Cricotirotomía percutánea

Sirve para tener acceso inmediato a las vías respiratorias a través del ligamento cricotiroideo.

Indicaciones

Imposibilidad de asegurar la permeabilidad de las vías respiratorias con otros métodos, sobre todo a través de la intubación endotraqueal (p. ej. edema de laringe, cuerpo extraño, traumatismo del macizo facial).

Contraindicaciones

Posibilidad de realizar la intubación endotraqueal, imposibilidad de localizar el ligamento cricotiroideo.

Complicaciones

Hemorragia, enfisema subcutáneo, neumomediastino, neumotórax, neumopericardio, lesión de la pared del esófago, infección (mediastinitis).

Equipo

Cánula intravenosa de 14-18 G o equipo para cricotirotomía, jeringa de 5 ml, conector para cánula traqueal, bolsa autoexpandible u otro dispositivo que sirva para la asistencia mecánica ventilatoria con presión positiva; para la cricotirotomía quirúrgica además: escalpelo, pinzas, tubo para cricotirotomía.

Preparación del paciente

Posición en decúbito supino con un rollo debajo de los hombros y de la nuca, para que la cabeza esté flexionada y el cuello recto; la cabeza y el cuello exactamente en la línea media del cuerpo.

Lugar del procedimiento

Ligamento cricotiroideo entre el borde inferior del cartílago tiroides y el borde superior del cartílago anular de la laringe en línea media del cuerpo.

Técnica

1. Cricotirotomía con aguja: localizar los puntos anatómicos. Insertar la aguja conectada con la jeringa, llenada con una pequeña cantidad de NaCl al 0,9 %, exactamente en la línea media del cuerpo, tirando del émbolo de la jeringa. Con la otra mano estabilizar la laringe. La aparición en la jeringa de burbujas de aire significa que el extremo de la aguja se encuentra en la laringe. Después de obtener el aire direccionar la cánula en sentido caudal y deslizarla de la aguja (no introducir la aguja a mayor profundidad), luego retirar la aguja, conectar la cánula con el conector y con la bolsa autoexpandible, iniciar la ventilación.

2. Cricotirotomía con aguja como ayuda en una intubación difícil: después de introducir la cánula en la laringe dirigirla en sentido cefálico, introducir una guía metálica flexible (p. ej. del equipo para cateterizar venas centrales) a través de la laringe y la faringe hacia la boca y luego hacia el exterior (en caso de dificultad se pueden utilizar los fórceps de Magill), pasar la guía a través del tubo traqueal, introducir el tubo traqueal a la laringe, retirar la guía, e introducir la cánula traqueal a la profundidad adecuada.

3. Cricotirotomía quirúrgica: localizar los puntos anatómicos, realizar una incisión cutánea transversal de 5-10 mm de largo, disecar los tejidos, cortar el ligamento cricotiroideo, introducir el tubo.