Muerte

La muerte es un fenómeno disociado que afecta de forma individual a los diferentes tejidos y sistemas orgánicos en diferentes momentos. Las definiciones que se aplican actualmente equiparan la muerte con la muerte cerebral (lo que se demuestra con frecuencia por la falta de actividad del tronco cerebral) o con un paro circulatorio irreversible. La certificación de la muerte como consecuencia del diagnóstico de muerte cerebral tiene un significado especial en pacientes con ventilación mecánica (pues posibilita el trasplante de órganos y pone fin a un tratamiento inútil del fallecido). En la mayoría de las situaciones (cuando las funciones del sistema respiratorio y circulatorio no están bajo un soporte artificial) se utilizan los criterios tradicionales para diagnosticar la muerte.