Gastroparesia

Referencias bibliográficas básicas

DEFINICIÓN Y ETIOPATOGENIA Arriba

La gastroparesia es un trastorno motor del estómago caracterizado por el vaciamiento enlentecido de su contenido, en ausencia de obstrucción mecánica, y que lleva a la retención gástrica del alimento y a la distensión de la pared estomacal.

Causas frecuentes: gastroparesia idiopática (en ~20 % de los casos puede ser causada por los virus CMV, EBV, HHV-3 [VZV]) y diabetes mellitus (una de las formas clínicas de la neuropatía autonómica diabética →cap. 13.4.3). Causas menos frecuentes: intervenciones quirúrgicas, fármacos (p. ej. opioides, anticolinérgicos y análogos de GLP-1), enfermedad de Parkinson, esclerosis sistémica, LES, síndromes paraneoplásicos, amiloidosis, mastocitosis sistémica, isquemia intestinal.

CUADRO CLÍNICO Arriba

Síntomas: náuseas y vómitos (más frecuentes), plenitud posprandial, saciedad precoz, dolor   o malestar en el epigastrio y flatulencia. En estadios avanzados se puede observar pérdida de peso, malnutrición, deshidratación y alteraciones electrolíticas. El cuadro clínico no depende de la etiología y frecuentemente no se relaciona con el grado de disfunción del vaciamiento gástrico confirmado por las pruebas diagnósticas.

DIAGNÓSTICO Arriba

Exploraciones complementarias

1. Métodos de evaluación del vaciamiento gástrico

1) gammagrafía con comida estandarizada, radiomarcada con tecnecio, el método básico

2) cápsula endoscópica con sistema de medición de pH (la llamada wireless motility capsule, WMC)

3) prueba respiratoria con medición de la concentración de 13CO2 en el aire espirado tras la ingesta de alimentos marcados con este isótopo.

2. Otras pruebas: según la situación clínica: endoscopia, pruebas radiológicas y/o manometría.

Criterios diagnósticos

A base de la sintomatología típica y de la confirmación objetiva del retraso del vaciamiento en ausencia de obstrucción mecánica.

Diagnóstico diferencial

1) Enfermedad ulcerosa y gastroduodenitis

2) reflujo duodenogástrico

3) regurgitaciones presentes en el curso de otras enfermedades, entre ellas: mericismo, enfermedad por reflujo gastroesofágico

4) dispepsia funcional

5) anorexia y bulimia

6) síndrome de vómitos cíclicos

7) hipotiroidismo

8) uso crónico de cannabinoides.

TRATAMIENTO Arriba

1. Tratamiento dietético: el objetivo es disminuir la intensidad de los síntomas y prevenir la malnutrición. Se recomienda reducir el volumen de las comidas, el contenido de grasa y de fibra soluble. Los enfermos que toleran mal la ingesta de alimentos sólidos pueden triturarlos. En casos graves puede ser necesaria la nutrición enteral o parenteral.

2. Tratamiento farmacológico

1) procinéticos: metoclopramida (solamente en casos graves, cuando otro tipo de tratamiento ha resultado ineficaz; 10 mg 3 × d, durante máx. 5 días), domperidona, eritromicina (100-200 mg VO 2-3 × d antes de las comidas durante máx. 4 semanas), itoprida, cisaprida (solamente en casos graves, cuando otro tipo de tratamiento ha resultado ineficaz; 10 mg 3-4 × d, 15 min antes de la comida; el tratamiento debe introducirse en el ámbito hospitalario; no utilizar en personas con bradicardia, arritmias, insuficiencia cardíaca, intervalo QT largo, hipopotasemia, hipomagnesemia, ni en pacientes que tomen fármacos que inhiben la actividad de CYP3A4) 

2) sintomático (fármacos que reducen las náuseas e impiden el vómito): antagonistas del receptor 5-HT3 (ondansetrón, granisetrón), derivados de la fenotiazina (proclorperazina, tietilperazina), y antihistamínicos (p. ej. dimenhidrinato).

Si es posible, se recomienda usar los fármacos VO en forma líquida y en caso de necesidad por vía parenteral. La mejoría del vaciamiento gástrico puede no estar relacionada con la mejoría clínica del paciente (y viceversa).

3. Otros métodos: estimulación eléctrica del estómago, inyección de toxina botulínica en el píloro, dilatación pilórica con balón, pilorotomía endoscópica, piloroplastia quirúrgica, acupuntura.