La OMS revisa los criterios de finalización del aislamiento de los pacientes con COVID-19

08.07.2020
WHO zrewidowało kryteria zakończenia izolacji chorych na COVID-19
Magdalena Wiercińska (MD)

El 27 de mayo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) publicó unas recomendaciones actualizadas sobre la duración del aislamiento de los pacientes con COVID-19. Esta actualización surgió como respuesta a la aparición de datos nuevos, según los cuales en los pacientes en los que los síntomas de la COVID-19 hayan remitido, la RT-PCR enfocada a la detección del SARS-CoV-2 puede seguir dando positivo durante varias semanas, a pesar de que estos pacientes ya no expulsen virus capaces de replicarse. Por lo tanto, es poco probable que estos pacientes puedan contagiar a otras personas.

Las recomendaciones anteriores, publicadas en enero de 2020, incluían dos criterios que tenían que cumplirse para que se pudiera concluir el aislamiento de un paciente con COVID‑19:

  1. ausencia de síntomas de la enfermedad
  2. 2 resultados negativos en una prueba enfocada a la detección de SARS-CoV-2 con muestras extraídas con intervalo de más de 24 horas.

En los criterios actualizados, se ha omitido la prueba de laboratorio para detectar el SARS‑CoV‑2. Los criterios se aplican independientemente del lugar donde el paciente haya pasado el aislamiento y de la gravedad de su enfermedad. Nuevos criterios de finalización del aislamiento en:

  1. enfermos con COVID-19 que presentaban signos clínicos: al menos 10 días desde la aparición de los síntomas y 3 días adicionales sin signos clínicos como:
    • fiebre (sin tomar fármacos antipiréticos)
    • síntomas del aparato respiratorio (algunos pacientes pueden presentar tos posinfecciosa que dure más que el período de contagio, pero en estos casos es necesario seguir investigando para valorar el riesgo de infección de las personas de contacto; en ciertos países, se puede seguir aplicando el criterio de 2 resultados negativos de la RT-PCR enfocada a la detección del SARS-CoV-2)
  2. pacientes infectados asintomáticos: 10 días desde el resultado positivo por SARS-CoV-2.

Ejemplos
Un paciente ha tenido síntomas de COVID-19 durante 2 días: puede finalizar el aislamiento 13 días (10+3) después de la aparición de los síntomas de la enfermedad.
Un paciente ha tenido síntomas de COVID-19 durante 14 días: puede finalizar el aislamiento 17 días (14+3) después de la aparición de los síntomas de la enfermedad.
Un paciente ha tenido síntomas de COVID-19 durante 30 días: puede finalizar el aislamiento 33 días (30+3) después de la aparición de los síntomas de la enfermedad.

Renunciar al criterio del resultado negativo de la RT-PCR como base para levantar el aislamiento reduce significativamente la carga de trabajo de los laboratorios de diagnóstico durante la pandemia y reducirá los costes. Sin embargo, la OMS advierte que, en función de la situación y las posibilidades del sistema, algunos países pueden decidir seguir realizando pruebas de PCR para detectar el SARS-CoV-2 como criterio de finalización del aislamiento. En estos casos, se pueden seguir las recomendaciones anteriores.

La modificación de las recomendaciones se ha basado en datos científicos obtenidos de estudios con animales y unos pocos ensayos clínicos con personas. Según los resultados de estos ensayos, es poco frecuente encontrar un virus capaz de replicarse y contagiar en las muestras extraídas de las vías respiratorias de los enfermos con COVID-19 9 días después de la aparición de los síntomas, especialmente en los pacientes con síntomas leves. En este período, normalmente los pacientes desarrollan anticuerpos neutralizantes del virus, y a medida que aumenta su concentración, remiten los signos clínicos. Por consiguiente, finalizar el aislamiento sobre la base de los criterios clínicos parece una medida segura, considerando que el tiempo de aislamiento mínimo es de 13 días. Cabe señalar que para que se cumplan los criterios clínicos, los síntomas deben haber remitido por completo por lo menos 3 días antes de que se decida finalizar el aislamiento, y que la duración mínima de este es de 13 días.

Para justificar su decisión de modificar las recomendaciones, la OMS ha aducido que, teniendo en cuenta los recursos limitados (humanos, materiales, organizativos) durante la pandemia, en las áreas de transmisión alta ha sido extraordinariamente complicado seguir las recomendaciones relativas a las pruebas, sobre todo en condiciones extrahospitalarias. Los criterios actualizados suponen un equilibrio entre riesgo y beneficio, aunque –como subraya la OMS– no hay ningún criterio aplicable en la práctica que elimine por completo el riesgo. Existe un riesgo mínimo de que el virus se transmita si las decisiones se toman sobre la base de los criterios que no contemplan las pruebas enfocadas a la detección de la infección por SARS-CoV-2. Pueden darse casos en los que el riesgo sea inaceptable, p. ej. en las personas con alto riesgo de contagiar a grupos especialmente propensos a sufrir una COVID-19 grave. En estas circunstancias, así como en los pacientes con COVID-19 de curso grave, con síntomas persistentes o inmunodeprimidos, el criterio de las pruebas de laboratorio seguirá siendo de utilidad a la hora de decidir si el aislamiento debe prolongarse.

Más