Quistes postraumáticos

Se producen a consecuencia de traumatismos cerrados del hígado que no llegan a dañar la cápsula de Glisson; muy raras veces se forman a causa de traumatismos penetrantes. Se trata de pseudoquistes, es decir, que carecen de epitelio de revestimiento. En su luz pueden observarse tejidos necróticos, sangre o bilis.

Síntomas: suelen depender del mecanismo y alcance de las lesiones hepáticas.

Tratamiento: el tratamiento quirúrgico no siempre resulta necesario. En quistes infectados con frecuencia es suficiente un drenaje externo. En caso de lesiones extensas del parénquima hepático y, particularmente, cuando en la luz del quiste se detecta la presencia de bilis, puede resultar imprescindible la resección del hígado.

Más