Venas yugulares, distensión

Evaluar la ingurgitación de las venas yugulares externas colocando el paciente en decúbito supino a 45°. En condiciones normales las venas están colapsadas o ingurgitadas no más de 1-2 cm por encima del manubrio esternal y la ingurgitación disminuye durante la inspiración.

Etiopatogenia y causas

La ingurgitación excesiva es causada por el aumento de la presión venosa. Si la ingurgitación alcanza el ángulo mandibular en bipedestación, la presión venosa es ≥25 cm H2O.

Causas de ingurgitación excesiva

1) Bilateral: insuficiencia cardíaca derecha, derrame pericárdico severo (incluyendo el taponamiento cardíaco), pericarditis constrictiva (caracterizada por una mayor ingurgitación durante la inspiración y por pulso venoso paradójico o signo de Kussmaul, a veces presente también en la insuficiencia cardíaca derecha avanzada), obstrucción parcial de la vena cava superior (síndrome de vena cava superior cap. 2.32; causas: neoplasia pulmonar y adenopatías mediastínicas superiores, raramente trombosis de la vena cava superior, fibrosis mediastínica, aneurisma de la aorta torácica, bocio gigante), estenosis o insuficiencia de la válvula tricúspide (en la insuficiencia pulso venoso positivo en el que la ingurgitación aumenta durante la sístole), hipertensión pulmonar, trombosis de la arteria pulmonar, neumotórax a tensión.

2) Unilateral: bocio de gran tamaño; en el lado izquierdo compresión de la vena braquiocefálica izquierda por aneurisma de aorta.

Diagnóstico

1. Evaluar las constantes vitales (respiración, pulso, presión arterial) ante la posibilidad de riesgo vital inminente, sobre todo por taponamiento cardíaco, neumotórax a tensión o tromboembolismo pulmonar.

2. Realizar la anamnesis y la exploración física. Explorar el reflujo hepatoyugular para localizar el obstáculo que produce la distensión de las venas yugulares. Colocar al paciente en decúbito supino con el tronco elevado, de tal manera que la ingurgitación de las venas yugulares no esté más de 1-2 cm por encima de escotadura esternal. Durante 30-60 s presionar con una mano la zona del hipocondrio derecho. En caso de dolor realizar la presión en otra localización abdominal. Durante la presión observar la respiración del enfermo, que debe ser tranquila, y observar las venas yugulares. La ingurgitación por encima del nivel del músculo esternocleidomastoideo (reflujo hepatoyugular positivo) está presente en la insuficiencia cardíaca congestiva (la compresión en la región hepática aumenta la presión en la vena cava inferior y en la aurícula derecha que es transmitida a la vena cava superior y a las venas yugulares). En personas sanas o con obstrucción del flujo sanguíneo por encima de la aurícula derecha, la compresión del hígado no produce aumento significativo de la presión en la aurícula o no es posible la transmisión de la presión a la vena cava superior. La detención de la respiración durante la exploración del reflujo hepatoyugular produce un efecto equivalente a la maniobra de Valsalva, por lo que en este caso la ingurgitación de las venas yugulares no tiene valor diagnóstico.

3. Exploraciones complementarias: radiografía de tórax; en caso de sospecha de insuficiencia cardíaca, taponamiento cardíaco, pericarditis o patología valvular realizar ecocardiografía; en bocio de gran tamaño ecografía cervical y determinación de TSH y hormonas tiroideas; en el síndrome de la vena cava superior (acompañado de edema facial y cervical y dilatación de las venas de la parte superior del tórax) TC de tórax; en caso de sospecha de cáncer de pulmón fibrobroncoscopia; en caso de sospecha de tromboembolismo pulmonar angio-TC de tórax y eventualmente ecografía venosa de las extremidades inferiores.