Alcohol metílico (metanol)

Es imposible diferenciarlo del alcohol etílico basándose exclusivamente en su sabor y olor. La ingestión de metanol en lugar de etanol puede ser secundario a la ingesta de bebidas alcohólicas de origen desconocido. Se absorbe rápidamente en el tracto digestivo. La concentración máxima en sangre se alcanza a los 30-60 min después del consumo. Se metaboliza en el hígado, más lentamente que el etanol, por la actividad de la alcohol deshidrogenasa, transformándolo a formaldehído y ácido fórmico. Ambos metabolitos causan acidosis metabólica grave y daños orgánicos. La acidosis que se desarrolla es incrementada por la acumulación de ácido láctico debido a una hipoxia celular secundaria. La dosis letal de metanol es de 0,5-1 ml/kg.

CUADRO CLÍNICO Y DIAGNÓSTICO Arriba

1. Síntomas principales de intoxicación: antes de que el metanol se metabolice, provoca depresión del SNC y síntomas de embriaguez de manera similar al etanol. Una vez desarrollada la intoxicación se observan: alteraciones de la conciencia, pudiendo llegar hasta el coma, hiperventilación (respiración de Kussmaul), reducción de la presión arterial, taquicardia, y en ocasiones bradicardia. En las intoxicaciones graves pueden aparecer convulsiones, insuficiencia respiratoria aguda, y a veces, pancreatitis aguda. Es un hallazgo específico de la intoxicación por metanol (sobre todo en los casos de diagnóstico tardío) la visión borrosa, la cual se debe al edema y/o a daños en la retina y en el nervio óptico (en la mayoría de los casos el daño ocular es permanente).

2. Exploraciones complementarias

1) Examen toxicológico: concentración del metanol en el plasma o en el suero y en la orina (prueba necesaria para confirmar la intoxicación; si no es posible realizar la determinación de metanol de urgencia, hay que realizarla lo más rápidamente posible para monitorizar la eficacia de la terapia); una concentración en sangre >20 mg/dl se considera tóxica; con niveles de ~100 mg/dl habitualmente se produce daño en los nervios ópticos; una concentración >150 mg/dl es letal, aunque se pueden describir muertes con concentraciones menores, dependiendo de la susceptibilidad de los pacientes. En la fase con desarrollada acidosis profunda la concentración de metanol en la sangre puede no ser elevada (incluso puede ser indetectable) porque ya ha sido metabolizado. En este caso la gravedad de la intoxicación se evaluará sobre la base de la severidad de la acidosis y de la amplitud del anion gap y de la brecha osmótica.

2) Otros: gasometría arterial (a menudo pH <7,0, HCO3 <10 mmol/l), anion gap (aumento), brecha osmótica (aumento), concentración del ácido láctico, concentración de electrólitos en suero (Na, K), actividad de aminotransferasas, amilasa y CK en suero, examen de fondo de ojo (el daño de la imagen no es distintivo).

TRATAMIENTO Arriba

1. Descontaminación: no se recomienda hacer lavado gástrico ni administrar carbón activado.

2. Antídotos: inhiben de forma competitiva la alcohol deshidrogenasa y por consiguiente el metabolismo del metanol.

1) Etanol: dosis de carga en personas conscientes (y sin riesgo de hemorragia digestiva → VO 2,5 ml de solución al 40 %/kg; en inconscientes iv. solución de etanol al 10 % en glucosa al 5 % 10 ml/kg en 30 min. Dosis de mantenimiento 1,5 ml/kg/h de la solución de etanol al 10 % iv., en personas adictas 2-3 ml/kg/h, durante la hemodiálisis 3-4 ml/kg/h. El objetivo de la terapia es una concentración de etanol en sangre 100-150 mg/dl (1-1,5 ‰).

2) Fomepizol (no disponible en Argentina): se administra iv., en infusión lenta (durante 30 min) en 250 ml de NaCl al 0,9 % o solución de glucosa al 5 %. Dosis de carga 15 mg/kg. Dosis de mantenimiento inicial 10 mg/kg, con un total de 4 dosis cada 12 h, seguido de 15 mg/kg cada 12 h. En la diálisis 10-15 mg/kg, cada 4 h.

3) Ácido folínico (folinato cálcico) 50-70 mg iv. o ácido fólico 50 mg VO (o a través de una sonda nasogástrica en personas inconscientes) cada 4-6 h, para aumentar la eliminación del ácido fórmico.

3. Medidas para acelerar la eliminación: hemodiálisis. Indicaciones: concentración de metanol en sangre >50 mg/dl, concentración de metanol en sangre <50 mg/dl con acidosis metabólica concomitante, alteraciones de la visión, acidosis metabólica grave, condición clínica severa y falta de mejoría a pesar del tratamiento, desequilibrio electrolítico grave en el curso de la intoxicación. Continuar la hemodiálisis hasta que todo el metanol haya sido eliminado del organismo y haya desaparecido la acidosis (hasta más de 10 h).

4. Tratamiento sintomático: mantener las funciones básicas del organismo y corregir los trastornos existentes. Tratamiento inicial de la acidosis metabólica: al principio 1-2 mmol/kg de NaHCO3 iv. (en la primera etapa de intoxicación ≥400-600 mmol) en todos los pacientes con pH arterial <7,3 con el objetivo del lograr un pH >7,35. En la mayoría de los casos, a pesar de la administración de NaHCO3 es necesario realizar la hemodiálisis.