Microbioma: inicios del conocimiento

16.01.2017
Microbiome: The beginning of understanding
Paul Moayyedi, Roman Jaeschke

Referencias:

Lee CH, Steiner T, Petrof EO, et al. Frozen vs Fresh Fecal Microbiota Transplantation and Clinical Resolution of Diarrhea in Patients With Recurrent Clostridium difficile Infection: A Randomized Clinical Trial. JAMA. 2016 Jan 12;315(2):142-9. doi: 10.1001/jama.2015.18098. PubMed PMID: 26757463.
Moayyedi P. Fecal transplantation: any real hope for inflammatory bowel disease? Curr Opin Gastroenterol. 2016 Jul;32(4):282-6. doi: 10.1097/MOG.0000000000000285. PubMed PMID: 27152872.

Roman Jaeschke: Buenas tardes, bienvenidos al primer segmento internacional del McMaster Perspective. Estamos en Kraków, es mayo de 2016. Tengo el placer de presentarles al Dr. Paul Moayyedi, gastroenterólogo de fama mundial, exeditor del American Journal of Gastroenterology, e involucrado en numerosas guías de práctica clínica en el área. Profesor Moayyedi, la primera pregunta es algo que me sigue fascinando, si bien, no sé mucho sobre el tema. Seguimos escuchando cosas sobre el microbioma. ¿Podrías explicarnos un poco acerca de este tema?

Paul Moayyedi: Es una gran pregunta, Roman, y creo que una respuesta sincera es que la comunidad científica, solo ahora, se está despertando al concepto de microbioma y tampoco sabe mucho sobre esto. Parece importante en cuanto al número de enfermedades gastrointestinales (GI) y hasta en cuanto al número de enfermedades fuera del tracto GI. Mira, un 70 % del sistema inmunitario está enfocado a los intestinos. Tiene que ser así, ya que aquí las bacterias superan en número la cantidad de células de nuestro organismo aproximadamente en una relación de de 100 a 1, con tan solo una pequeña mucosa de 50 micrómetros que nos separa de ellas. No es de sorprender que todo el sistema inmunitario esté enfocado a mantener las bacterias donde están, en la barriga. Por eso, si algo afecta este equilibrio, podría llevar tanto a enfermedades GI, como probablemente también a enfermedades fuera del tracto GI.

RJ: Pues, al usar la palabra "microbioma", ¿realmente estamos pensando en todas las bacterias que están dentro de nosotros?

PM: La cantidad de organismos dentro de nosotros incluye bacterias, virus, hongos y protozoos. Hemos tendido a centrarnos en las bacterias. Probablemente hay más virus que bacterias, lo que es una cosa todavía más aterradora. Recientemente nos hemos interesado por los bacteriófagos, que tienen interacciones con virus. Creo que cuando la gente usa la palabra "microbioma", eso estrictamente significa cualquier organismo infeccioso, pero solemos estudiar las bacterias.

RJ: ¿Cuál es su papel? ¿O: si tiene alguno del que sepamos?

PM: Parece ser importante para la salud. Es posible criar un ratón libre de gérmenes, para que no haya ningún organismo infeccioso en su tracto GI. Estos ratones viven, pero suelen tener bajo peso, suelen ser de difícil mantenimiento, y en general no son tan saludables como sus colegas con bacterias. Parece que estas son útiles para nuestra salud, pero por supuesto en algunos casos pueden ser causa de enfermedades.

RJ: Pues ¿cuáles son las consecuencias prácticas en cuanto a la creación de enfermedades? ¿En este momento del juego intentamos modificar este microbioma?

PM: En este momento, como la imagen es enorme y hay tantas bacterias en los intestinos, es muy difícil seleccionar qué es saludable y qué no lo es. Hay un término, "disbacteriosis", que significa bacteria enferma, pero me parece que es algo como el término "miasma", usado en la época victoriana para hablar de aire malo. Es un concepto, es en cierto modo real, pero no es muy útil. Básicamente, en esta fase no sabemos cuál es la composición bacteriana que llevará a la salud versus a la enfermedad. De hecho, esto puede variar de un individuo a otro.
Creo que recientemente nos hemos interesado por el hecho de que parece que hay bacterias que permanecen inactivas durante muchos años y luego, en un momento, causan una enfermedad. Un ejemplo clásico es la bacteria Helicobacter pylori, sobre la que supimos a inicios de 1980, gracias a Robin Warren y Barry Marshall. Ahora sabemos que está en el estómago, que no causa problemas a la mayoría de la gente. Sin embargo, hay algunos individuos que desarrollarán úlceras pépticas y algunos que, desgraciadamente, desarrollarán cáncer gástrico por causa de este organismo. Es un modelo que probablemente existe a lo largo del tracto GI, pero todavía tenemos que estudiarlo en otras áreas. En el estómago hay muy pocos organismos, a causa del ácido —al que, por cierto, Helicobacter pylori es resistente— pero en el tracto GI inferior hay tantos organismos que pueden causar enfermedad, que todo esto es muy difícil.

Este vídeo se grabó durante el curso MIRCIM 2016: www.mircim.eu.

Utilizamos cookies para asegurarnos de que le ofrecemos la mejor experiencia posible en nuestro sitio web. Para más detalles, léase la política de cookies.