Aspirina en la prevención primaria de la enfermedad cardiovascular

25.05.2016
Aspirin in prevention of cardiovascular events
Gordon Guyatt

Roman Jaeschke: Gordon, acabo de enterarme de que recientemente has participado en un debate acerca del uso de aspirina en prevención primaria. Este tema vuelve a surgir una y otra vez. ¿Podrías comentarnos cuáles son tus observaciones sobre la prevención primaria con aspirina tanto a través de los años, como hoy en día?

Gordon Guyatt: Hay decisiones en las que claramente los beneficios superan a los riesgos y todos deberíamos tomarlas, o en las que los riesgos superan a los beneficios y nadie las debería tomar. Este no es el caso de la prevención primaria con aspirina. Es lo que llamamos valores y preferencias en la toma de decisiones. Aquí alguna gente, basándose en la evidencia, diría: "sí, voy a usar aspirina". Otros, y con mucha razón, dirían: "no".
Los efectos son de muy escasa magnitud. Cuando hablamos de la prevención primaria, hablamos de personas de riesgo bajo, y para obtener algún provecho perceptible en estas personas se necesita que transcurra un tiempo en el orden de 5 a 10 años. Se puede decir que la decisión no es muy importante porque independientemente de si lo haces o no, la diferencia es mínima. Este es el punto de partida. Con la aspirina el riesgo cardiovascular disminuye un poco, pero al mismo tiempo el sangrado aumenta considerablemente, entonces todo depende de este sacrificio. Antiguamente solíamos decir: "hagámoslo en personas con riesgo cardiovascular mayor porque podrán sacar provecho". En general esta idea tiene sentido y es a base de ella por lo que he estado luchando en aplicarla al caso del tratamiento de la hipertensión. Pero en este caso, cuanto mayor es el riesgo cardiovascular, mayor es el riesgo de sangrado. Así pues en realidad tu beneficio es mayor con el aumento del riesgo, pero los daños también. El sacrificio no se diferencia mucho entre los pacientes de bajo o alto riesgo, dependiendo de qué te parece el sangrado en comparación con la reducción del riesgo cardiovascular. En total, puede haber una reducción de la mortalidad, pero otra vez es escasa y sería una evidencia de calidad moderada. Esto no está claro. Tal vez lleguemos a esta reducción de la mortalidad, pero no se sabe a ciencia cierta.
La última cuestión es que hay evidencias que sugieren otros beneficios, al disminuir la incidencia del cáncer. Pero, otra vez, estas evidencias son solo de calidad moderada o baja.
Valores y preferencias en la toma de decisiones, con poco margen de diferencia. Yo sí, tomo aspirina.

RJ: Gracias. Ha sido muy útil.

Más