Metástasis neoplásicas al pulmón

Los pulmones constituyen una de las localizaciones más frecuentes de metástasis a distancia, sobre todo de las siguientes neoplasias: cáncer de colon, cáncer de mama, cáncer renal, melanoma, osteosarcoma y sarcoma, menos frecuentemente linfomas y leucemia linfoblástica.

Síntomas: las metástasis de pequeño tamaño son asintomáticas. Con la progresión de la enfermedad pueden aparecer dolor torácico, disnea y hemoptisis, debido al crecimiento del tumor o a sus complicaciones (obstrucción del bronquio, atelectasia, neumonía).

Diagnóstico: el método diagnóstico inicial es la radiografía de tórax. La TC tiene mayor sensibilidad en la detección de lesiones parahiliares o mediastínicas. La imagen radiológica es muy variable, pudiendo observarse desde opacidades redondeadas únicas o múltiples, pequeñas lesiones diseminadas tipo “linfagitis carcinomatosa”, áreas de atelectasia, adenopatías hiliares o mediastínicas, hasta un derrame pleural. En la mayoría de los casos la imagen radiológica junto con el diagnóstico de la enfermedad neoplásica de otro órgano permite diagnosticar metástasis sin la necesidad de verificación histológica. En caso de dudas puede ser necesario realizar una biopsia (percutánea o transbronquial).

Diagnóstico diferencial: foco de neoplasia pulmonar primaria, tuberculosis.

Tratamiento: la resección en cuña de la metástasis única con un margen de parénquima pulmonar sano (procedimiento que con más frecuencia se realiza por metástasis en pulmón) puede estar justificada, sobre todo después de un tiempo largo desde la curación del foco primario, en enfermos con cáncer renal, cáncer de tiroides, cáncer de colon u osteosarcoma y sarcoma, sin focos de diseminación a otros órganos (no son criterios absolutos). Se puede también combinar la resección de metástasis (tanto en el pulmón como en otros órganos) con otros tipos de tratamiento. La radioterapia es el método de tratamiento paliativo de elección en los enfermos con sangrado, disnea o dolor en el curso de metástasis pulmonares. La radioterapia estereotáctica es el procedimiento de elección en caso de número reducido de metástasis no resecables. En enfermos con numerosas metástasis pulmonares y en las neoplasias con gran sensibilidad a la quimioterapia se utiliza en general la quimioterapia específica para la neoplasia particular, p. ej. en linfoma de Hodgkin, coriocarcinoma y neoplasias testiculares se puede lograr una curación permanente. El papel de los fármacos moleculares es cada vez más importante. Se elige el fármaco dependiendo del tipo de neoplasia primaria y de las características predictivas del tumor (p. ej. fármacos anti-HER2 en cáncer de mama HER2 positivo, inhibidores de la cinasa mTOR, p. ej. en cáncer renal, inhibidores de la BRAF en el melanoma).

Más