Shock hipovolémico

CUADRO CLÍNICO Y DIAGNÓSTICO Arriba

Simultáneamente con los síntomas del shock o con anterioridad pueden aparecer los síntomas de depleción de volumen, como reducción de la humedad de las mucosas, piel seca y poco elástica, sed que puede estar ausente en ancianos con alteración de la percepción. Las alteraciones de la conciencia pueden preceder a la hipotensión. Habitualmente, la taquicardia y la hipotensión ortostática (de pie) aparecen antes de la reducción de la presión arterial en posición sentada u horizontal. Para establecer el diagnóstico, son útiles la anamnesis y la exploración física, que indican la causa del shock. Estados de deshidratación →cap. 19.1.1.

TRATAMIENTO Arriba

1. Perfundir líquidos iv. (→cap. 2.2, Tratamiento). Si a pesar de administrar ~1500-2000 ml de solución de cristaloides o ~1000 ml de solución de coloides, la hipotensión y la hipoperfusión se mantienen → utilizar noradrenalina o dopamina (eventualmente adrenalina como fármaco de segunda línea) en infusión iv. continua (→cap. 2.2, Tratamiento), manteniendo la infusión de líquidos. En el tratamiento del shock hipovolémico, la corrección de la volemia mediante infusión de líquidos es una medida prioritaria y anterior a la administración de catecolaminas. No obstante, las catecolaminas pueden ayudar a mantener la perfusión sanguínea en los órganos vitales. Después de una fluidoterapia inicial intensa se pueden administrar volúmenes más reducidos de fluidos (realizar pruebas de carga con fluidos) y evaluar la demanda total de líquidos.

2. Paralelamente tratar la causa del shock, p. ej. la enfermedad que provoca vómitos, diarrea, íleo, poliuria y pérdidas cutáneas de agua.

3. Otras etapas de manejo →cap. 2.2, Tratamiento.