Plasma convaleciente en COVID-19: ensayo RECOVERY. Parte 2: comentario

23.06.2021
Osocze ozdrowieńców u chorych na COVID-19 leczonych w szpitalu – badanie RECOVERY
Elaborado por: Anna Bagińska, Jacek Mrukowicz (MD, PhD)
A partir de: RECOVERY Collaborative Group: Convalescent plasma in patients admitted to hospital with COVID-19 (RECOVERY): a randomised controlled, open-label, platform trial. The Lancet, 2021; doi: 10.1016/S0140-6736(21)00 8977

Comentario

Nota de la editorial: Presentamos las declaraciones de los participantes en el panel de la 6.a edición del McMaster International Review Course in Internal Medicine (MIRCIM 2021) sobre el uso de plasma convaleciente en enfermos con COVID-19. El panel se grabó el 20 de mayo de 2021 y se puede escuchar en www.mircim.eu.

Participantes en el panel:
Waleed Alhazzani (MD, PhD), McMaster University, Hamilton, Canadá; autor principal de las guías de la Campaña para sobrevivir a la sepsis (Surviving Sepsis Campaign) sobre el tratamiento de la COVID-19 y el manejo de la sepsis
Zain Chagla (MD, PhD), McMaster University, Hamilton, Canadá
Roman Jaeschke (MD, PhD), McMaster University, Hamilton, Canadá
Mark Loeb (MD, PhD), Michael DeGroote Chair in Infectious Diseases, Universidad McMaster, Hamilton, Canadá
Jyotirmoy Pal (MD, PhD), R.G. Kar Medical College, Calcuta, India

Zain Chagla: Esencialmente, los resultados del ensayo RECOVERY socavan la eficacia del plasma convaleciente, al igual que el ensayo REMAP-CAP. Por otro lado, el ensayo C3PO se interrumpió al considerarse que no tenía sentido. Me gustaría añadir que los participantes de este ensayo se encontraban en una fase muy temprana de la enfermedad. También se interrumpió el ensayo canadiense CONQUER 1, ya que en este caso también se llegó a la conclusión de que era imposible demostrar que el plasma convaleciente ofreciera beneficios estadísticamente significativos. Sigue habiendo preguntas en cuanto al ensayo RECOVERY. ¿Quizás haya un pequeño subgrupo de pacientes que puedan verse beneficiados por el plasma convaleciente? Si miramos el análisis de subgrupos (que lógicamente tiene sus limitaciones), podrían beneficiarse los pacientes seronegativos de inicio o con una concentración baja de anticuerpos específicos en suero (nota de la editorial: anti-SARS-CoV-2). Sin embargo, es una consideración puramente hipotética, ya que:
1) como no se puede determinar con rapidez la concentración de anticuerpos específicos, la administración de plasma podría resultar muy poco efectiva
2) el número de pacientes a los que se les administraría plasma y que probablemente no cumplieran los criterios establecidos sería un gran problema.

Según la experiencia internacional, y sin duda según lo que he visto al colaborar con médicos de India, sé que existe un mercado negro de plasma convaleciente bastante agresivo que podría desviar la atención de los tratamientos que poseen una eficacia mucho mejor documentada. Se está creando la percepción de que el plasma convaleciente es una terapia muy eficaz, mientras que lo más probable es que no ofrezca ningún beneficio.

Jyotirmoy Pal: En India hemos llevado a cabo 4 ensayos en 4 ciudades grandes del norte, este, oeste y sur del país. En todos se demostró que administrar plasma convaleciente no influyó en la mortalidad ni en las complicaciones, de hecho ni siquiera redujo la duración de la enfermedad ni la gravedad de la COVID-19 en los pacientes en estado crítico. Hace poco, el Indian Council of Medical Research ha recomendado no utilizar plasma convaleciente para tratar la COVID-19 en India.

Mark Loeb: Analizando los datos en general, creo que si tuviéramos fondos para organizar más ensayos clínicos aleatorizados, estaría en contra de destinarlos al estudio del plasma convaleciente. Podríamos debatir sobre si, por ejemplo, el momento de administración del plasma es relevante, etc., pero a la luz de las observaciones realizadas hasta la fecha, considero que esta no es la dirección a seguir.

Waleed Alhazzani: El plasma convaleciente, es decir, el plasma extraído de las personas que han tenido COVID-19, se administra a enfermos, es decir, en cierto modo es como transferir inmunidad. Creo, y esto es totalmente hipotético, que si fuera eficaz, probablemente lo sería en una etapa muy temprana de la enfermedad, pero no en las personas que ya han sufrido fallos orgánicos y secuelas graves de la inflamación.

Los datos de 10 ensayos aleatorizados en los que se incluyeron distintas poblaciones de pacientes hospitalizados con COVID-19, que se han recopilado en una revisión sistemática, indican que no hay diferencias (nota de la editorial: entre los pacientes que recibieron plasma y el grupo de control) en cuando al riesgo de muerte; el riesgo relativo es de 1. Si yo estuviera intubado o en la UCI, no querría recibir plasma convaleciente, y como médico que trata pacientes con COVID-19, no elegiría esta terapia. Opino que es muy poco probable que tenga efecto alguno en el estado de estos pacientes.

Roman Jaeschke: Resumiendo: ninguno de los participantes del panel recomendaría ni sugeriría administrar plasma convaleciente para tratar la COVID-19. El dr. Chagla afirma que los ensayos aleatorizados que se han realizado hasta la fecha no han demostrado que esta terapia ofrezca beneficios clínicamente significativos. El dr. Pal destaca que los ensayos realizados en India también fueron negativos, por lo que esta terapia no se recomienda en su país. El dr. Loeb considera que no hay justificación para seguir financiando ensayos sobre el plasma de convalecientes. Según el dr. Alhazzani, la administración de plasma convaleciente no tiene sentido en los pacientes con COVID-19 en estado grave.

Más