Cuerpo extraño en el tracto digestivo

Referencias bibliográficas básicas

Definición y etiopatogenia

La ingestión de cuerpos extraños y obstrucción del tracto digestivo se produce con mayor frecuencia en niños. En adultos, la causa más frecuente es la impactación de alimentos en el esófago, sobre todo en casos de estenosis posinflamatoria, esofagitis eosinofílica, o de neoplasias esofágicas. Son causas menos frecuentes los divertículos esofágicos (incluido el divertículo de Zenker), el anillo de Schatzki, y las complicaciones de tratamientos quirúrgicos (p. ej. estenosis de anastomosis por resección parcial del esófago o del estómago) y de la radioterapia, así como de las enfermedades que cursan con disfagia.

CUADRO CLÍNICOArriba

1. Cuerpo extraño esofágico: casi siempre es sintomático (disfagia, odinofagia, dolor retroesternal, sensación de obstrucción en el esófago, náuseas y vómitos). Se pueden presentar manifestaciones respiratorias, tales como broncoaspiración, disnea, o estridor laríngeo, a consecuencia de la aspiración de saliva o de la compresión por el cuerpo extraño a nivel traqueal. La sialorrea y la afagia sugieren oclusión completa del esófago.

2. Cuerpo extraño distal al esófago: habitualmente asintomático, pero puede llevar a complicaciones importantes, tales como la perforación del tracto digestivo. Síntomas de perforación: fiebre, taquicardia, síntomas peritoneales, enfisema subcutáneo y edema cervical.

DIAGNÓSTICOArriba

La anamnesis debería incluir la información acerca del tiempo transcurrido desde el suceso y el tipo del cuerpo extraño deglutido.

Exploraciones complementarias

1. Radiografía: en ausencia de fragmentos óseos en los alimentos ingeridos, los estudios radiológicos convencionales carecen de utilidad y no se recomiendan. En caso de cuerpos extraños radiopacos, se debe realizar una radiografía del cuello, de tórax y/o abdomen, de preferencia en 2 proyecciones (anterior y lateral). La radiografía clásica tiene una eficacia limitada (~50 % de falsos negativos), sobre todo debido a que muchos cuerpos extraños, tales como madera, plástico y vidrio, absorben mal los rayos X. Evitar la administración del contraste de bario por el riesgo de aspiración y por dificultar la exploración en caso de una posterior intervención endoscópica.

2. TC: indicada en casos dudosos y en caso de sospecha de complicaciones importantes, tales como perforación.

3. Endoscopia: confirma la presencia del cuerpo extraño en el tracto digestivo al tiempo que posibilita una intervención terapéutica básica. En caso de impactación alimentaria esofágica sin causa orgánica evidente, se deben tomar muestras histológicas para descartar la esofagitis eosinofílica.

TRATAMIENTOArriba

Tratamiento conservador

Es posible en casos asintomáticos cuando se trata de objetos pequeños y romos localizados por debajo del esófago (en general son eliminados en 1-2 semanas tras sobrepasar el estómago). Realizar una radiografía simple de abdomen semanalmente para valorar el desplazamiento del cuerpo extraño a lo largo del tracto digestivo. En caso de persistencia en el estómago después de 3-4 semanas, está indicada la intervención endoscópica.

La utilidad del tratamiento farmacológico es limitada y no debería retrasar el tratamiento endoscópico o quirúrgico. Existen pocos datos acerca de la utilidad del glucagón en el tratamiento de la obstrucción esofágica por un cuerpo extraño.

Tratamiento endoscópico

Necesario en un 10-20% de los pacientes. La duración de la intervención depende del tipo y localización del cuerpo extraño en el tracto digestivo

1) intervención urgente (de preferencia en 2 h, a más tardar hasta 6 h): cuerpos extraños puntiagudos y pilas a nivel del esófago, o cuerpos extraños que causen oclusión total de la luz del esófago

2) intervención acelerada (en 24 h): cuerpos extraños pequeños y romos en el esófago, y además imanes, pilas, objetos puntiagudos o largos (>5-6 cm; pueden atascarse en la flexura duodenal) en el estómago

3) intervención planificada (en 72 h): cuerpos extraños de tamaño medio en el estómago (de diámetro >2-2,5 cm que pueden atascarse en el píloro o en la válvula ileocecal, y con una longitud <5-6 cm).

En caso de impactación alimentaria en el esófago, es suficiente con desplazar suavemente el cuerpo extraño hasta el estómago con el extremo del endoscopio. En los demás casos, el tratamiento se basa en atrapar el cuerpo extraño con una herramienta adecuada (fórceps, asa, red, cesta de Dormia) y extraerlo del tracto digestivo. Para evitar complicaciones respiratorias y traumatismo sobre las paredes del esófago, se recomienda utilizar herramientas accesorias, tales como sobretubos o capuchones protectores de látex para el extremo del endoscopio. En caso de alto riesgo de aspiración, está indicada la intubación endotraqueal antes de la intervención endoscópica.

Tratamiento quirúrgico

Es necesario en ~1 % de los casos, sobre todo si fracasa el tratamiento endoscópico. Indicaciones para una cirugía urgente: perforación del tracto digestivo, sangrado que imposibilita el tratamiento endoscópico, así como la obstrucción del intestino delgado.