Congelamiento

Mecanismo y consecuencias

Es congelación de los líquidos tanto intra- como extracelulares. A consecuencia se presentan: deshidratación celular, alteración de la concentración intracelular de electrolitos, y desnaturalización de los complejos lipoproteicos. La descongelación de las células provoca su destrucción y la liberación de mediadores de la respuesta inflamatoria responsables de edema, agravamiento de la isquemia y otras manifestaciones del síndrome posreperfusión. De modo secundario, se generan trombos en la microcirculación. Después de la descongelación la principal causa de necrosis tisular es su isquemia, mientras que el traumatismo térmico primario es el responsable del episodio vascular agudo.

Las partes acras de las extremidades son las más expuestas al congelamiento junto con los pabellones auriculares y la nariz.

Síntomas: cese del dolor urente, palidez de los tejidos congelados. La evaluación de la superficie y profundidad de las zonas afectadas es posible solo tras la descongelación.

Primeros auxilios

1. El tratamiento de la hipotermia tiene prioridad sobre el de la congelación.

2. No se debe descongelar una extremidad afectada ya que esto lleva a la pérdida de la función motora y la necesidad de evacuar a la víctima con la ayuda de socorristas no entrenados.

3. El dolor relacionado con la fase de descongelación puede reducirse con AAS y/o ibuprofeno.

4. Debe retirarse la joyería de los dedos congelados.

Actuación en ambulancia

1. Asegurar la extremidad congelada con un apósito estéril, cada dedo por separado. Es útil inmovilizar la extremidad y elevarla un poco para limitar el edema.

2. Hay que proteger los tejidos congelados de los traumatismos y después de su descongelación hay que protegerlos de un nuevo congelamiento.

3. Administrar AAS para inhibir la agregación plaquetaria durante la descongelación y para controlar el dolor; el efecto analgésico puede aumentarse con ibuprofeno.

4. Evitar una descongelación lenta de tejidos.

Actuación en hospital

1. Si no se ha calentado la parte del cuerpo congelada → realizar un baño caliente. Una temperatura óptima del agua es de ~38 °C. La duración del calentamiento es de 30-60 min. Durante la descongelación la extremidad no debe entrar en contacto con las paredes del vaso. Al agua puede añadirse la povidona yodada o clorhexidina.

2. Añadir AINE: ibuprofeno a dosis de 400 mg 3 × d y AAS a dosis de 300 mg 1 × d. En caso de intolerancia al AAS → clopidogrel a dosis de 300 mg el 1.er día, a continuación 75 mg 1 × d.

3. Prevenir la deshidratación con la fluidoterapia adecuada.

4. Localmente aplicar crema con extractos de aloe (actividad antiprostaglandina).

5. Prevenir la compresión local en el área congelada.

6. En caso de dolor a pesar del uso de AINE se puede asociar paracetamol o tramadol.

7. Realizar profilaxis antitetánica →cap. 18.3.1, considerar las indicaciones para iniciar la antibioticoterapia (p. ej. amoxicilina con clavulanato o clindamicina).

8. El tratamiento especializado comprende el uso de prostaglandinas, trombolíticos y oxigenoterapia hiperbárica.

9. Actuación quirúrgica precoz: vaciamiento de las ampollas en condiciones estériles y desinfección de las heridas. Necrosis séptica → derivar urgentemente para la amputación.

10. Aplazar la amputación electiva hasta que la necrosis seca se haya delimitado (desde varias hasta más de diez semanas).