Fármacos antibacterianos

Penicilinas

1. Penicilinas naturales: G (bencilpenicilina) y V (fenoximetilpenicilina). Actividad: estreptococos del grupo A (Streptococcus pyogenes), otros estreptococos β-hemolíticos (de los grupos B, C, G), actinomicosis (Actinomyces), leptospirosis, cocos anaeróbicos, Clostridium, Neisseria meningitidis, sífilis, Listeria monocytogenes, Pasteurella multocida (p. ej. por infección de las heridas por mordedura de perro o gato), erisipela (Erysipelothrix). La actividad frente a otras especies de bacterias (Enterococcus faecalis, Streptococcus pneumoniae, estreptococos viridans, Neisseria gonorrhoeae) depende de la susceptibilidad local. Los estafilococos, como a consecuencia de la producción habitual de β-lactamasas, generalmente son resistentes.

2. Penicilinas semisintéticas antiestafilocócicas (isoxazoles): cloxacilina. Actividad: fármaco de primera elección contra las infecciones estafilocócicas (resistente a las β-lactamasas estafilocócicas). Inactivas frente a los estafilococos resistentes a meticilina (SARM, son resistentes a todos los antibióticos β-lactámicos), enterococos y bacilos gramnegativos, neumococos, L. monocytogenes y bacterias anaeróbicas.

3. Aminopenicilinas: ampicilina, amoxicilina. En Chile solo se usa la ampicilina iv., en uso VO se prefiere la amoxicilina. Actividad: parecida a la de la penicilina G, pero son activas también frente a los bacilos gramnegativos del género Haemophilus y a los de la familia Enterobacteriaceae no productores de β-lactamasas y a Helicobacter pylori (amoxicilina en terapia combinada). Su actividad frente a los enterococos es más elevada que la de las penicilinas. La ampicilina es el fármaco de elección en el tratamiento de infecciones por L. monocytogenes, S. agalactiae E. faecalis. Se administra la amoxicilina también contra la enfermedad de Lyme (en el estadio de eritema migrans). Hay un gran porcentaje de cepas resistentes entre los bacilos E. coli, Salmonella spp. y Shigella sonnei. Las bacterias de los géneros Klebsiella, Enterobacter, Serratia, Proteus (indol negativo), Pseudomonas, Acinetobacter son naturalmente resistentes. Presentan sinergismo con aminoglucósidos (como otros β-lactámicos) y por lo tanto se administran en tratamiento de infecciones graves.

4. Carboxipenicilinas: ticarcilina. Actividad: activa frente a P. aeruginosa. Es hidrolizada por β-lactamasas de los bacilos Enterobacteriaceae (está disponible junto con el inhibidor).

5. Ureidopenicilinas: piperacilina. Actividad: aumentada frente a los bacilos gramnegativos, usada principalmente en el tratamiento de infecciones intrahospitalarias graves (infección respiratoria baja, infecciones intraabdominales, bacteriemia) causadas por P. aeruginosa, frecuentemente en combinación con un aminoglucósido; es activa también frente a los enterococos.

6. Penicilinas asociadas a inhibidores de β-lactamasas

1) Amoxicilina con clavulanato. Actividad: como la amoxicilina, y también frente a cepas productoras de β-lactamasas (entre otros, tiene un amplio espectro de acción contra los anaeróbicos y Staphylococcus aureus resistente a la meticilina). Los bacilos de la familia Enterobacteriaceae productores de β-lactamasas de espectro expandido (BLEE) y de cefalosporinasas codificadas cromosómicamente (AmpC) y bacilos no fermentadores (p. ej. géneros Pseudomonas Acinetobacter) son resistentes.

2) Ampicilina con sulbactam. Actividad: parecida a la de la amoxicilina con clavulanato. El sulbactam es activo frente a los bacilos Acinetobacter. Absorción gastrointestinal incompleta (hay que administrarlo por vía parenteral).

3) Ticarcilina con clavulanato. Actividad: en combinación con el inhibidor de β-lactamasas amplía el espectro de acción para las cepas de bacilos de la familia Enterobacteriaceae productores de varias β-lactamasas. Muy buena actividad frente a Stenotrophomonas maltophilia Bacteroides fragilis. No es suficientemente activa contra bacterias productoras de BLEE y AmpC. Indicada principalmente en las infecciones intrahospitalarias.

