Inmunidad celular en los convalecientes de infección por SARS-CoV-2

08.02.2021
Odporność komórkowa u pacjentów z przebytym zakażeniem SARS-CoV-2, u których nie stwierdzono serokonwersji

A partir de:
1. Schwarzkopf S., Krawczyk A., Knop D. y cols., Cellular Immunity in COVID-19 Convalescents with PCR-Confirmed Infection but with Undetectable SARS-CoV-2–Specific IgG. EID Journal, 2021, 1(27) https://wwwnc.cdc.gov/eid/article/27/1/20-3772_article
2.Gallais F., Velay A., Nazon Ch. y cols., Intrafamilial Exposure to SARS-CoV-2 Associated with Cellular Immune Response without Seroconversion, France, EID Journal, 2021, 1(27) https://wwwnc.cdc.gov/eid/article/27/1/20-3611_article

Siglas y abreviaturas: COVID-19 (ing. Coronavirus Disease 19) — enfermedad por coronavirus 2019, ELISA — (ing. Enzyme-Linked Immunosorbent Assay) — enzimoinmunoanálisis de adsorción, INF-γ — interferón gamma, PCR (ing. polymerase chain reaction) — reacción en cadena de la polimerasa, SARS-CoV-2 — (ingl. severe acute respiratory syndrome coronavirus 2) coronavirus del síndrome respiratorio agudo grave 2

Estudio 1

Introducción

Se analizó la respuesta inmunitaria a la infección por SARS-CoV-2 de los convalecientes con diagnóstico de COVID-19 previamente confirmado por PCR que pudieran ser donantes de sangre potenciales en Alemania. 60 días después de la aparición de los síntomas, 13 de las 78 personas (17 %) presentaron resultados negativos o cercanos al punto de corte en la prueba ELISA, enfocada en la detección de anticuerpos anti-SARS-CoV-2 de clase IgG. Los investigadores decidieron evaluar la respuesta celular en este grupo.

Materiales y métodos

En el estudio se utilizó un cuestionario para encontrar donantes de plasma potenciales entre los convalecientes de la infección por SARS-CoV-2. Los investigadores recibieron >550 cuestionarios en total. 310 voluntarios habían sufrido una infección por SARS-CoV-2 confirmada por PCR. El estudio incluyó a 78 personas (54 hombres, 24 mujeres) con antecedentes de infección por SARS-CoV-2 confirmada por PCR. La mediana de edad fue de 47 años (19-66 años). Se dio preferencia a las personas con resultado negativo en la segunda PCR y antecedentes de donar sangre; se buscaron especialmente donantes del grupo sanguíneo AB (ya que son donantes de plasma universales) y con una masa corporal >60 kg (ya que pueden donar 3 unidades de plasma). El grupo de control positivo estuvo formado por personas con antecedentes de infección por SARS-CoV-2 confirmada por PCR y un título alto de anticuerpos anti-SARS-CoV-2 de clase IgG, mientras que el grupo de control negativo estuvo constituido por personas que no refirieron síntomas de COVID-19 ni contacto directo con pacientes contagiados en la entrevista epidemiológica. Se llevó a cabo un ensayo ELISPOT de IFN-γ para evaluar la respuesta celular. Los anticuerpos específicos se determinaron mediante una prueba ELISA.

Resultados

Gracias a los ensayos ELISPOT IFN-γ, se constató que el 78 % de los voluntarios con antecedentes de infección por SARS-CoV-2 confirmada por PCR y sin anticuerpos IgG detectables presentaban linfocitos T específicos contra el SARS-CoV-2. La prevalencia de linfocitos T en los convalecientes con título alto de anticuerpos anti-SARS-CoV-2 de clase IgG (grupo de control positivo) fue similar (80 %), mientras que en el grupo de control negativo no se observó su presencia. Este análisis ha demostrado que los linfocitos T específicos pueden mediar en la resistencia a la infección en los convalecientes con niveles indetectables de anticuerpos anti-SARS-CoV-2 de clase IgG.

