Manejo de la AKI en el transcurso de una cirrosis hepática descompensada

11.10.2017

En 2015 se publicaron las primeras guías de carácter global acerca del manejo de la lesión (injuria) renal aguda (AKI) en pacientes con cirrosis hepática descompensada.

Son varias las causas de AKI en enfermos con cirrosis hepática descompensada, pero una forma específica es el síndrome hepatorrenal (SHR). En estos pacientes en cuestión se detecta AKI solo sobre la base de la concentración sérica de la creatinina (el valor inicial es la determinación más reciente de los últimos 3 meses). En este caso el criterio de diuresis no es fidedigno ya que con frecuencia se presenta oliguria a pesar de que la función renal sea correcta.

Si se detecta AKI, hay que retirar todos los fármacos nefrotóxicos, vasodilatadores, AINE y diuréticos. En caso de existencia o sospecha de hipovolemia se perfundirán cristaloides (en AKI en estadio 1) o se administrará albúmina 1 g/kg (en AKI en estadio 2 o 3) durante 2 días consecutivos. En caso de sospecha de infección bacteriana hay que iniciar de inmediato antibioticoterapia. Si al cabo de 2 días de tratamiento no se observa mejoría de la función renal (disminución de la concentración de creatinina sérica <1,5 mg/dl [133 µmol/l]) y se cumplen los criterios de SHR, debe iniciarse la terapia apropiada.

Utilizamos cookies para asegurarnos de que le ofrecemos la mejor experiencia posible en nuestro sitio web. Para más detalles, léase la política de cookies.