Disfagia

Sensación subjetiva de dificultad en el pasaje del material deglutido, en dirigirlo a la faringe e iniciar los movimientos de deglución (disfagia orofaríngea o alta), o para avanzar el bolo alimenticio desde la faringe a través del esófago hasta el estómago (disfagia esofágica o baja). Por otra parte, se distingue la disfagia motora, en la que se han excluido causas orgánicas importantes y el reflujo gastroesofágico. Se manifiesta por la sensación de globo retroesternal, sensación de expansión, opresión centrotorácica y/o una sensación de detención de los alimentos, sólidos o líquidos, en el esófago. Pueden acompañarse de molestias o dolor al tragar (odinofagia).

Causas

1. Causas de disfagia orofaríngea:

1) lesiones estructurales: estomatitis, faringitis y amigdalitis, absceso, sífilis, neoplasias (laringe, lengua, suelo de la boca), compresión extrínseca (bocio, linfadenopatía), lesiones degenerativas de la columna vertebral, cuerpos extraños

2) trastornos neuromusculares: con mayor frecuencia enfermedades cerebrovasculares (infarto cerebral isquémico, embolia, hemorragia intracerebral), síndrome bulbar y pseudobulbar, tumores cerebrales, alteraciones postraumáticas; con menor frecuencia tabes dorsales, enfermedades neurodegenerativas, síndromes extrapiramidales (enfermedad de Parkinson, corea de Huntington, discinesia tardía), neuropatía periférica (diabética, sarcoidosis, síndrome de Sjögren, amiloidosis), enfermedades del tejido conectivo (esclerosis sistémica, LES, dermatomiositis), síndrome de Guillain-Barré, difteria, botulismo, poliomielitis, miastenia y síndromes miasténicos, miopatías (distrofia muscular oculofaríngea, distrofia muscular facioescapulohumeral, miopatías mitocondriales, distrofia miotónica).

2. Causas de la disfagia esofágica:

1) estrechamiento de la luz esofágica ~12 mm; la causa más frecuente es el cáncer de esófago y de cardias, complicaciones de la enfermedad por reflujo gastroesofágico; con menor frecuencia divertículos esofágicos (divertículo de Zenker), estenosis tras quemaduras por sustancias corrosivas, inducida por fármacos (p. ej. KCl, salicilatos), tras radioterapia por neoplasias adyacentes, anillo de Schatzki, cuerpos extraños, lesiones por presión por sonda nasogástrica, esofagitis eosinofilica

2) trastornos de la motilidad: acalasia, espasmo esofágico difuso, esófago en cascanueces, esclerosis sistémica, diabetes, enfermedad de Chagas, fármacos (nitratos, bloqueadores de los canales de calcio, estrógenos, metilxantinas)

3) compresión extrínseca del esófago: valvulopatía mitral, bocio retroesternal, tumores bronquiales y del mediastino, hernia paraesofágica, cirugía cardíaca y torácica.

Diagnóstico

La disfagia es un signo de alarma sobre todo en personas mayores, cuando es de reciente comienzo y cuando progresa con rapidez → descartar  siempre una neoplasia de esófago y cardias.

1. Anamnesis y exploración física. Determinar si la alteración se encuentra en fase

1) orofaríngea: se presentan dificultades en la formación de bolo alimenticio y avanzarlo en dirección a la faringe, así como dificultad para iniciar la ingesta tanto de líquidos como de alimentos sólidos, que puede manifestarse por tos seca, regurgitación nasofaríngea, asfixia, sensación de picazón faríngea, estornudos, lagrimeo durante la ingesta de líquidos y alimentos sólidos

2) esofágica: sensación de obstrucción durante la ingesta generalmente con los alimentos sólidos, sensación de expansión o presión torácica, regurgitación de alimento, tos y expectoración, y a veces odinofagia.

2. Exploraciones complementarias

1) endoscopia del tracto gastrointestinal superior: esencial en el diagnóstico de la disfagia esofágica, permite tomar biopsias para el examen histológico de las alteraciones macroscópicas

2) radiografía de la faringe y esófago con contraste administrado VO para el diagnóstico de las causas de disfagia orofaríngea (examen fluoroscópico del proceso de la deglución) y trastornos de la motilidad esofágica

3) manometría esofágica (estándar y de alta resolución): exploración complementaria especial para el diagnóstico de los trastornos funcionales del cuerpo y esfínter esofágico inferior

4) pH-metría esofágica (o pH-metría con impedanciometría): necesaria para excluir la enfermedad de reflujo gastroesofágico e identificar la disfagia funcional.