4) Piperacilina con tazobactam. Actividad: más amplia que la de la ticarcilina con clavulanato. La acción contra P. aeruginosa es parecida a la de la piperacilina y es mayor en combinación con un aminoglucósido. Es activa frente a los enterococos, las bacterias del género Bacteroides y algunos bacilos entéricos. Indicada en infecciones intrahospitalarias, también en bacteriemia/sepsis y fiebre neutropénica.

Cefalosporinas

Los enterococos y L. monocytogenes son naturalmente resistentes a todas las cefalosporinas.

1. Cefalosporinas parenterales de actividad moderada, hidrolizadas por la mayoría de las β-lactamasas producidas por bacilos entéricos (de 1.ª generación): cefazolina. Actividad: usada principalmente como profilaxis en cirugía y en el tratamiento de infecciones por S. aureus y estreptococos. Es inactiva frente a estafilococos coagulasa negativos (S. epidermidis).

2. Cefalosporinas orales de actividad moderada, resistentes a algunas β-lactamasas producidas por bacilos entéricos.

1) De 1.ª generación: cefradina, cefalexina y cefadroxilo. Actividad: bastante activas frente a S. aureus, estreptococos y algunos bacilos entéricos responsables de infecciones no hospitalarias. Usadas en infecciones adquiridas en la comunidad de: las vías respiratorias superiores, piel y tejido subcutáneo. No administrar en infecciones por H. influenzae. En este grupo, el cefadroxilo tiene la eficacia más alta en el tratamiento de la faringitis estreptocócica. La cefalexina es eficaz en la continuación del tratamiento (terapia secuencial) de infecciones de huesos y articulaciones por S. aureus (a dosis muy alta).

2) De 2.ª generación: cefaclor y cefprozilo. Actividad: ineficaces en el tratamiento de infecciones por cepas de S. pneumoniae. Tienen menor acción que la cefuroxima frente a cepas de H. influenzae M. catarrhalis productores de β-lactamasas. Los fármacos de segunda línea (usados exclusivamente en función del antibiograma) se usan en pacientes con hipersensibilidad de tipo III a la penicilina y amoxicilina en terapia de agudización de EPOC, infecciones del tracto urinario no complicadas, sinusitis maxilar aguda bacteriana (solo en infección por H. influenzae o M. catarrhalis).

3) De 2.ª generación de espectro más amplio que el cefaclor: cefuroxima y cefamandol. Cefuroxima (de 2.ª generación) tanto en forma para la administración VO (la forma de axetilo), como por vía parenteral. Activo frente a estreptococos (entre otros S. pneumoniae sensibles a penicilina), H. influenzaeM. catarrhalis (también a productores de β-lactamasas), E. coli, N. gonorrhoeae y las espiroquetas del género Borrelia. El cefamandol se administra únicamente por vía parenteral, con mayor frecuencia como prevención perioperatoria, a veces también en infecciones de vías urinarias y de vías respiratorias bajas.

3. Cefalosporinas de gran actividad también frente a varias cepas productoras de β-lactamasas (de 3.ª generación): cefotaxima y ceftriaxona. Actividad: mayor actividad frente a S. pneumoniae, H. influenzae, N. meningitidis, N. gonorrhoeae, E. coli, bacilos del género Klebsiella, Proteus, Salmonella y otros de la familia Enterobacteriaceae (no activas contra cepas productoras de BLEE y AmpC). No activas frente a P. aeruginosa. Usadas en borreliosis en caso de afectación del SNC.

4. Cefalosporinas administradas VO, habitualmente de mayor actividad frente a bacilos entéricos (de 3.ª generación): cefixima, cefpodoxima, cefetamet (no disponible en Chile), ceftibuteno (no disponible en Chile). Actividad: su acción frente a los cocos grampositivos es incompleta.

5. Cefalosporinas de mayor actividad frente a P. aeruginosa y actividad variable frente a otras bacterias

1) de 3.ª generación: ceftazidima, cefoperazona. Actividad: la ceftazidima tiene acción frente a la mayoría de las cepas de P. aeruginosa; es el fármaco de elección en terapia de infecciones por cepas de P. aeruginosa susceptibles a este antibiótico. Es menos activa que ceftriaxona y cefotaxima contra cocos grampositivos. Hidrolizado por las BLEE, AmpC, carbapenemasas. La cefoperazona es activa contra una cantidad menor de las cepas de P. aeruginosa.

