Vértigo

Es la sensación alucinatoria de movimiento rotatorio del entorno o del propio cuerpo del paciente, frecuentemente acompañada de náuseas o vómitos. Está relacionado con una lesión del sistema vestibular y/o sus conexiones neuronales.

Etiopatogenia y causas

Lesión del aparato vestibular en el oído interno, de las fibras vestibulares del VIII par craneal, del núcleo vestibular en el tronco encefálico o de otras estructuras del sistema nervioso responsables de mantener el equilibrio (cerebelo, formación reticular, corteza temporooccipital). La sensación de movimiento rotatorio aparece únicamente en el caso de una lesión asimétrica (unilateral). Una lesión bilateral simétrica no origina vértigo.

Causas:

1) periféricas: vértigo posicional benigno (litiasis canalicular), neuronitis vestibular del nervio VIII (con mayor frecuncia vírica), laberintitis, traumatismo del oído interno (fractura del peñasco, fístula perilinfática, conmoción laberíntica), neoplasia en el oído interno, isquemia del laberinto (oclusión de la arteria vestibular anterior, rama de la arteria cerebelosa anteroinferior), enfermedad de Ménière (hydrops endolinfático del laberinto de etiología desconocida), otoesclerosis laberíntica, cinetosis

2) centrales: ACV del tronco encefálico y del cerebelo, tumor del ángulo pontocerebeloso, esclerosis múltiple (un foco de desmielinización en la zona de entrada de la raíz del VIII par), migraña.

Diagnóstico

1. Anamnesis y exploración física: asegurarse de que las molestias que describe el paciente son realmente vértigos. Los pacientes usan con asiduidad el término “mareo” para describir las sensaciones inespecíficas caracterizadas por inseguridad del equilibrio, pero que no están relacionadas con la sensación del movimiento rotatorio. Esas sensaciones pueden ser el resultado de varios procesos como el presíncope, otras alteraciones de la conciencia, trastornos del equilibrio, paresias, crisis epilépticas o ataxia. Determinar las características del vértigo y los síntomas acompañantes, lo que permitirá diferenciar entre causa central y periférica →tabla 42-1.

2. Exploraciones complementarias: pruebas vestibulares (calóricas, rotatorias), audiograma, pruebas de imagen (TC, RMN, angio-RMN) y otras en función de la causa sospechada.

Tratamiento

Depende de la causa. El tratamiento sintomático puntual del vértigo periférico es la tietilperazina a dosis de 6,5 mg cada 6-8 h VO, VR, iv., IMVSc.

tablasArriba

 

Tabla 42-1. Diferenciación del vértigo

Síntomas clínicos

Síndrome central

Síndrome periférico

Rasgo

Sensación de balanceo o de caída, postura inestable y marcha insegura

Alucinación de movimiento rotatorio

Comienzo de los síntomas

Súbito o gradual

Súbito, puede ser paroxístico

Intensidad

Baja-mediana

Alta

Evolución

Variable o estable

Los síntomas más intensos aparecen al inicio, con el paso del tiempo se hacen más leves; puede ser paroxístico recurrente

Episodio aislado

Varios segundos. Puede provocar caídas

Desde <1 min hasta varias decenas de horas

Duración de los síntomas

Meses, años

Hasta varias semanas

Movimientos de la cabeza

Tienen poco efecto en los síntomas

Aumentan los síntomas

Alteraciones de la conciencia

Posibles

Ausentes

Convulsiones

Posibles

Ausentes

Cefalea

Frecuente

Poco frecuente

Alteraciones de la visión

Diplopia, escotomas, disminución de la agudeza visual, incluso ceguera

Ausentes

Síntomas y signos de la lesión del SNC

Frecuentemente paresia de las extremidades y de los pares craneales

Ausentes

Trastornos del sentido de la audición

Ausentes

Hipoacusia, sordera, acúfenos, plenitud ótica