Infecciones adenovirales

ETIOPATOGENIA Arriba

1. Agente etiológico: los adenovirus (HAdV) pertenecen a la familia Adenoviridae. Existen >50 serotipos de HAdV de diferente tropismo tisular, clasificados en 7 subgrupos (tipos) desde el A hasta el G. Se replican bien en las células epiteliales, son resistentes a los factores ambientales y a la acción de productos surfoactivos, pero mueren bajo el efecto del calor, del formol y de productos oxidantes (hipocloritos). Algunos tipos (p. ej. 12, 18 y 31) son oncogénicos. En los humanos con mayor frecuencia, se aíslan los HAdV causantes de las infecciones respiratorias (tipos 1, 2, 3, 5 y 7) y los HAdV causantes de infecciones gastrointestinales (tipos 40 y 41). Las infecciones causadas por los serotipos 1, 2, 5 y 6 se presentan especialmente en los primeros años de vida, la de los serotipos 3 y 7 en la edad escolar; y el resto de los serotipos (p. ej. 4, 8 y 19) producen infecciones en adultos.

2. Reservorio y vías de transmisión: el único reservorio es el ser humano. La fuente de la infección es el enfermo sintomático o la persona con infección crónica o asintomática. Los HAdV se transmiten principalmente a través de gotitas de secreciones respiratorias, vía fecal-oral desde individuos cursando una infección aguda o asintomática y menos frecuentemente por contacto con objetos contaminados (p. ej. ropa, utensilios de baño, lavamanos). Las puertas de entrada son las mucosas. Las infecciones se ven favorecidas en condiciones de hacinamiento (jardines de infancia, escuelas, grandes empresas, cuarteles). Los tipos 3 y 7, altamente transmisibles, provocan las llamadas conjuntivitis de las piscinas, probablemente se propagan a través del agua.

3. Período de incubación y contagio: el tiempo de incubación por lo general es de 5-12 días. La excreción de HAdV se mantiene durante 1-3 días en las infecciones respiratorias en adultos, 3-5 días en la fiebre faringoconjuntival, 2 semanas en la queratoconjuntivitis, 3-6 semanas en las infecciones respiratorias en niños y 2-12 meses en enfermos con inmunodeficiencia. La infectividad en caso de una diarrea aguda se mantiene por lo general durante 6-16 días.

CUADRO CLÍNICO E HISTORIA NATURAL Arriba

El cuadro clínico es diverso. Las infecciones por HAdV pueden acompañarse de una hipertrofia reactiva de los ganglios linfáticos y de un aumento de ganglios circundantes, así como de una tendencia al sangrado. Un determinado tipo de HAdV puede causar diferentes síndromes clínicos y varios tipos diferentes de adenovirus el mismo conjunto de síntomas.

1. Infecciones del aparato respiratorio

1) Síndrome respiratorio agudo similar a la gripe, con más frecuencia aparece en lactantes y niños. Se asemeja a las infecciones de las vías respiratorias causadas por otros virus: fiebre, rinitis, odinofagia, cefalea, con frecuencia dolor abdominal, conjuntivitis, laringitis y traqueítis, a veces mialgias, bronquitis, neumonía o bronquiolitis. Puede recordar al crup o a la tosferina. La enfermedad dura por lo general 5-7 días, máx. 2 semanas. Esporádicamente la infección cursa como un resfrío común, sin fiebre.

2) Faringoamigdalitis: generalmente cursa con fiebre. Los HAdV son la causa más frecuente de amigdalitis en los niños pequeños. Pueden describirse placas en las amígdalas y linfoadenopatías cervicales, lo que requiere el diagnóstico diferencial con la faringoamigdalitis estreptocócica.

3) Otitis media: frecuente en los lactantes.

4) Neumonía: los HAdV son responsables de un 10-20 % de los casos de las neumonías en niños. En los recién nacidos y lactantes puede tener un curso severo con complicaciones pulmonares (necrosis bronquial, membranas hialinas) y extrapulmonares (meningitis, hepatitis, miocarditis, nefritis, neutropenia, CID) y alta mortalidad.

5) Enfermedad aguda respiratoria de los reclutas: se caracteriza por fiebre, dolor de la faringe, mucosa nasal hiperémica, tos y malestar. A veces puede manifestarse como una neumonía. Se presenta con más frecuencia bajo la forma de brotes entre los reclutas jóvenes en condiciones de hacinamiento.

