Preparación del campo operatorio para cirugía menor

La limpieza y la desinfección del campo operatorio para una técnica quirúrgica son indispensables en la realización de la mayoría de los procedimientos con solución de continuidad de la piel (a excepción de inyecciones intravenosas, intramusculares, subcutáneas e intradérmicas, y de la cateterización de las venas periféricas), ya que esto se asocia a un menor riesgo de infección.

Equipo

Bata estéril, guantes estériles, mascarilla facial, gorro, pinza estéril, gasas estériles, paños estériles (o paños desechables con borde autoadhesivo), tijeras, solución para el lavado, antiséptico.

Técnica

1. Desinfectarse las manos y ponerse ropa estéril. Ponerse el gorro y la mascarilla en la cara. Lavar y desinfectar las manos con técnica quirúrgica. Ponerse bata estéril sin tocar su superficie externa. Ponerse guantes estériles de manera que asegure su esterilidad. A partir de ese momento solo se pueden tocar superficies estériles. Si se toca una superficie no estéril (p. ej. un instrumento no esterilizado, la piel del paciente en un lugar anteriormente no desinfectado) es necesario, según el caso, el cambio de guantes o de guantes y bata.

2. Lavar y desinfectar el campo operatorio. Evaluar la ubicación de los puntos anatómicos importantes para la intervención planificada. Preparar el campo operatorio con un margen adecuado que permita cambiar el lugar del procedimiento o ampliar su área sin repetir todo el procedimiento. Retirar el vello de la piel del paciente al cortarlo o afeitarlo. Lavar la piel con una solución disolvente de grasas (jabón, detergente, gasolina purificada). Con una pinza estéril tomar una gasa doblada en cuatro, verter el antiséptico sobre la gasa, lavar el campo operatorio con movimiento en espiral desde el centro hacia la periferia del campo (la gasa que ha tocado la periferia del campo nunca debe tocar el centro). Repetir esta acción 3 o 4 veces, asegurándose de que toda la superficie del campo operatorio se ha lavado y desinfectado de manera uniforme.

3. Cubrir el campo operatorio con paños estériles. Tomar un paño estéril y doblar hacia abajo el borde que va a estar en contacto con el campo operatorio, formando un pliegue de 10-15 cm de ancho. Colocar el paño sobre la piel del paciente y tener cuidado de no tocar con guantes la piel no desinfectada. No arrastrar el paño desde el área no estéril hacia el área estéril. Si es necesario proceder al revés, tapar el campo operatorio con un paño estéril, luego arrastrarlo hacia un lado, descubriendo el campo operatorio. Colocar los paños estériles sobre toda el área que rodea el campo operatorio, de tal forma que en el campo descubierto quede suficiente espacio para la realización del procedimiento y para la identificación de los puntos anatómicos del paciente que posibilitan la orientación. Los paños deben sobreponerse, cubriendo todos los espacios no estériles que rodean el campo operatorio. Los distintos paños pueden unirse entre sí con clips estériles. Se pueden utilizar paños estériles desechables autoadhesivos. Para algunos procedimientos (p. ej. punción lumbar) basta uno solo, con un orificio en el centro o 2 con cortes en forma de U en el borde.