Diarrea asociada a antibióticos

DEFINICIÓN Y ETIOPATOGENIA Arriba

Síndrome diarreico que aparece durante la administración de antibióticos y hasta 2 semanas después de terminar el tratamiento.

1. Agente etiológico: influencia directa del antibiótico sobre el tracto digestivo y cambios cuantitativos y cualitativos de la flora intestinal, que conducen a trastornos de la digestión y del metabolismo de algunos compuestos en el tracto digestivo (diarrea inespecífica asociada a antibióticos, un 70-80 % de los casos); selección de cepas bacterianas resistentes a los antibióticos, principalmente de C. difficile: productoras de la toxina B (un 15-20 % de los casos, los más graves), con menor frecuencia otros (un ~ 3 % de los casos: Klebsiella oxytoca, cepas de Staphylococcus aureus productoras de la enterotoxina, Clostridium perfringens tipo A).

2. Epidemiología: hasta un 30 % de los pacientes tratados con fármacos antibacterianos. Factores de riesgo: el riesgo es mayor con el uso de cefalosporinas, amoxicilina con clavulanato, ampicilina y otras penicilinas semisintéticas de amplio espectro, clindamicina, fluoroquinolonas (no depende de la vía de administración, VO vs. parenteral), tratamiento prolongado (>4 semanas), enfermedades concomitantes numerosas, inmunodeficiencias. Factores de riesgo de infección por C. difficilecap. 4.28.2.

CUADRO CLÍNICO Y TRATAMIENTO Arriba

Con mayor frecuencia diarrea de curso leve, que cesa después de suspender la administración del antibiótico. En algunos enfermos diarrea de curso más grave, que requiere una rehidratación y suspensión del tratamiento con antibióticos; puede desarrollarse una colitis grave (incluso colitis pseudomembranosa causada por C. difficile, diagnóstico y tratamiento →cap. 4.28.2).

PREVENCIÓN Arriba

1. El uso racional de los antibióticos es fundamental.

2. Probióticos: considerar su administración durante todo el período de tratamiento antibacteriano: Lactobacillus rhamnosus GG o Saccharomyces boulardii; dosificación según se indica en la ficha técnica (habitualmente 1 cápsula/d). Los probióticos están contraindicados en enfermos con inmunodeficiencia, con pancreatitis aguda, con mal estado general ingresados en la UCI o con alimentación parenteral.