Síndrome simpaticomimético

DEFINICIÓN Y ETIOLOGÍAArriba

Estado provocado por un aumento marcado de la actividad simpática, tanto periférica, como del SNC, aumento de la liberación de catecolaminas o estimulación directa de los receptores adrenérgicos β1 y α1.

Causas: principalmente intoxicación por sustancias psicoactivas ilegales. El curso más grave se presenta en casos de intoxicación por drogas, sobre todo cocaína, anfetamina y sus derivados (metanfetamina, MDMA); asimismo se han reportado casos con sobredosis de fenilpropanolamina, efedrina, pseudoefedrina, teofilina y cafeína, así como últimamente también por drogas de diseño (p. ej. mefedrona, mefentermina).

CUADRO clinico y diagnósticoArriba

Cuadro clínico leve: predomina la ansiedad con tendencia a actitudes violentas, taquicardia, insomnio, aumento de la presión arterial, diaforesis, en general midriasis, sensación de disnea, dolor torácico.

Cuadro clínico grave: agitación psicomotora extrema con delirio, trastornos psicóticos agudos y alucinaciones, aumento marcado de la temperatura corporal, incluso hasta alcanzar la hipertermia, sudoración profusa, convulsiones con riesgo de crisis epiléptica, aumento de la presión arterial >200/100 mm Hg, alteraciones del ritmo y de la conducción cardíaca.

El diagnóstico se establece en base a los datos obtenidos de la anamnesis sobre la sustancia ingerida. En caso de sospecha de intoxicación por sustancias psicoactivas desconocidas hay que realizar pruebas de detección de drogas en orina.

Diagnóstico diferencial

Síndrome serotoninérgico, síndrome anticolinérgico, síndrome de abstinencia alcohólica, intoxicación por metilxantinas.

tratamientoArriba

En la unidad de cuidados intensivos. Es necesario iniciar precozmente el tratamiento de la agitación, taquicardia, convulsiones e hipertensión, para evitar la hipertermia y la rabdomiólisis.

1. Monitorizar el estado del enfermo; a menudo es necesaria una intubación precoz y ventilación mecánica, así como medidas agresivas para el mantenimiento de la función cardiovascular.

2. Administrar 5-10 mg de diazepam iv., hasta obtener mejoría clínica. En caso de convulsiones resistentes a diazepam considerar midazolam o tiopental en infusión continua iv.

3. En caso de un aumento de la temperatura corporal, a pesar de aplicar benzodiazepinas, se debe proceder al enfriamiento mediante la aplicación de medidas físicas. Se debe considerar la administración de relajantes musculares y el inicio de la ventilación mecánica.

4. Con el fin de reducir la tensión arterial administrar nitroglicerina en infusión iv. No administrar fármacos que actúen sobre el sistema cardiovascular, si el enfermo previamente no ha recibido benzodiazepinas.