Latrodectus mactans (Araña del trigo)

La especie Latrodectus prevalece en los trópicos, pero se extiende tanto al norte como al sur de esta zona. La Latrodectus mactans se encuentra en Sudamérica, generalmente habita entre pilas de madera, garajes y graneros. Es fácilmente identificable por su color negro brillante, abdomen abultado y con una mancha roja, anaranjada o amarilla, en forma de reloj de arena bajo el abdomen. El cuerpo de la hembra adulta mide ~1,5 cm de largo y con las patas desplegadas ~5 cm. Las hembras inmaduras pueden tener varios colores en el dorso y son indistinguibles de los machos. La Latrodectus es venenosa, pero solamente la hembra es peligrosa para el ser humano porque, por causa del tamaño, el macho no penetra la dermis.

El veneno de la Latrodectus mactans es una toxina compleja y potente, compuesta por lo menos de 5-6 proteínas biológicamente activas, que contienen pequeñas cantidades de enzimas proteolíticas. El veneno causa una indiscriminada liberación de neurotransmisores, que es la causa de la mayoría de los síntomas del cuadro clínico. El veneno despolariza la membrana sináptica, abriendo canales iónicos no específicos, lo que permite el ingreso de calcio al intracelular. Esta despolarización provoca liberación de calcio independiente de los neurotransmisores e inhibe la recaptación. Altas concentraciones séricas de calcio antagonizan el efecto y permiten una estimulación nerviosa normal.

CUADRO CLÍNICO Y DIAGNÓSTICO Arriba

La mordedura de la Latrodectus mactans produce un síndrome clínico característico, que puede ser explicado por una descontrolada descarga de acetilcolina y norepinefrina. Grupos de alto riesgo de complicaciones sistémicas: niños <5 años, personas >60 años y personas con patología cardiovascular, dificultad respiratoria, hipertensión grave y embarazo. Raramente es mortal.

1. Síntomas y signos de intoxicación:

1) La mordedura usualmente provoca un dolor mínimo o ninguno: agudo, punzante, que a menudo se calma en pocos minutos, pero frecuentemente reaparece 20-40 min más tarde como malestar sordo y sensación de adormecimiento. El sitio de la mordedura se muestra como una o dos heridas puntiformes, separadas por 1-2 mm. El área inmediata puede estar ligeramente pálida y rodeada por una induración mínima, con aumento de temperatura, enrojecimiento e inflamación. El dolor rápidamente se extiende al resto de la extremidad, seguido por dolores musculares y calambres generalmente antes de 30-120 min; son también comunes las fasciculaciones.

2) Espasmos musculares (raramente): abdomen en tabla (que a menudo se confunde con abdomen agudo y puede provocar cirugías innecesarias), rigidez de hombros y espalda.

3) Manifestaciones sistémicas: hipertensión y taquicardia, además de ansiedad, debilidad, cefalea, ptosis y edema de párpados, prurito, náuseas, vómitos, diaforesis, hiperreflexia, dificultad respiratoria y salivación. La debilidad, fatiga, parestesias, cefalea e insomnio pueden persistir por semanas y meses.

4) Fase latrodectísmica: rubicunda, sudorosa, mueca de dolor con conjuntivitis y trismo de los maseteros.

5) Otros: raramente se presenta priapismo, retención urinaria y dolor testicular.

2. Diagnóstico diferencial. Otras causas de rigidez abdominal, como: pancreatitis, perforación biliar, tétano, infarto agudo de miocardio, cólico renal, intoxicación alimentaria, privación de opioides, porfiria, torsión testicular.

3. Pruebas de laboratorio. No existen pruebas de laboratorio con validez diagnóstica, pero deben realizarse: hemograma y sedimento de orina para diagnóstico diferencial (abdomen agudo). En pacientes con importantes espasmos musculares tiene que medirse la CK.

TRATAMIENTO Arriba

1. ABC de la reanimación.

2. Hospitalización. Todos los pacientes con síntomas severos o agravamiento de ellos deben hospitalizarse para observación, monitorización y tratamiento, ya que habitualmente a pocas horas vuelven con mayor sintomatología. También deben hospitalizarse los pacientes de alto riesgo: niños pequeños, ancianos, pacientes con alguna patología cardiovascular y embarazadas. Además hay que observar a los pacientes a los que se ha administrado el antiveneno y que presenten reacciones como urticaria.

3. Medidas locales. La herida debe ser lavada con agua y jabón. No existe ningún tratamiento local que pueda prevenir o minimizar la toxicidad sistémica.

4. Toxicidad sistémica:

1) Analgésicos (dependiendo del grado de severidad): Aspirina: en adultos 325-650 mg VO cada 4-6 h. Paracetamol: en adultos 325-650 mg VO cada 4-6 h, en niños: 10-15 mg/kg VO cada 4-6 h. Codeína: en adultos 30-60 mg VO cada 4-6 h. Meperidina: en adultos 50-100 mg IM cada 4-6 h, en niños 1-2 mg/kg IM o iv. cada 4-6 h. Morfina: en adultos 1-10 mg iv. o IM cada 1-2 h, en niños 0,1-0,2 mg/kg IM o 0,05-0,1 mg/kg iv, repetir cada 4 h según necesidad.

2) Relajantes musculares (para aliviar el espasmo muscular): Diazepam: en adultos 5-10 mg iv. cada 3-4 h, en niños >5 años 1 mg iv. cada 2-5 min, máx. 10 mg, en niños <5 años: 0,2-0,4 mg/kg cada 1-4 h según necesidad (dosis máxima 10 mg/dosis). Dantroleno iv.: en adultos 0,5-1 mg/kg, se puede repetir la dosis hasta el máx. 10 mg/kg. Dantroleno VO: 25-100 mg cada 4 h.

3) Gluconato de calcio (para aliviar el espasmo muscular): en adultos 10 ml de la solución al 10 % iv. en 10-20 min, puede repetirse cada 3-4 h. En niños 50 mg/kg iv. Dosis máxima diaria de 500 mg/kg/d.

4) En caso de anafilaxia: oxígeno, manejo de vía aérea, epinefrina, monitoreo ECG y volumen.

5. Antiveneno: indicado en los pacientes de alto riesgo y en los que no se ha podido controlar adecuadamente el dolor. Dosis: mezclar 1 vial (2,5 ml) de antiveneno en 50-100 ml de suero glucosado al 5 % de suero fisiológico. Se administra iv. en 20-30 min. Usualmente basta con una sola dosis. Se ha utilizado ocasionalmente IM en la región anterolateral del muslo. Administrar con precaución, ya que se pueden presentar reacciones de hipersensibilidad severas, incluyendo anafilaxis.

SITUACIONES ESPECIALES Arriba

Embarazo

A pesar de reportes históricos de uso del veneno como abortivo y de temores de que los espasmos musculares comprometan al útero grávido, no existen reportes de aborto después del envenenamiento y, por el contrario, todos los embarazos han llegado a término. Casos leves pueden ser tratados con antihistamínicos con o sin epinefrina.