Estudio 2

Introducción

En Francia, se realizó un análisis de la respuesta humoral y celular contra el SARS-CoV-2 en parejas en las que se hubiera diagnosticado COVID-19 leve a uno de los compañeros. El resto de compañeros se clasificaron como personas de contacto directo con una persona contagiada por SARS-CoV-2.

Materiales y métodos

El estudio incluyó a 11 parejas en las que 1 de las personas hubiera recibido el diagnóstico de COVID-19 leve. La mediana de edad fue de 49 años (de 38 a 65), el 50 % hombres. Debido al confinamiento y a que la enfermedad fue leve, todas las personas contagiadas permanecieron en un mismo domicilio con su pareja (persona de contacto directo con una persona contagiada por SARS-CoV-2). Los pacientes refirieron >1 de los siguientes síntomas: fiebre, tos, cansancio, dolor de cabeza, pérdida de olfato, disnea, mialgias. El grupo de control estuvo formado por diez donantes de sangre sanos que no estuvieron expuestos a la COVID-19 y recibieron un resultado negativo en la prueba de detección de anticuerpos anti-SARS-CoV-2. Se llevó a cabo un ensayo ELISPOT de IFN-γ para evaluar la respuesta celular. Por otro lado, los anticuerpos específicos se determinaron mediante una prueba ELISA.

Resultados

Todos los pacientes con COVID-19 obtuvieron un resultado positivo en la prueba de anticuerpos específicos contra el SARS-CoV-2 y presentaron linfocitos T específicos, que se mantuvieron hasta 102 días desde la aparición de los síntomas. Por otro lado, ninguna de las personas de contacto directo presentó anticuerpos anti-SARS-CoV-2. Sin embargo, 6 personas refirieron síntomas de COVID-19 unos días (mediana de 7 días) después de que a sus parejas se les identificó la infección. En 4 de los compañeros analizados, se observó la presencia de linfocitos T específicos contra 3 o 4 antígenos del SARS-CoV-2, que se mantuvieron hasta 93 días desde la aparición de los síntomas. Estos datos sugieren que la exposición al SARS-CoV-2 puede inducir una respuesta celular específica sin seroconversión.

Resumen de ambos estudios

Estos estudios apuntan a la existencia de una inmunidad celular en los convalecientes de infección por SARS-CoV-2 que no hayan presentado seroconversión. Además, el segundo estudio ha demostrado que la respuesta celular puede ser un indicador de la exposición al SARS-CoV-2 más sensible que la presencia de anticuerpos. Otra investigación demostró que en el 40 % de los pacientes asintomáticos y el 12,9 % de los pacientes con COVID-19 leve ya no se observaban anticuerpos 56 días después del alta hospitalaria. En los ensayos anteriores se extrajeron muestras de suero hasta más de 100 días después de la aparición de los síntomas, por lo que es posible que estas personas perdieran el título de anticuerpos en ese período. Existen varias explicaciones a la aparición de linfocitos T específicos contra el SARS-CoV-2 sin respuesta humoral. Una de las posibilidades es que se generaran concentraciones muy bajas de anticuerpos tras la exposición al SARS-CoV-2 (estudio n.o 2) que no se detectaran en las pruebas serológicas. La ausencia de anticuerpos específicos también puede deberse a una exposición a dosis virales bajas, o a una replicación breve y transitoria o defectuosa. Los investigadores del estudio n.o 1 también apuntan a la posibilidad de emplear el ensayo ELISPOT de IFN-γ a mayor escala para evaluar la respuesta celular en los pacientes que no hayan presentado seroconversión. Si nos basamos en el análisis de los voluntarios con infección por SARS-CoV-2 confirmada, podemos suponer que la mayoría de las personas sin anticuerpos anti-SARS-CoV-2 de clase IgG detectables probablemente estén protegidas por la presencia de linfocitos T específicos. No obstante, hacen falta más investigaciones sobre la respuesta inmunitaria contra el SARS-CoV-2.

Más