Introducción del tubo laríngeo

El tubo laríngeo (→fig. 19-6) se coloca en la garganta y en el esófago. Posee 2 balones: esofágico y faríngeo. Puede tener una terminación ciega o bien un canal separado para la sonda gástrica. Entre los balones, en la cara lateral del tubo, se encuentran orificios a través de los cuales, después de llenar los balones, la mezcla respiratoria puede pasar solamente desde el tubo a la laringe y al revés. El tubo posee un conector de diámetro estándar, al que se puede conectar una bolsa autoexpandible.

Indicaciones, contraindicaciones y preparación del paciente

Como en el caso de la mascarilla laríngea.

Complicaciones

Lesión o parálisis de los nervios a consecuencia de la presión sobre los tejidos por los balones del tubo. Otros: como lo descrito en el caso de mascarilla laríngea.

Equipo

1. Tubo laríngeo de tamaño adecuado (de acuerdo con el peso corporal del paciente; en caso de los pacientes con el peso límite hay que elegir el tamaño más grande).

Preparación:

1) comprobar la permeabilidad de los balones del tubo laríngeo

2) vaciar por completo los balones del aire

3) cubrir los balones con el gel anestésico.

2. Jeringa para llenar los balones del tubo (se encuentra en el envase junto con el tubo).

3. El resto de equipo: como lo referido en el uso de la mascarilla laríngea.

Técnica

1. Abrir la boca del paciente con los dedos de una mano, tal como se ha explicado en la inserción de una mascarilla laríngea.

2. Con la otra mano introducir el tubo a la boca del paciente, avanzar el tubo al fondo de la cavidad oral, apretando al mismo tiempo la lengua con el tubo. Deslizar el tubo al fondo de la garganta hasta que la línea de los incisivos del paciente esté entre los dos anillos negros marcados en el tubo (óptimamente a nivel del anillo medio, más amplio).

3. Llenar los balones del tubo con la cantidad de aire adecuada (la jeringa en el envase está marcada con un color que corresponde al color del conector estándar del tubo).

4. Comprobar la posición adecuada del tubo, auscultando el tórax del paciente. Además está indicada la evaluación cuantitativa y cualitativa del contenido del CO2 en el aire espirado por el tubo. Comprobar si el tubo se encuentra en la línea media del cuerpo del paciente.

5. Comprobar si la generación de las presiones altas en las vías respiratorias produce fuga de la mezcla respiratoria alrededor de los balones del tubo. Si es así, la adición de unos mililitros de aire a los balones puede eliminar la fuga. Si esta se mantiene, retirar el tubo y después de oxigenar al paciente introducir un tubo de tamaño más grande.

figurasArriba

Fig. 19-6. Tubo laríngeo

Más