2) De 4.ª generación: cefepima. Actividad: mayor actividad frente a P. aeruginosa y los bacilos entéricos productores de β-lactamasas tipo AmpC, pero no es suficiente contra las cepas productoras de BLEE y carbapenemasas. Frente a S. pneumoniae tiene una acción parecida a la de ceftriaxona.

6. Cefalosporinas activas frente a las cepas SARM y S. pneumoniae resistentes a la penicilina (de 5.ª generación): ceftarolina. No es activa contra los bacilos gramnegativos productores de BLEE.

7. Cefalosporinas con inhibidor ESBL/AmpC: ceftolozano con tazobactam activo frente a los bacilos Enterobacteriaceae productores de ESBLs o AmpC. Registrado por la FDA para el tratamiento de las infecciones intraabdominales complicadas (junto con metronidazol) y de las infecciones del tracto urinario complicadas.

8. Cefalosporinas con inhibidor de carbapenemasas: ceftazidima con avibactam, registrado por la FDA para el tratamiento de las infecciones intraabdominales complicadas (junto con metronidazol) y de las infecciones del tracto urinario complicadas causadas por los bacilos gramnegativos productores de ESBLs, AmpC y carbapenemasas clase A (KPC).

Monobactámicos

Aztreonam. Actividad: solamente frente a bacterias aeróbicas gramnegativas, entre otras P. aeruginosa (también contra las cepas productoras de carbapenemasas tipo MBL).

Carbapenemes

Imipenem (disponible en preparado con cilastatina) y meropenem. Actividad: tienen el espectro más amplio de todos los antibióticos; son activos frente a muchas bacterias grampositivas, gramnegativas (también frente a las productoras de BLEE y bacilos gramnegativos no fermentadores como Pseudomonas aeruginosaAcinetobacter spp.) y las anaeróbicas. Ertapenem: activo frente a los bacilos Enterobacteriaceae, no activo contra P. aeruginosa Acinetobacter spp. Reservado para los tratamientos de infecciones por bacterias resistentes a otros grupos de antibióticos. Los carbapenemas no son activos frente a las cepas productoras de carbapenemasas, enterococos resistentes a la ampicilina, estafilococos resistentes a la meticilina (SARM, SCNRM), Enterococcus faecium, C. difficile, bacilos del género Stenotrophomonas Burkholderia.

Macrólidos y azálidos

1. Antibióticos macrólidos: eritromicina, roxitromicina, claritromicina espiramicina.

2. Azálidos: azitromicina.

Actividad (depende del tipo de antibiótico): frente a los cocos grampositivos aeróbicos (no actúan contra los enterococos), bacilos gramnegativos con requerimiento exigente de crecimiento (H. influenzae, Bordetella pertussis, Pasteurella), bacterias atípicas (Mycoplasma pneumoniae, Chlamydia trachomatis, Ureaplasma, Chlamydophila pneumoniae, Legionella), espiroquetas (Borrelia burgdorferi) y también algunas bacterias responsables de infecciones del tracto digestivo (Campylobacter, Helicobacter pylori [claritromicina en terapia combinada], Vibrio), protozoos (T. gondii → espiramicina) y micobacterias atípicas del grupo Mycobacterium avium-intracellulare (MAC → claritromicina o azitromicina). La más activa frente a los cocos grampositivos es la claritromicina, después la eritromicina. La azitromicina es la más activa de todos los macrólidos contra H. influenzae (sensibilidad media, que frente a otros macrólidos es baja). Las cepas de cocos grampositivos resistentes a los macrólidos mediante el mecanismo MLSB son a la vez resistentes a las lincosamidas y estreptograminas (resistencia cruzada). Debido a la gran rapidez con la que desarrollan resistencia a los macrólidos S. pyogenes, S. agalactiae S. pneumoniae, hay que limitar la administración de fármacos de este grupo en el tratamiento de infecciones respiratorias, salvo en situaciones indispensables (hipersensibilidad a los β-lactámicos, bacterias atípicas). Por la frecuente resistencia de H. pylori a los macrólidos, en el tratamiento de erradicación se recomienda usar amoxicilina y metronidazol.

