Punción de la cavidad articular (artrocentesis)

Indicaciones

1. Diagnósticas: establecer la causa del aumento del líquido articular si el diagnóstico despierta dudas, sospecha de infección de la articulación, sospecha de inflamación causada por cristales.

2. Terapéuticas: descompresión de la articulación, administración de fármacos, sinovectomía química o por isótopos.

Contraindicaciones

1. Absolutas: diátesis hemorrágica activa, infección de la piel (herida, absceso, furúnculo) en el lugar planificado de la punción.

2. Relativas: INR >1,5 y TTPa >2 × LSN, recuento de plaquetas en sangre <50000/μl, infección de los tejidos cercanos a la articulación.

Complicaciones

Infección de la articulación, hemartrosis, hematoma, lesión del cartílago articular, dolor en el lugar de la punción, reflejo vasovagal, efecto adverso de anestésicos y fármacos inyectados intraarticularmente (p. ej. glucocorticoides).

Preparación del paciente

Consentimiento informado del paciente. Posición del cuerpo para la punción de la articulación de la rodilla (la usada con mayor frecuencia): el paciente está en decúbito supino, con las rodillas estiradas y los músculos relajados. La rótula debe poder deslizarse.

Equipo

1. Equipo para preparar el campo operatorio →cap. 25.2 y anestésico para infiltración →cap. 25.3, opcionalmente cloruro de etilo.

2. Agujas (Ø 0,8 mm [21 G] o 1,2 mm [18 G]), jeringas estériles (1-2 ml y 10 ml), materiales de apósito.

3. Tubos de plástico con capacidad de 10 ml, cerrados con tapones (con heparina 5 uds./10 ml y sin anticoagulante), portaobjetos de vidrio para microscopio y cubreobjetos desengrasados con alcohol.

Lugar de la punción

1. Articulación de la rodilla

1) Abordaje medial detrás de la rótula: insertar la aguja (21 G) por debajo del músculo vasto medial, entre el cóndilo medial del fémur y la mitad de la rótula, en dirección cefálica. El extremo de la aguja se encuentra entonces en la muesca suprarrotuliana con mínimo riesgo de lesionar el cartílago de la rótula y el cartílago del fémur.

2) Abordaje lateral detrás de la rótula: no es necesario rodear el músculo, insertar la aguja (21 G) lateralmente en el límite medial y superior del 1/3 de la rótula, en la mitad entre la rótula y el cóndilo del fémur.

2. Quiste poplíteo: en la mitad de la fosa poplítea (el líquido del quiste poplíteo por lo general es difícil de obtener y con frecuencia es gelatinoso).

3. Articulación de la cadera: realizar esta punción de manera excepcional. Si la punción es necesaria, realizarla bajo control ecográfico.

Técnica

1. Desinfectar el lugar de la punción con antiséptico →cap. 25.2. La anestesia no siempre es necesaria. No obstante, cuando es imprescindible, utilizar una aguja de gran diámetro. En personas que refieran dolor se puede anestesiar con cloruro de etilo o infiltrar la piel, el tejido subcutáneo y la bolsa articular con solución de lidocaína al 1 % →cap. 25.3.

2. Después de esperar 5 min tras infiltrar el anestésico, insertar en el mismo lugar la aguja conectada con la jeringa. Penetrar con la aguja en dirección a la articulación hasta sentir resistencia. Una brusca abolición de la resistencia indica que el extremo de la aguja se encuentra en la cavidad articular, entonces aspirar el líquido. Durante la punción de la articulación de la rodilla con abordaje lateral direccionar la aguja paralelamente hacia la superficie posterior de la rótula. Extraer, dentro de lo posible, todo el líquido de la cavidad articular. Cuando hay poca cantidad de líquido en la cavidad articular, es útil hasta el contenido de la aguja con la cual se ha intentado la aspiración.

3. Dejar la primera porción de líquido en la jeringa estéril usada para la aspiración, protegida con tapa o con aguja y enviarla directamente al laboratorio de microbiología. Con la subsiguiente jeringa estéril extraer el resto de líquido. Colocar una gota en el portaobjetos (para el estudio con luz polarizada) y luego instilar el líquido en los tubos previamente preparados. Los estudios de laboratorio deben realizarse dentro de 4 h desde la toma de líquido.

4. Después de verter el líquido opcionalmente se puede inyectar el medicamento en la cavidad articular. Extraer la aguja, desinfectar el lugar de la punción y colocar un apósito compresivo estéril.