Pólipos adenomatosos

DEFINICIÓN Y ETIOPATOGENIA Arriba

Son los pólipos más frecuentes en adultos y se caracterizan por la presencia de displasia del epitelio glandular de bajo o alto grado. Si las células displásicas sobrepasan la lámina muscular de la mucosa e infiltran el tejido submucoso, se trata de un carcinoma invasivo, es decir, de un cáncer sobre pólipo, con la posibilidad de generar metástasis ganglionares.

CUADRO CLÍNICO E HISTORIA NATURAL Arriba

Las indicaciones más frecuentes para realizar colonoscopia y descartar el cáncer de colon son la hemorragia digestiva baja, con menor frecuencia anemia leve, tenesmo o presencia de moco en las heces, dependiendo de la localización de la lesión en colon proximal o distal. Muchos pólipos, sobre todo los de diámetro <1 cm, son asintomáticos. El riesgo de malignización del pólipo depende del tamaño (cuanto mayor es el diámetro, mayor es el riesgo), forma (mayor riesgo en pólipos sésiles que en los pediculados), estructura histológica (mayor riesgo en caso del pólipo velloso y menor en el tubular).

DIAGNÓSTICO Arriba

El diagnóstico se realiza mediante colonoscopia (sensibilidad >90 % para la detección de pólipos ≥5 mm, la cual aumenta mediante cromoendoscopia) siempre y cuando la preparación intestinal haya sido óptima; o mediante colonografía por TC (sensibilidad de un 90 % para lesiones >1 cm). Actualmente no se realiza el enema opaco con doble contraste. El estudio histológico de la lesión extirpada en su totalidad posibilita determinar si el pólipo es neoplásico o no neoplásico, así como el tipo de adenoma y el grado de displasia.

TRATAMIENTO Arriba

1. La detección de un pólipo en el intestino grueso es indicación de extirpación y estudio histológico.

2. Generalmente se realiza polipectomía endoscópica. Los pólipos ≤5 mm y los pólipos sésiles de diámetro 6-9 mm tienen que extraerse con asa diatérmica sin electrocoagulación (en frío). No se recomienda la pinza de biopsia. Los pólipos sésiles de 10-19 mm de diámetro y los pediculados de >5 mm de diámetro deberían extirparse con asa mediante electrocoagulación (en caliente). Se recomienda marcar el lugar de extirpación del pólipo mediante tatuaje en aquellos casos de pólipos de gran tamaño o con riesgo de malignidad.

3. En caso de detectar en un adenoma un foco de carcinoma limitado a la submucosa, es posible no realizar procedimientos adicionales, siempre que el pólipo haya sido extirpado en su totalidad, los márgenes libres de infiltración sean ≥1 mm, se trate de un carcinoma de alto grado de diferenciación y no se infiltren vasos linfáticos o sanguíneos. Si no se satisfacen todas estas condiciones → resección del segmento correspondiente del intestino grueso con linfadenectomía regional, con laparoscopia, de ahí la importancia de tatuar la zona.

SUPERVISIÓN TRAS LA POLIPECTOMÍA Arriba

Según las guías de la ESGE después de la primera colonoscopia con polipectomía, los pacientes son asignados a grupos de bajo y alto riesgo, dependiendo de la presencia de los factores de riesgo de cáncer. Algoritmo de observación →fig. 24-1

figurasArriba

Fig. 24-1. Control endoscópico tras la polipectomía según las guías de la ESGE 2013 (no aplicable en enfermos diagnosticados de cáncer)