Linfangitis

Inflamación de los vasos linfáticos superficiales provocada por una infección, que suele provenir de una lesión de la piel o de un absceso.

Factores etiológicos: más frecuentemente estreptococos β-hemolíticos de grupo A y estafilococos; otros microorganismos en enfermos con inmunodeficiencia (bacterias gramnegativas, anaerobios) y en caso de heridas por mordeduras (Pasteurella multocida). En zonas endémicas de filariasis (sobre todo sureste de Asia, no en Chile) son frecuentes los nematodos (filariasis).

Cuadro clínico: puede aparecer fiebre, escalofríos, enrojecimiento lineal en la piel desde el punto de la infección hasta los nodos linfáticos regionales que a su vez pueden estar agrandados y ser dolorosos al tacto. Sin tratamiento pueden evolucionar a una linfadenitis y sepsis.

Diagnóstico: se establece a base del cuadro clínico. Diferenciarla de la flebitis superficial y de una dermatitis de contacto.

Tratamiento: antibioticoterapia, a menudo empírica, habitualmente penicilina resistente a las β-lactamasas (p. ej. cloxacilina), penicilina con inhibidor de β-lactamasas, o cefalosporina de II o III generación administradas VO. En Argentina: en infección de piel y partes blandas debe considerarse la presencia de una infección por estafilococos resistentes a meticilina. Con puerta de entrada visible se recomienda trimetoprim, sulfametoxazol (con o sin cefalexina) o amoxicilina/clavulánico para garantizar cobertura para estreptococos.

Complicaciones: sepsis, abscesos de los nodos linfáticos, edema linfático (especialmente en caso de recurrencia).