Sedación y anestesia general intravenosa de corta duración

Algunas intervenciones, como la intubación endotraqueal (en situaciones distintas al paro circulatorio o al coma profundo), la cardioversión eléctrica, técnicas endoscópicas y en ocasiones la introducción de un drenaje en la cavidad pleural, requieren anestesia general intravenosa de corta duración (estado en el que el paciente no reacciona a los estímulos). En muchas situaciones para realizar la endoscopia o el drenaje pleural es suficiente una sedación superficial (el paciente es capaz de reaccionar a los estímulos, sobre todo a los más intensos). De conformidad con las disposiciones del Ministerio de Salud, la anestesia general es realizada por anestesistas.

Fármacos

En la práctica de la medicina interna es más seguro utilizar una benzodiazepina (midazolam) o etomidato (fármacos con efecto sedante) en combinación con un opioide (p. ej. fentanilo), lo que proporciona una sedación y analgesia rápidas, además de abolir los reflejos y condicionar amnesia retrógrada desde algunos minutos hasta varias decenas de minutos.

1. Midazolam. Dosis: 5-10 mg iv. (en personas de edad avanzada, pacientes en estado grave o si se desea obtener una sedación superficial usar 1,0-3,5 mg). Inicio de la acción: después de ~1,5-2,5 min. Duración de la acción: 30 min. Efectos adversos más frecuentes: hipotensión, depresión del centro respiratorio. Si se presentan, hay que administrar flumazenilo, inicialmente 0,2 mg iv. en 15 s, después de 1 min se puede administrar 0,1 mg, repetir cada minuto hasta llegar a la dosis total de 1 mg (generalmente 0,3-0,6 mg es suficiente).

2. Etomidato. Dosis: 0,2-0,3 mg/kg iv. utilizado junto con un opioide en algunos procedimientos que requieren una sedación profunda pero corta (p. ej. cardioversión eléctrica), como único medicamento sedante o después de la administración de midazolam 1-2 mg iv.

3. Fentanilo. Dosis: 0,1 mg (2 ml) lento iv. (a veces en personas de edad avanzada o de poca masa corporal y con el fin de obtener una sedación superficial se usa 0,05 mg (1 ml). Inicio de la acción: después de ~2 min. Duración de la acción: 10-15 min. Efectos adversos más frecuentes: depresión del centro respiratorio, bradicardia, hipotensión, temblores musculares. Si se presentan y ponen en peligro la vida, administrar naloxona (0,1 mg iv. hasta una dosis total de 0,4-1,2 mg).

Otros anestésicos intravenosos como la ketamina y el propofol deben administrarse por médicos experimentados.

Preparación del paciente

Consentimiento informado del paciente. En ayunas. Cateterización de una vena periférica (con un diámetro relativamente grande ≥1,2 mm [18 G]) →cap. 25.5.2 para restaurar la hipotensión, la hipovolemia, los trastornos hidroeléctricos y del equilibrio ácido-base, si se presentan y si es posible.

Equipo

1. Equipo para cateterizar venas periféricas, administrar medicamentos y para permeabilizar las vías respiratorias →cap. 25.19.1, para la asistencia mecánica ventilatoria y para la oxigenoterapia →cap. 25.21.

2. Cardiomonitor, pulsioxímetro, desfibrilador.

3. Medicamentos para el tratamiento de la hipotensión (líquido para infusiones, catecolaminas →cap. 2.2), anafilaxia →cap. 17.1 y para la resucitación cardiopulmonar →cap. 2.1.

Técnica

1. Iniciar la monitorización de la función cardíaca, del pulso, de la SaO2 antes de administrar fármacos y continuar hasta que el paciente se despierte por completo. Controlar la tensión arterial regularmente y en intervalos cortos. Administrar oxígeno al 40-60 %.

2. Inyectar un opioide iv. (no es necesario para una sedación superficial) y un fármaco sedante.

3. Permeabilizar las vías respiratorias (flexionar la cabeza del paciente hacia atrás y levantar su barbilla, en caso de necesidad utilizar un tubo orofaríngeo →cap. 25.19.2), continuar la oxigenoterapia. Si es necesario, ventilar con un balón de ventilación autoexpandible →cap. 2.1.

4. Evaluar el efecto sedante y analgésico antes de iniciar el procedimiento. Si es necesaria la anestesia general, el paciente no debe reaccionar a la voz ni al dolor. En caso de necesidad, administrar dosis adicionales de fármacos o llamar al anestesista.