Biopsia renal

Indicaciones

Insuficiencia renal aguda prolongada; proteinuria aislada de causa no definida; síndrome nefrótico; hematuria permanente o episódica de etiología no aclarada (a pesar de haber realizado pruebas de imagen y cistoscopia); sospecha de nefropatía en el curso de enfermedades sistémicas: LES, enfermedad relacionada con anticuerpos contra la membrana basal (enfermedad de Goodpasture); granulomatosis con poliangitis (de Wegener), vasculitis relacionada con IgA (púrpura de Henoch-Schönlein), AR; disfunción del riñón trasplantado: rechazo agudo, insuficiencia renal isquémica aguda, nefropatía medicamentosa causada por ciclosporina o tacrolimus, nefritis parenquimatosa aguda, glomerulopatía aguda o vasculopatía.

Contraindicaciones

Ausencia de un riñón, hipertensión arterial severa, riñones poliquísticos, lesiones purulentas renales o de los tejidos circundantes, hidronefrosis (por la posibilidad de la aparición de una fístula urinaria o de pionefrosis), pionefrosis, neoplasias renales (por el riesgo de diseminación y posibilidad de sangrado), múltiples aneurismas de arteriolas renales, anemia significativa (contraindicación relativa: se puede compensar antes de la intervención), diátesis hemorrágica (TTPa >1,5 × LSN; INR >1,5; plaquetas < 50 000/µl).

Complicaciones

1. Frecuentes: hematuria microscópica, hematomas supracapsulares y subcapsulares.

2. Raras: hematuria, hemorragia masiva al espacio retroperitoneal, fístula arteriovenosa.

Preparación del paciente

Consentimiento informado del paciente. En ayunas. Exámenes: ecografía del sistema urinario, hemograma de sangre periférica con recuento de plaquetas, INR, TTPa, fibrinógeno, grupo sanguíneo. Si el paciente recibe un medicamento anticoagulante interrumpir la administración del AVK y esperar hasta obtener el resultado del INR normal. Administrar la última dosis de HBPM 12 h y la terapéutica 24 h antes del procedimiento. Interrumpir la administración de antiagregantes plaquetarios, si es posible 7-10 días antes del procedimiento, pero no interrumpir la administración del AAS en pacientes con alto riesgo cardiovascular. Canalizar una vía periférica. Posición del paciente en decúbito prono, con un rollo colocado debajo del abdomen. Anestesia local. Se puede utilizar sedoanalgesia como para endoscopia.

Después del procedimiento

El paciente debe permanecer acostado por algunas horas (mejor hasta la mañana del día siguiente). Por ≥6 h vigilar los parámetros vitales básicos: las primeras 2 h cada 15 min, las siguientes 2 h cada 30 min, luego cada 1 h. Realizar un hemograma y una ecografía renal a la mañana siguiente del procedimiento (riesgo de hematoma). Si se presenta cualquier síntoma de sangrado (p. ej. dolor, hematuria, palidez, debilidad, disminución de la presión arterial) → realizar exámenes urgentes.