Tratamiento de la trombosis asociada al cáncer

19.11.2019
Mark Crowther

¿Cómo debería ser el tratamiento de la trombosis asociada al cáncer?

Mark Crowther: Ahora bien, el tratamiento de la trombosis asociada al cáncer ha experimentado un gran cambio en los últimos 24 meses. El ensayo CLOT, realizado a principios del presente siglo y publicado en The New England Journal of Medicine, estableció que la terapia estándar debería basarse en la heparina de bajo peso molecular. Los pacientes se trataban con una heparina de bajo peso molecular de duración prolongada durante por lo menos seis meses y frecuentemente durante mayor tiempo.

Recientemente se han realizado dos ensayos, uno de ellos con un gran número de participantes y otro más reducido, que analizaron si los anticoagulantes orales directos podían ser usados o no con seguridad. Sus resultados fueron muy congruentes sugiriendo que los anticoagulantes orales directos son un tratamiento muy razonable, tanto en seguridad como en eficacia, para la prevención del tromboembolismo venoso recurrente en la mayoría de los pacientes con cáncer. Entonces, si el paciente es una mujer de 65 años con cáncer de mama y un episodio de trombosis venosa profunda, en 2019 sería completamente aceptable utilizar tanto heparina de bajo peso molecular como un anticoagulante oral directo como rivaroxabán o edoxabán, sobre los que se ha realizado la mayor investigación, y probablemente también apixabán del que no tendremos evidencia hasta el próximo año cuando se publique el ensayo Caravaggio.

A medida que pasa el tiempo y la complejidad del uso de heparina de bajo peso molecular empieza a ser más evidente, pienso que casi todos los pacientes acabarán recibiendo un anticoagulante oral directo en lugar de heparina de bajo peso molecular. Constituye un gran cambio respecto a las recomendaciones anteriores y se basa en una evidencia de bastante buena calidad obtenida de los dos ensayos.

Más