Lincosamidas

Clindamicina y lincomicina. La clindamicina tiene un uso más amplio gracias a sus parámetros farmacológicos considerablemente mejores. Actividad: frente a cocos aeróbicos grampositivos (S. aureus, S. pyogenes, S. viridans, S. pneumoniae), bacterias anaeróbicas grampositivas y gramnegativas (entre otras Bacteroides fragilis) y algunos protozoos (Plasmodium falciparum, Toxoplasma gondii, Pneumocystis jiroveci). No son activos contra enterococos y bacterias aeróbicas gramnegativas (Enterobacteriaceae, P. aeruginosa, Acinetobacter) ni tampoco contra las cepas de cocos grampositivos resistentes a macrólidos (o estreptograminas) a través del mecanismo MLSB.

Estreptograminas

Hay un preparado combinado de las estreptograminas B y A: quinupristina con dalfopristina. Actividad: solo infecciones por cepas multirresistentes de cocos grampositivos: S. aureus (SARM, SAIV, SARV), S. pneumoniae resistentes a penicilinas, E. faecium resistentes a la vancomicina, Peptostreptococcus. Además actúa contra Clostridium perfringens. No actúa contra E. faecalis (resistencia natural) ni contra las cepas de cocos grampositivos resistentes a los macrólidos (o lincosamidas) a través del mecanismo MLSB.

Oxazolidinonas

Linezolid. Actividad: usado en infecciones (principalmente intrahospitalarias) por cocos grampositivos resistentes a otros antibióticos (cepas de Enterococcus spp. resistentes a la vancomicina [ERV], SARM, S. pneumoniae resistentes a la penicilina), en infecciones complicadas de la piel y del tejido subcutáneo por S. aureus Streptococcus spp. y en neumonía.

Glucopéptidos

Vancomicina, teicoplanina, oritavancina y dalbavancina. Actividad: bacterias grampositivas aeróbicas y anaeróbicas, especialmente estafilococos, enterococos, estreptococos (entre otros, anaeróbicos y neumococos resistentes a la penicilina), Corynebacterium jeikeium, Corynebacterium diphtheriae, Corynebacterium urealyticum, C. difficile, C. perfringens, bacterias de los géneros Propionibacterium Eubacterium. La teicoplanina tiene un espectro similar a la vancomicina, pero tiene menor actividad frente a los estafilococos coagulasa negativos, especialmente a Staphylococcus haemolyticus. Se puede administrar también IM. La oritavancina está registrada para el tratamiento de las infecciones agudas de la piel y tejido subcutáneo causadas por S. aureus (SASM y SARM), S. pyogenes, S. agalactiae, grupo de S. anginosus, E. faecalis (solo cepas sensibles a la vancomicina). Hay una resistencia natural a los glucopéptidos en bacterias de los géneros Lactobacillus, Leuconostoc Pediococcus, Nocardia y en Erysipelothrix rhusiopathiae.

Lipopéptidos

Daptomicina. Espectro de acción: solo frente a las bacterias grampositivas (cocos, Clostridium perfringens), especialmente a las cepas resistentes de S. aureus (SARM, enterococos resistentes a la vancomicina, GISA). Indicada en el tratamiento de infecciones de la piel con complicaciones y en endocarditis infecciosa derecha por cepas sensibles de S. aureus y en bacteriemia estafilocócica.

Fluoroquinolonas

1. Con espectro de acción reducido: ácido pipemídico. Actividad: bacilos gramnegativos de la familia Enterobacteriaceae, P. aeruginosa (solo se utiliza en terapia de infecciones del tracto urinario).

2. Con amplio espectro de acción  

1) Ciprofloxacino, actividad: es la fluorquinolona con mayor actividad frente a P. aeruginosa, bacilos gramnegativos de la familia Enterobacteriaceae, gonococos, H. influenzae, algunas cepas de S. aureus sensibles a la meticilina (en este caso administrarlos solo en infecciones del tracto urinario o como continuación oral del tratamiento secuencial de osteomielitis, pero solo en combinación con rifampicina). No usar en el tratamiento de infecciones por S. pneumoniae (los neumococos tienen una sensibilidad natural más baja).

2) Norfloxacino: administrado exclusivamente para infecciones del tracto urinario y prostatitis crónica.

3) Ofloxacino, pefloxacino: indicaciones similares a las del ciprofloxacino, excluidas las infecciones por P. aeruginosa.

3. Con espectro de acción aumentado: levofloxacino, moxifloxacino. Actividad: la principal ventaja de levofloxacino y moxifloxacino en comparación con ciprofloxacino es su actividad contra S. pneumoniae y además frente a Chlamydophila pneumoniae, L. pneumophila, M. catarrhalis y también mayor actividad contra bacilos de la familia Enterobacteriaceae, H. influenzae y gonococos. El levofloxacino tiene también acción frente a H. pylori.

