Anestesia local por infiltración

Contraindicaciones

Contraindicaciones para utilizar anestésicos locales. Hipersensibilidad. Utilizar la lidocaína con precaución en casos de shock, bloqueo AV de grado II y III, así como epilepsia. La anestesia local puede ser ineficaz en áreas con inflamación severa, p. ej. en flemón (flegmón) o en grandes abscesos.

Complicaciones

Generalmente están relacionadas con el efecto tóxico o sensibilizante de los medicamentos anestésicos, y dependen de la dosis (concentración y volumen de la solución instilada). Son más graves en caso de que por accidente la administración sea intravascular. Los primeros efectos adversos son mareos, parestesias y temblores musculares. En caso de una reacción más severa: convulsiones, trastornos respiratorios, disminución del gasto cardíaco y arritmias.

Preparación del paciente

Obtener el consentimiento informado del paciente. Colocarlo en posición adecuada según el sitio anestesiado. Canalizar una vena periférica →cap. 25.5.2.

Equipo

Equipo para preparar el campo operatorio →cap. 25.2, aguja Ø 0,5-0,7 mm (25-22 G) para aplicar el anestésico, aguja de gran diámetro para cargar el medicamento, jeringa de 5 o 10 ml (dependiendo del lugar y de la superficie a anestesiar), vial de lidocaína (solución al 1-2 %), contenedor para agujas y jeringas usadas.

Técnica

1. Preparar el campo operatorio →cap. 25.2.

2. Anestesiar la piel. A continuación inyectar lidocaína (generalmente solución al 1 %) en el tejido subcutáneo y en otros tejidos a la profundidad deseada. Antes de cada inyección de lidocaína tirar del émbolo de la jeringa para verificar que no aparezca sangre y así no instilar la lidocaína intravascularmente. Para la anestesia de procedimientos de cirugía menor generalmente se instilan algunos mililitros.