Tabla 33-10. Modelo modificado de la valoración del riesgo según Caprini

1 pto.

2 ptos.

3 ptos.

5 ptos.

– edad 41‑60 años

– cirugía menor

– IMC >25 kg/m2

– edema en los miembros inferiores

– varices en los miembros inferiores

– embarazo o puerperio

– antecedente de abortos no explicados o repetidos

– anticoncepción oral o terapia hormonal sustitutiva

– sepsis (<1 mes)

– neumopatía grave, incluida neumonía (<1 mes)

– alteraciones funcionales de los pulmones

– infarto agudo de miocardio

– diagnóstico o agudización de la insuficiencia cardíaca (<1 mes)

– antecedente de enfermedad intestinal inflamatoria

– enfermo en tratamiento conservador, encamado

– edad 61‑74 años

– intervención artroscópica

– cirugía mayor abierta (>45 min)

– intervención laparoscópica (>45 min)

– neoplasia maligna

– encamamiento (>72 h)

– inmovilización de la extremidad con escayola

– catéter venoso central

– edad ≥75 años

– antecedente de ETV

– antecedente familiar de ETV

– neoplasia maligna o quimioterapia

– déficit de antitrombina, de proteína C o de proteína S

– portador del factor V Leiden

– mutación G20210A del gen de la protrombina

– anticoagulante lúpico

– anticuerpos anticardiolipina

– anticuerpos contra β2‑glicoproteína

– trombocitopenia inducida por heparina (TIH)

– otra trombofilia congénita o adquirida

– ACV (<1 mes)

– aloplastia articular programada

– fractura de los huesos de la pelvis, fémur o tibia

– lesión aguda de la médula espinal (<1 mes)

Interpretación: 0 puntos — riesgo muy bajo; 1‑2 puntos — riesgo bajo; 3‑4 puntos — riesgo
moderado; ≥5 puntos — riesgo alto

Prevención de la ETV en enfermos sometidos a intervenciones quirúrgicas en el abdomen y pelvis (incluidas las operaciones del tracto digestivo, urológicas, ginecológicas, bariátricas, vasculares, mínimamente invasivas, plásticas y reconstructivas).

Prevención indicada

Riesgo muy bajo (0 ptos. en la escala de Caprini)

En los enfermos sometidos a intervenciones quirúrgicas se recomienda no utilizar prevención accesoria farmacológica o mecánica, solamente la movilización precoz.

Riesgo bajo (1-2 ptos. en la escala de Caprini)

En los enfermos sometidos a intervenciones quirúrgicas es mejor usar profilaxis mecánica, preferiblemente CNI, que no utilizar ninguna prevención.

Riesgo moderado (3-4 ptos. en la escala de Caprini)

En los enfermos sometidos a intervenciones quirúrgicas, con riesgo moderado de ETV y sin riesgo elevado de complicaciones hemorrágicas, es mejor usar HBPM, HNF a dosis de 5000 UI cada 12 h o una profilaxis mecánica, preferiblemente CNI, que no utilizar ninguna prevención.

En los enfermos sometidos a intervenciones quirúrgicas, y con un riesgo elevado de complicaciones hemorrágicas graves o si se prevé que las consecuencias del sangrado pueden ser especialmente graves, es mejor usar profilaxis mecánica, preferiblemente CNI, que no utilizar ninguna prevención.

Riesgo moderado (≥5 ptos. en la escala de Caprini)

En los enfermos sometidos a intervenciones quirúrgicas sin riesgo elevado de complicaciones hemorrágicas, se recomienda el uso de prevención farmacológica con HBPM o HNF 5000 UI cada 8 h. No se recomienda prescindir del tratamiento profiláctico. Se sugiere añadir la profilaxis mecánica con MCG o CNI a la profilaxis farmacológica.

En los enfermos sometidos a intervenciones quirúrgicas por neoplasia maligna, y sin riesgo
elevado de complicaciones hemorrágicas, se recomienda realizar profilaxis farmacológica prolongada (hasta 4 semanas) con HBPM, y no una profilaxis de una duración más corta.

En los enfermos sometidos a intervenciones quirúrgicas, y con un riesgo elevado de complicaciones hemorrágicas graves o si se prevé que las consecuencias del sangrado pueden ser especialmente graves, es mejor usar profilaxis mecánica, preferiblemente CNI, que no utilizar ninguna prevención, hasta que el riesgo hemorrágico baje, para luego poder iniciar la profilaxis farmacológica.

En enfermos sometidos a intervenciones quirúrgicas y con contraindicaciones para el uso de HBPM y HNF (o cuando estos fármacos no están disponibles) y sin riesgo hemorrágico elevado, es mejor fondaparinux o dentro de las profilaxis mecánicas, preferiblemente CNI, que no utilizar ninguna prevención.

Según las guías del ACCP y las polacas 2012.

Profilaxis de la ETV en enfermos con traumatismos o quemaduras

Traumatismos mecánicos graves

En los enfermos con traumatismos graves, es mejor usar profilaxis con HNF en dosis baja, HBMP, o dentro de la profilaxis mecánica, preferiblemente CNI, que no utilizar ninguna prevención.

En los enfermos con traumatismos graves con elevado riesgo de ETV (incluidos los enfermos con una lesión aguda de la médula espinal, con una lesión traumática cerebral y con una intervención quirúrgica por el traumatismo de la columna vertebral) se sugiere añadir la profilaxis mecánica a la profilaxis farmacológica, si no hay contraindicaciones relacionadas con las lesiones de los miembros inferiores.

En los enfermos con traumatismos graves y con contraindicaciones para el uso de HBPM y HNF en dosis bajas, es mejor usar profilaxis mecánica, preferiblemente CNI, que no utilizar ninguna prevención, y si no hay contraindicaciones relacionadas con las lesiones en los miembros inferiores. Se sugiere añadir la profilaxis farmacológica con HBPM o HNF en dosis bajas cuando el riesgo hemorrágico baje o cedan las contraindicaciones para el uso de heparina.

En los enfermos con traumatismos graves se sugiere no colocar un filtro en la vena cava inferior como profilaxis de la ETV.

En los enfermos con traumatismos graves se sugiere no hacer control periódico con el test ecográfico de compresión.

Quemaduras graves o extensas y ≥1 factor de riesgo de la ETV

Se recomienda la profilaxis rutinaria, si es posible.

Si no hay contraindicaciones, se recomienda una de las siguientes opciones:

1) HBPM (dosis profiláctica adecuadaa): se debe administrar la primera dosis inmediatamente después de confirmar la seguridad de su uso, después de descartar el sangrado o confirmar su buen control (habitualmente 24‑36 h de la quemadura)

2) HNF (5000 UI VSc cada 8 h): se debe administrar la primera dosis inmediatamente después de confirmar la seguridad de su uso, después de descartar el sangrado o confirmar su buen control (habitualmente 24‑36 h de la quemadura).

En los enfermos con riesgo hemorrágico elevado se recomienda el uso de MCG y/o CNI ajustadas adecuadamente hasta que el riesgo del sangrado baje.

a Dosis según las recomendaciones del fabricante.

ETV — enfermedad tromboembólica venosa, CNI — compresión neumática intermitente, HBPM — heparina de bajo peso molecular, HNF — heparina no fraccionada, MCG — medias elásticas de compresión graduada

Según las guías del ACCP y las polacas 2012