La creciente resistencia a quinolonas no permite su uso empírico en infecciones del tracto urinario, sino que debe quedar establecido por el antibiograma.

Tetraciclinas

Tetraciclina, limeciclina, doxiciclina, tigeciclina. Actividad: la doxiciclina tiene un amplio espectro de actividad frente a muchas bacterias grampositivas y gramnegativas, aeróbicas y anaeróbicas, entre ellas atípicas (Chlamydia, Ureaplasma, Chlamydophila, M. pneumoniae, L. pneumophila), espiroquetas (Leptospira, Vibrio, Borrelia, Treponema) y rickettsias. La tigeciclina normalmente es activa contra: Enterococcus, S. aureus, S. epidermidis, S, haemolyticus, S. agalactiae, el grupo de S. anginosus (entre otros S. anginosus, S. intermedius S. constellatus), S. pyogenes, estreptococos del grupo viridans, C. freundii, C. koseri, E. aerogenes, E. cloacae, E. coli, K. oxytoca, K. pneumoniae, S. marcescens, Bacteroides fragilis, C. perfringens, Peptostreptococcus, Prevotella. Frecuentemente resistentes a la tigeciclina son: A. baumannii, Burkholderia cepacia, M. morganii, Providencia, Proteus, Stenotrophomonas maltophilia. Las tetraciclinas no son activas contra P. aeruginosa. La resistencia de los cocos grampositivos (S. pneumoniae, S. aureus) en Chile es muy frecuente, por eso no se recomienda administrar tetraciclinas en el tratamiento empírico de las infecciones por estas bacterias. La tetraciclina y la limeciclina se utilizan solo en el tratamiento del acné común (especialmente de la forma papulopustulosa), mientras que la tigeciclina en infecciones complicadas de la piel y tejidos blandos e infecciones con complicaciones de la cavidad abdominal (bacterias anaeróbicas). La tigeciclina tiene actividad contra las cepas SARM, ERV, BLEE+ y Klebsiella pneumoniae KPC+, MBL/NDM, OXA-48. La tetraciclina puede ser usada en la terapia combinada para la erradicación de H. pylori.

Aminoglucósidos

Amikacina, gentamicina, neomicina, estreptomicina, tobramicina. Actividad: principalmente bacterias aeróbicas gramnegativas. Los aminoglucósidos no tienen adecuado espectro frente a bacterias aeróbicas grampositivas. Tienen alguna actividad frente a estafilococos. En terapias combinadas se administran más frecuentemente junto con los β-lactámicos o glucopéptidos (actúan de manera sinérgica con bencilpenicilina, aminopenicilinas y glucopéptidos). No son activos frente a bacterias anaeróbicas. De todos los antibióticos de este grupo, la amikacina es la que mantiene el mejor perfil de susceptibilidad. La tobramicina es más eficaz frente a P. aeruginosa (los preparados en nebulización se administran en el tratamiento de infecciones respiratorias bajas en pacientes con fibrosis quística). La estreptomicina tiene acción contra micobacterias. La gentamicina es la más utilizada en terapias combinadas de infecciones por estafilococos y estreptococos (en infecciones sistémicas en combinación con penicilina antiestafilocócica o cefalosporina de 1.ª o 2.ª generación; si la cepa de estafilococo aislada es resistente a la gentamicina, no se deben administrar otros aminoglucósidos). En infecciones graves por bacilos gramnegativos de la familia Enterobacteriaceae, los aminoglucósidos podrían administrarse en combinación con β-lactámicos; y en infecciones por P. aeruginosa junto con ceftazidima o cefepima, carbapenem o una penicilina activa frente a P. aeruginosa.

Rifamicinas

Rifampicina. Actividad: micobacterias (atípicas, de tuberculosis, de lepra) y también cocos grampositivos (especialmente estafilococos), Legionella, N. meningitidis. Indicada principalmente en casos de tuberculosis (frecuentemente como preparado combinado con isoniazida) y lepra. Se usa cada vez más en el tratamiento de infecciones graves por cepas de estafilococos resistentes a otros antibióticos (endocarditis infecciosa sobre válvulas protésicas causada por SARM, meningitis, infecciones de prótesis de articulaciones. Siempre en combinación con un antibiótico antiestafilocócico para prevenir la resistencia) y en infecciones por neumococos con resistencia a cefalosporinas de tercera generación (meningitis, siempre en terapia combinada, p. ej. con vancomicina).