2. Infección ocular: los HAdV son la causa más frecuente de conjuntivitis viral. Aparece generalmente después de los 12 años de edad. La conjuntivitis puede ser uni- o bilateral y se acompaña de una reacción de los ganglios linfáticos. Una afectación ocular leve puede asociarse a la infección del aparato respiratorio, de la faringe y de las amígdalas. Formas: queratoconjuntivitis epidémica, que es la forma más grave y más contagiosa de la conjuntivitis adenoviral; conjuntivitis folicular (conjuntivitis inespecífica de curso leve), fiebre faringoconjuntival (fiebre con faringoconjuntivitis, con mayor frecuencia aparece en niños, conjuntivitis crónica (se caracteriza por lagrimeo periódico, fotofobia y enrojecimiento del ojo).

3. Enfermedades del tracto digestivo: diarrea aguda.

4. Infecciones del tracto urogenital: cistitis aguda hemorrágica, uretritis aguda, nefritis intersticial (en inmunodeprimidos).

5. Infección del sistema nervioso: esporádicamente meningitis o encefalitis.

6. Infección en inmunodeprimidos: originan diversos síndromes clínicos desde la excreción viral asintomática hasta una infección severa. Con mayor frecuencia la reactivación de la infección endógena se produce en los primeros meses después del trasplante de órganos sólidos o de células hematopoyéticas. En estos casos con mayor frecuencia se presentan infecciones del tracto respiratorio, además de neumonía y enterocolitis.

DIAGNÓSTICO Arriba

Exploraciones complementarias

Identificación del agente etiológico (en Argentina no se realiza de rutina)

1) Pruebas serológicas: reacción de neutralización o inhibición de la hemoaglutinación.

2) Cultivo y exámenes de biología molecular: con el fin de identificar los serotipos.

3) Detección de antígenos virales: reacción de fijación de complemento (poca sensibilidad, detecta los antígenos comunes adenovirales), pruebas inmunoenzimáticas o de aglutinación de látex para la detección de los antígenos en las heces.

El material para el estudio se debe tomar del sitio de la infección lo más precozmente. Dependiendo de los síntomas clínicos, el virus se puede aislar de las heces, orina o de un frotis tomado de la faringe, de las conjuntivas o del recto. El aislamiento del ojo, del pulmón o de las vías genitales es diagnóstico para descubrir la infección. Debido a que el HAdV se puede mantener en el intestino y en el tejido linfático durante un largo período de tiempo, el aislamiento del virus de la faringe o de las heces se debe interpretar cuidadosamente (a excepción de los tipos 40 y 41 durante un episodio de diarrea aguda).

Criterios diagnósticos

El diagnóstico se basa por lo general en el cuadro clínico y la confirmación requiere un diagnóstico de laboratorio.

Diagnóstico diferencial

Dependerá de la manifestación, p. ej.

1) Infección de las vías respiratorias: gripe, tosferina y otros.

2) Faringitis y amigdalitis: faringoamigdalitis estreptocócica.

3) Cistitis hemorrágica: glomerulonefritis aguda, sangrado en las vías urinarias, otras causas de hematuria microscópica/hematuria.

4) Infecciones oculares: conjuntivitis purulenta, conjuntivitis alérgica, enfermedad de Kawasaki.

5) Infecciones en los receptores de trasplantes de órganos sólidos: rechazo del trasplante.

6) Infecciones generalizadas: sepsis.

TRATAMIENTO Arriba

Tratamiento causal

No hay.

Tratamiento sintomático

En caso de necesidad se utilizan medicamentos antipiréticos y analgésicos. Las infecciones oculares se tratan localmente.

COMPLICACIONES Arriba

1) Las infecciones del tracto respiratorio, sobre todo en niños pequeños, pueden complicarse con la necrosis de los bronquios y con la formación de membranas hialinas, además de las complicaciones extrapulmonares: meningitis, hepatitis, miocarditis y nefritis, neutropenia y CID.

2) La conjuntivitis puede pasar al estado crónico. La consecuencia de este proceso es la queratitis que puede causar opacidad corneal y el síndrome del ojo seco.

3) Complicaciones de la diarrea aguda: deshidratación y trastornos electrolíticos.

4) La infección en los receptores de un trasplante de órgano sólido puede conducir al fracaso del trasplante.

PRONÓSTICO Arriba

En individuos inmunocompetentes es bueno. Las complicaciones y las muertes se presentan en niños pequeños y en inmunodeprimidos, especialmente en los con trasplante de células hematopoyéticas.

PREVENCIÓN Arriba

Métodos específicos

El ejército estadounidense controló las epidemias en los reclutas con la ayuda de una vacuna viva atenuada, administrada vía oral, que contenía HAdV4 y HAdV7.

Métodos específicos

Higiene de manos, desinfección de las superficies con hipoclorito de sodio. El riesgo de brotes de conjuntivitis disminuye con el uso de cloro en concentraciones adecuadas y de drenaje en las piscinas.