Síndrome de sobrecrecimiento bacteriano

DEFINICIÓN Y ETIOPATOGENIA Arriba

El síndrome de sobrecrecimiento bacteriano se debe a una excesiva proliferación de microorganismos, habitualmente presentes en el colon, en el intestino delgado. Ocasiona trastornos de la digestión y absorción sobre todo de grasas y de la vitamina B12. Causas: yeyunostomía, vagotomía, piloroplastia, neuropatía autonómica diabética; con menor frecuencia por divertículos, “asa ciega”, estenosis del intestino, alteraciones de la motilidad (como en la esclerosis sistémica), inmunodeficiencias, falta de acidez del jugo gástrico (tratamiento prolongado con IBP). Consecuencias del sobrecrecimiento bacteriano: desconjugación de las sales biliares que provoca trastornos de la digestión de las grasas → esteatorrea y alteraciones de la absorción de las vitaminas liposolubles; déficit de vitamina B12 → anemia megaloblástica; lesión de los enterocitos en las vellosidades intestinales y alteración de la digestión de los disacáridos; aumento de la absorción de antígenos bacterianos.

CUADRO CLÍNICO E HISTORIA NATURAL Arriba

Síntomas clásicos: esteatorrea y anemia megaloblástica. Otros: pérdida de peso y desnutrición, dolor abdominal, meteorismo, expulsión de gran cantidad de gases, edemas (síndrome intestinal de pérdida de proteínas), deficiencia de vitaminas A y D (osteomalacia y osteoporosis, tetania, trastornos tróficos de la epidermis, ceguera nocturna), deficiencia de vitamina B12 (ataxia y neuropatía periférica), eritema nodoso, erupciones maculopapulares. En pacientes con derivaciones yeyunoileales pueden presentarse glomerulonefritis, esteatohepatitis o hígado graso, artritis.

DIAGNÓSTICO Arriba

Exploraciones complementarias

1. Pruebas de laboratorio: anemia macrocítica, hipoalbuminemia; otras alteraciones, dependiendo del cuadro clínico y lesiones orgánicas.

2. Radiografía del tracto digestivo: puede evidenciar alteración del tránsito intestinal o un defecto anatómico (p. ej. divertículo, duplicación, “asa ciega”, estenosis).

3. Examen de heces para detectar grasas: evaluación microscópica del preparado de heces frescas teñido con solución Sudán III: aumento del número de gotas lipídicas en las heces, esteatocrito.

4. Cultivo bacteriológico del contenido intestinal: es el estudio bacteriológico cuantitativo y cualitativo del contenido bacteriológico recogido, desde la porción proximal del yeyuno o duodeno, mediante una sonda nasoyeyunal dotada de una protección mecánica que evite la contaminación bacteriana, o durante la endoscopia. Se considera esta técnica como el estándar de oro para diagnosticar el síndrome de sobrecrecimiento bacteriano. Resultado patológico: bacterias anaerobias (más frecuentes Bacteroides spp., Enterococcus spp. y Lactobacillus spp.) o E. coli en una cantidad >105 UFC/ml, si bien en pacientes sin anomalías anatómicas graves, tales como las resultantes después de la gastrectomía o con un asa ciega posquirúrgica, se sugiere el umbral de 103 UFC/ml.

5. Prueba respiratoria de hidrógeno con d-xilosa, glucosa o lactulosa: un resultado positivo tiene significado diagnóstico (especificidad 100-83 %)

Criterios diagnósticos

No hay una prueba que permita un diagnóstico definitivo. A veces la confirmación diagnóstica es la buena respuesta al tratamiento antibacteriano empírico.

Diagnóstico diferencial

Otras causas de diarrea crónica →cap. 1.9.

TRATAMIENTO Arriba

1. Tratamiento de la enfermedad de base o eliminación de los factores que favorecen el sobrecrecimiento bacteriano.

2. Tratamiento nutricional

1) preparados que contienen triglicéridos de cadena media con el fin de facilitar la absorción de las grasas

2) en caso de falta de tolerancia a los disacáridos → limitar el contenido de lactosa en la dieta

3) suplementación de vitaminas A, D, C y B12 en caso de deficiencias.

3. Tratamiento antibacteriano: es de importancia básica. Administrar medicamentos contra bacterias gramnegativas aerobias y anaerobias durante 7-10 días. En caso de reaparición de los síntomas se puede repetir el tratamiento o realizar un segundo ciclo de tratamiento durante 4-8 semanas.  El fármaco de elección puede ser la rifaximina VO 400-550 mg 3 × d. Fármacos alternativos (VO): metronidazol 20 mg/kg/d (se puede aplicar junto con cefalosporinas, p. ej. con cefalexina 30 mg/kg/d), amoxicilina con ácido clavulánico 30 mg/kg/d, cotrimoxazol 960 mg 2 × d, o norfloxacino 400 mg × 2 d.

4. Tratamiento de apoyo: la colestiramina disminuye la intensidad de la diarrea. Usar medicamentos procinéticos (p. ej. eritromicina) en aquellos casos en los que la base del síndrome son las alteraciones de la motilidad del tracto digestivo.