Candiduria

La candiduria se diagnostica por el aislamiento en 2 urocultivos de hongos del género Candida. Factores de riesgo: diabetes mellitus, sonda vesical, antibioticoterapia. La presencia de hongos del género Candida en la orina normalmente indica colonización, y no infección. Sobre la base del resultado cuantitativo del urocultivo y de la presencia de leucocituria no se pueden distinguir estas dos situaciones clínicas. La candiduria asintomática no requiere tratamiento, con excepción de los enfermos con inmunodeficiencias o sometidos a procedimientos invasivos en las vías urinarias. Generalmente cede después de la retirada del catéter vesical o de finalizar la antibioticoterapia. Si existen indicaciones para el mantenimiento del catéter vesical → cambiar el catéter o considerar múltiples cateterizaciones de la vejiga en lugar de un catéter permanente. La candiduria puede ser síntoma de infección renal, que casi siempre tiene un origen hematógeno y cursa en forma de numerosos microabscesos identificables mediante TC. Es frecuente la candidemia.

Tratamiento de la candiduria sintomática: VO fluconazol 400 mg/d durante 7-14 días o anfotericina B iv. 0,3-0,7 mg/kg durante unos días antes y después de la intervención. En personas con neutropenia el tratamiento se administrará como el descrito en caso de candidemia →cap. 18.4.

 

Más