Elección del analgésico: dolor neuropático

22.05.2019
Praktyka kliniczna – przewodnik leczenia bólu: Leczenie bólu u osób w podeszłym wieku
Renata Zajączkowska

La elección de un analgésico específico para el paciente anciano debe depender de la intensidad del dolor, de sus características, de la ubicación y de las enfermedades concomitantes.

Dolor neuropático

El fármaco de primera línea para el tratamiento del dolor neuropático localizado, independientemente de la edad del enfermo, es la lidocaína al 5 % en forma de parches. En algunos países los parches de lidocaína están registrados para su uso en el tratamiento del dolor provocado por herpes zóster, pero su fácil aplicación, falta de reacciones adversas sistémicas y bajo riesgo de interacciones medicamentosas contribuyen al uso más amplio de este fármaco también en los síndromes dolorosos de origen osteomuscular.

En personas ancianas la pregabalina y la gabapentina pueden utilizarse como fármacos de primera línea. Son eficaces y demuestran buena tolerancia en este grupo de pacientes siempre y cuando las dosis se vayan aumentando lentamente de manera gradual. La pregabalina en este grupo de edad debe empezarse a una dosis inicial de 75 mg/d (administrada por la tarde-noche), que posteriormente se irá aumentado de forma gradual cada 3-7 días. Normalmente la dosis efectiva en pacientes ancianos es de 150-300 mg/d. En el caso de la gabapentina, la dosis debe incrementarse partiendo de una dosis inicial de 100-300 mg/d. La dosis efectiva en pacientes de edad avanzada es de 900-2400 mg/d.

Para el tratamiento del dolor neuropático en estos pacientes puede considerarse el uso de fármacos antidepresivos, especialmente del grupo de los inhibidores selectivos de recaptación de serotonina y noradrenalina (p. ej. duloxetina). Se demostró la eficacia de duloxetina para reducir el dolor en cuadros de polineuropatía diabética dolorosa y artrosis en pacientes ancianos. La dosificación en este grupo de edad comienza con una dosis de 30 mg 1 × d, que se aumentará hasta alcanzar una dosis de 60 mg/d transcurridas 2 semanas. No se recomienda el uso de antidepresivos tricíclicos en pacientes ancianos como fármacos de primera línea debido a que conllevan un riesgo alto de efectos anticolinérgicos, trastornos cognitivos y complicaciones cardiovasculares.

Bibliografía:

1. Abdulla A., Adams N., Bone M. y cols., British Geriatrics Society: Guidance on the management of pain in older people, Age Ageing, 2013, 42: i1-i57.
2. American Geriatrics Society Panel on the Pharmacological Management of Persistent Pain in Older Persons: Pharmacological management of persistent pain in older persons. J. Am. Geriatr. Soc., 2009; 57: 1331-1346
3. Gianni W., Madaio A.R., Ceci M. y cols., Transdermal buprenorphine for the treatment of chronic noncancer pain in the oldest old, J. Pain Symptom Manage., 2011, 41: 707–714
4. Helme R.D., Gibson S.J.: The epidemiology of pain in elderly people. Clin. Geriatr. Med., 2001; 17: 417-431.
5. Kress H.G., Ahlbeck K., Aldington D. y cols., Managing chronic pain in elderly patients requires a CHANGE of approach, Curr. Med. Res. Opin., 2014; 30: 1153-1164.
6. Lussier D.: Pain pharmacotherapy in older patients. W: Sommer C.L., Wallace M.S., Cohen S.P., Kress K., Pain 2016: Refresher Courses, 16th World Congress on Pain
7. Naples J.G., Gellad W.F., Hanlon J.T.: The role of opioid analgesics in geriatric pain management, Clin. Geriatr. Med., 2016, 32: 725-735.
8. Pergolizzi J., Böger R., Budd K. y cols., Opioids and the management of chronic severe pain in the elderly: consensus statement of an international expert panel with focus on the six clinically most often used World Health Organization Step III opioids (buprenorphine, fentanyl, hydromorphone, methadone, morphine, oxycodone), Pain Pract., 2008, 8: 287–313.
9. Rastogi R., Meek B.D., Management of chronic pain in elderly, frail patients: finding a suitable, personalized method of control, Clin. Interv. Aging, 2013, 8: 37-46
10. www.stat.gov.pl/gus

Más