bloqueantes, en comparación con BCC (RR, 1,24; estimado 1 ictus más por 180 pacientes tratados) y comparando con inhibidores SRA (RR, 1,30; 1 ictus más por 65 pacientes tratados).

Los efectos de los ß-bloqueantes en comparación con otros fármacos no eran mejores en lo que atañe a la frecuencia de aparición de la enfermedad coronaria o el riesgo de eventos cardiovasculares totales. El efecto de los ß-bloqueantes como medicamento principal en la disminución de la presión arterial se estimó en 11 mm Hg para la presión arterial sistólica y 6 mm Hg para la presión arterial diastólica. Sin embargo, los ß-bloqueantes no superaron el efecto de otros fármacos en ninguna comparación.

Utilizamos cookies para asegurarnos de que le ofrecemos la mejor experiencia posible en nuestro sitio web. Para más detalles, léase la política de cookies.