La infección por SARS-CoV-2 durante el embarazo y el aborto espontáneo

11.04.2022
Zakażenie SARS-CoV-2 w trakcie ciąży może powodować uszkodzenie łożyska prowadzące do poronienia
Elaborado por: Martyna Biała (MD)
A partir de: Schwartz D.A., y cols., Placental Tissue Destruction and Insufficiency from COVID-19 Causes Stillbirth and Neonatal Death from Hypoxic-Ischemic Injury: A Study of 68 Cases with SARS-CoV-2 Placentitis from 12 Countries, Arch. Pathol. Lab. Med. 2022 Feb 10. doi: 10.5858/arpa.2022-0029-SA.

Siglas y abreviaturas: CDC (Centers for Disease Control and Prevention) — Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos, COVID-19 (coronavirus disease 2019) — enfermedad por coronavirus de 2019, FISH (fluorescent in situ hybridization) — hibridación fluorescente in situ, PCR (polymerase chain reaction) — reacción en cadena de la polimerasa, SARS-CoV-2 (severe acute respiratory syndrome coronavirus 2) — coronavirus 2 del síndrome respiratorio agudo grave

Introducción: en noviembre de 2021, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) publicaron los resultados de un estudio poblacional en el que se demostró que el riesgo de dar a luz a un mortinato es mayor en las embarazadas que contrajeron COVID-19 que en las embarazadas no infectadas por el SARS-CoV-2. A pesar de haber establecido la relación entre la infección por SARS-CoV-2 y el parto de un mortinato, sigue sin conocerse exactamente el mecanismo de este proceso.

Objetivo del trabajo: el objetivo del estudio era evaluar las causas de muerte de los fetos y recién nacidos de madres que habían tenido COVID-19 durante el embarazo, así como determinar el papel de la placenta en el aborto.

Métodos: se llevó a cabo un análisis clínico y patológico retrospectivo de 64 mortinatos y 4 recién nacidos fallecidos de madres que habían desarrollado COVID-19 durante el embarazo. Los criterios de inclusión en el ensayo fueron:
1) embarazadas con resultado positivo en la prueba de detección del SARS-CoV-2 por PCR
2) resultado obstétrico: parto de mortinato o muerte del bebé poco después de nacer
3) placenta sometida al estudio histopatológico y confirmación de la infección por SARS-CoV-2: mediante PCR en los tejidos de la placenta, método inmunohistoquímico, hibridación de ácidos nucleicos, hibridación fluorescente in situ o una combinación de estas técnicas.

Los datos del estudio se recopilaron de 12 países en total. Según los investigadores, ninguna de las embarazadas incluidas en el análisis se había vacunado contra la COVID-19.

Resultados: en todas las 68 placentas analizadas, se detectaron una acumulación elevada de fibrina y signos de degeneración de vellosidades con focos de necrosis del trofoblasto. En 66 casos, se observó intervellositis histiocítica crónica. En 63 placentas se observó una acumulación masiva de fibrina. Los daños graves en la placenta causados por el SARS-CoV-2 afectaron de media al 77,7 % de los tejidos. Asimismo, se observaron otras lesiones, como trombos intervellosos (37 %; 25/68) y vellositis crónica (32 %; 22/68). En la mayoría de autopsias realizadas (19/30, 63 %), no se observaron anomalías significativas en los fetos más allá de hipoxia intrauterina y asfixia. Un análisis posterior detectó el SARS-CoV-2 en 16 de los 28 fetos y bebés analizados, por lo general en muestras extraídas de la nasofaringe. En cuatro fetos se identificó el SARS-CoV-2 en órganos internos durante la autopsia.

Limitaciones del estudio: grupo de estudio reducido, dispersión geográfica (los datos se recopilaron de 12 países), ausencia de protocolos unificados para evaluar las pacientes con COVID-19.

Resumen: la infección por SARS-CoV-2 durante el embarazo puede causar inflamación y daños en la placenta que desemboquen en una alteración de la perfusión e insuficiencia placentaria. En los casos analizados, lo más probable es que la muerte intrauterina y perinatal estuviera directamente relacionada con insuficiencia placentaria y lesiones hipóxico-isquémicas del feto. No hay evidencia de que la infección por SARS-CoV-2 del feto fuera la causa de la muerte. Se debe fomentar la vacunación contra la COVID-19 de las mujeres embarazadas y las que estén planeando embarazo.

Más