Memoria inmunitaria al SARS-CoV-2 a los 8 meses después de la infección

14.04.2021
Pamięć immunologiczna po zakażeniu wirusem SARS-CoV-2: 8-miesięczna obserwacja pacjentów po infekcji
Anna Kuna (MD, PhD)
A partir de: Dan J.M., Mateus J., Kato Y. y cols., Immunological memory to SARS-CoV-2 assessed for up to 8 months after infection, Science, 2021 Feb 5; 371(6529):eabf4063. doi: 10.1126/science.abf4063. Epub 2021 Jan 6. PMID: 33408181.

Siglas y abreviaturas: SARS-CoV-2 (severe acute respiratory syndrome coronavirus 2) — coronavirus 2 del síndrome respiratorio agudo grave, MERS (middle east respiratory syndrome) — síndrome respiratorio de Oriente Medio, COVID-19 (coronavirus disease) — enfermedad por coronavirus 2019, RBD (receptor binding domain) — dominio de unión al receptor

La memoria inmunitaria es la base de la inmunidad duradera que se desarrolla durante la infección o como resultado de la vacunación. Está compuesta por células de memoria que pertenecen a distintos tipos de linfocitos: los B responsables de la respuesta humoral, los T responsables de la respuesta celular (CD8+, es decir, linfocitos citotóxicos) y los T CD4+ (linfocitos auxiliares) imprescindibles para regular ambos tipos de respuesta adaptativa. En estos momentos, se sabe poco sobre la duración de la memoria inmunitaria y la relación entre las células mencionadas y su cinética. La duración de la memoria inmunitaria después de la infección por SARS-CoV-2 tampoco se ha determinado de forma concluyente.

Después de la infección por SARS-CoV-2, el cuerpo humano reacciona activando el sistema inmunitario. Se producen anticuerpos específicos, así como linfocitos CD4+ y CD8+. Los estudios realizados previamente con la participación de personas con COVID-19 y convalecientes indican que la respuesta de los linfocitos T específicos (tanto CD4+ como CD8+) es importante para el control y la curación de la infección por SARS-CoV-2. Por contra, una actividad ineficaz de la respuesta inmunitaria congénita se relaciona estrechamente con una falta de control de la infección por SARS-CoV-2 y una mortalidad alta. Asimismo, en los estudios anteriores se comprobó que los anticuerpos neutralizantes producidos durante la infección primaria no influyen en el desarrollo de la enfermedad. Sin embargo, se ha demostrado en estudios con animales que sí protegen frente a la reinfección, y que administrarlos antes del contagio (simulando la situación previa a la infección secundaria) limita el riesgo de infección de las vías respiratorias superiores e inferiores y de enfermedad sintomática. Para entender los mecanismos de la respuesta inmunitaria contra el SARS-CoV-2, es necesario evaluar tanto los linfocitos B como los linfocitos T CD8+ y CD4+. Esto es fundamental en el contexto de la vacunación y el futuro desarrollo de la epidemia de COVID‑19.

Página 1 de 2
Más