Novedades en la resucitación cardiopulmonar y en los cuidados posteriores

10.01.2018

Las nuevas guías del Consejo Europeo de Resucitación y de la Sociedad Europea de Medicina de Cuidados Intensivos (2015) subrayan el importante papel de las intervenciones invasivas cardiológicas precoces, de la reducción de la temperatura corporal (targeted temperature management, TTM) en pacientes inconscientes después de la restauración de la circulación espontánea, de la evaluación del pronóstico neurológico con la valoración reiterada de múltiples parámetros, y de la rehabilitación temprana.

Los cambios más importantes se introdujeron, entre otros, en las recomendaciones de enfriar a los pacientes inconscientes tras recuperar la circulación espontánea. Este manejo sigue siendo una recomendación en pacientes con fibrilación ventricular extrahospitalaria y taquicardia ventricular sin pulso, en los demás casos de paro cardíaco pasa a ser una sugerencia. Sin embargo, en la actualidad se recomienda conseguir y mantener una temperatura corporal entre 32-36 °C (antes eran 32-34 °C). Se sugiere que el TTM debe durar ≥24 h (y no como antes ≥12 h).

En las guías sobre reanimación, por primera vez se introduce el término de resucitación cardiopulmonar extracorpórea (extracorporeal CPR, eCPR). Este término implica el uso de técnicas de circulación extracorpórea (extracorporeal life support, ECLS): usualmente se realiza un intercambio de gases (oxigenación transmembrana, ECMO) en la circulación arteriovenosa (VA-ECMO). Se debería reconsiderar la resucitación extracorpórea como un procedimiento para salvar la vida cuando los tratamientos de resucitación estándar fallan y es posible el tratamiento de una causa reversible de paro cardíaco (p. ej. infarto de miocardio, embolismo pulmonar, hipotermia, intoxicación).

Las guías actuales para el manejo del paro cardíaco súbito y el tratamiento después de la resucitación cardiopulmonar se encuentran en la nueva versión de nuestro manual Medicina Interna Basada en la Evidencia.