Rifaximina. Actividad: amplio espectro frente a bacterias aeróbicas y anaeróbicas, gramnegativas y grampositivas. Registrada para el tratamiento de infecciones del tracto gastrointestinal por bacterias sensibles, en encefalopatía hepática y como profilaxis de la diarrea del viajero. También puede ser utilizada (uso fuera de indicación) en el tratamiento de la colitis pseudomembranosa en caso de fracaso de la terapia de primera y segunda línea (metronidazol, vancomicina VO, fidaxomicina).

Otros

1. Cotrimoxazol y trimetoprima. El cotrimoxazol es un fármaco combinado que contiene sulfametoxazol (una sulfonamida) y trimetoprima. Espectro de acción de cotrimoxazol: S. aureus (también SARM); Xanthomonas (Stenotrophomonas) maltophilia, Tropheryma whipplei Nocardia (fármaco de elección); Burkholderia cepacia, Aeromonas, Vibrio cholerae, Acinetobacter, bacilos gramnegativos de la familia Enterobacteriaceae (E. coli, Proteus, Klebsiella, Salmonella, Shigella, Y. enterocolitica), Pneumocystis jiroveci (fármaco de elección en tratamiento y profilaxis), protozoos (Isospora belli, Cyclospora cayetanensis). Resistencia creciente de las cepas de neumococos y H. influenzae (no usar en tratamiento empírico de infecciones respiratorias). La trimetoprima sola se administra casi exclusivamente en profilaxis y en la terapia de infecciones del tracto urinario sin complicaciones (muchas bacterias tienen resistencia natural, p. ej. P. aeruginosa, Acinetobacter, Moraxella, Neisseria, Brucella, Campylobacter, Nocardia, Clostridium, S. pyogenes).

2. Derivados de nitrofurano: furazidina. Actividad: bacterias grampositivas (estafilococos, enterococos [también resistentes a vancomicina]) y bacilos gramnegativos de la familia Enterobacteriaceae. Inactiva frente a P. aeruginosa. Administrada solo en la terapia de infecciones del tracto urinario inferior y para la profilaxis de infecciones del tracto urinario.

3. Fosfomicina. Actividad: bacterias grampositivas (estafilococos, enterococos) y bacilos gramnegativos de la familia Enterobacteriaceae, incluidas las cepas productoras de penicilinasas. Inactiva frente a Bacteroides y algunas cepas de P. aeruginosa Proteus. Usada en cistitis aguda sin complicaciones.

4. Derivados de imidazol: metronidazol, tinidazol. Actividad: bacterias anaeróbicas (también C. difficile, C. perfringens), mayor acción contra bacterias gramnegativas (p. ej. Bacteroides fragilis, H. pylori). Activos también frente a protozoos (Trichomonas vaginalis, Giardia lamblia, Entamoeba histolytica). En el tratamiento de infecciones intraabdominales y abscesos causados por bacterias anaeróbicas, los derivados del imidazol se suelen utilizar junto con cefalosporina de 3.ª generación o un glucopéptido. El tinidazol se administra casi exclusivamente en infecciones por protozoos, o alternativamente en terapia combinada de infecciones por H. pylori.

5. Colistina. Actividad: Enterobacteriaceae, en particular E. coli, K. pneumoniaeEnterobacter, pero Serratia marcescensProteus spp. son resistentes. Mantiene actividad frente a bacilos gramnegativos no fermentadores, como P. aeruginosaA. baumannii. No es activa frente a bacterias grampositivas y anaeróbicas.

6. Fidaxomicina: actúa específicamente frente a C. difficile y por eso no destruye la microbiota intestinal fisiológica. Indicada para el tratamiento de infecciones por C. difficile en adultos.

7. Mupirocina: antibiótico de administración local para la piel. Actividad: cocos grampositivos (S. aureus, también cepas resistentes a la penicilina, otros estafilococos, estreptococos), algunas bacterias gramnegativas (Haemophilus influenzae, E. coli). Inactivo frente a microbiota de la piel (Corynebacterium, Propionibacterium, Micrococcus). Indicada en terapia de eliminación para portadores de SARM en fosa nasal.

Más