Hipo

El hipo es una contracción sincrónica e involuntaria de los músculos intercostales y del diafragma que provoca una súbita inspiración del aire, seguida del cierre de la glotis con un sonido característico.

Etiopatogenia y causas

El hipo es provocado por la estimulación de las terminaciones del nervio vago, del nervio frénico y de los nervios del sistema simpático que inervan los órganos del tórax, abdomen, oído, nariz y faringe, o por la estimulación del centro del hipo en el SNC. La frecuencia del hipo puede ser de 2-60/min. Por lo general dura un corto espacio de tiempo (minutos) y frecuentemente se asocia con un llenado del estómago rápido o con la sobredistensión del estómago. El hipo persistente >48 h (singultus) causa fatiga significativa, malestar, pérdida de peso por dificultar la ingesta de alimentos, insomnio y depresión.

Causas de hipo crónico

1) enfermedades del SNC: vasculares, tumores, esclerosis múltiple, hidrocefalia

2) trastornos metabólicos: diabetes mellitus, uremia, hiponatremia, hipocalcemia, hipocapnia

3) toxinas y fármacos: alcohol, nicotina, barbitúricos, benzodiazepinas, etopósido, dexametasona

4) enfermedades de órganos del cuello y del tórax: tumores del cuello, adenopatías, neoplasias de pulmón, neumonía y pleuresía, infarto de miocardio, cáncer de esófago, tumores de mediastino, hernia de hiato, reflujo esofágico

5) enfermedades de órganos abdominales: cáncer de estómago, úlcera péptica, distensión del estómago (una de las causas más comunes), sangrado del tracto gastrointestinal, cáncer de páncreas, enfermedades de la vesícula biliar, pancreatitis, hepato- o esplenomegalia, ascitis, cálculos biliares, obstrucción intestinal, peritonitis

6) psicógeno

7) embarazo.

Diagnostico del hipo crónico

Se deben realizar: hemograma, concentración de creatinina y electrólitos en sangre, ECG, radiografía de tórax. Dependiendo del cuadro clínico: pruebas hepáticas, nivel de calcio en el suero; pruebas de imagen: RMN craneal, TC de tórax y abdomen, punción lumbar, gastroscopia, manometría de esófago, espirometría, broncoscopia, EEG.

Tratamiento

Intentar eliminar la causa del hipo. En el tratamiento sintomático administrar:

1) en primer lugar (en los casos con distensión del estómago, o de reflujo gastroesofágico): metoclopramida 10 mg VSc o 30-40 mg/d VO, máx. durante 5 días; simeticona 120-240 mg/d VO o un IBP (a dosis estándar por la mañana, preparados →cap. 4.7, Tratamiento)

2) fármacos que inhiben el reflejo central del hipo: haloperidol 1-2 mg VSc o 2-5 mg/d VO, clorpromazina 25-50 mg VO o iv. en 25 ml de NaCl al 0,9 % (administrar en 30 min), a continuación 25-50 mg 3-4 x d VO para prevenir recaídas, baclofeno 5-10 mg 2 x d (máx. 40 mg/d), valproato sódico 200-500 mg VO, gabapentina 300 mg 3 x d (en pacientes mayores y con alteraciones de la función renal: 100 mg 3 x d), pregabalina 75-150 mg 2 x d, nifedipino 10 mg 3 x d, metilfenidato 5-10 mg 2 x d VO

3) estimulación de la pared posterior de la faringe mediante la realización de movimientos rápidos y repetitivos desde adelante hacia atrás con una sonda nasogástrica introducida hasta una profundidad de 8-12 cm.

En el caso de hipo refractario al tratamiento → lidocaína en infusión iv. 2 mg/min durante 20-30 min o midazolam en infusión continua VSc 0,25-1 mg/h o bloqueo unilateral del nervio frénico.