Novedades en el diagnóstico y manejo de las enfermedades del pericardio

16.10.2017

En 2015 la Sociedad Europea de Cardiología (ESC) publicó nuevas guías acerca del manejo de las enfermedades del pericardio. En comparación con la publicación de 2004, las nuevas guías ofrecen información más detallada con respecto al diagnóstico y tratamiento de los síndromes pericárdicos (un conjunto de síntomas y signos que acompañan a las enfermedades del pericardio, que incluyen: pericarditis, derrame pericárdico, taponamiento cardíaco y pericarditis constrictiva).

El diagnóstico de la pericarditis aguda se basa, igual que antes, en el cuadro clínico y los resultados de las pruebas complementarias, especialmente la ecocardiografía. La ESC facilitó los criterios del diagnóstico de la pericarditis aguda. Se tienen que cumplir ≥2 de los siguientes 4 factores:
1) dolor torácico de carácter pericárdico
2) roce pericárdico
3) elevación generalizada del segmento ST de nueva aparición o descenso del segmento PR en ECG
4) derrame pericárdico (de nueva aparición o aumento de cantidad del derrame previamente existente).

Además, en las nuevas guías se identificaron los factores de mal pronóstico en dichos enfermos:
1) factores de riesgo mayores: fiebre >38 °C, inicio subagudo, gran cantidad de derrame pericárdico, taponamiento cardíaco, falta de respuesta al tratamiento con ácido acetilsalicílico (AAS) o un AINE durante ≥1 semana
2) factores de riesgo menores: miopericarditis, inmunosupresión, traumatismo, uso de anticoagulantes orales.

La presencia de ≥1 de los factores de riesgo mencionados (mayores o menores) implica un riesgo alto de complicaciones. Las personas con riesgo moderado son las que carecen de factores de riesgo, pero con respuesta incompleta a los AINE. Los que carecen de factores de riesgo y presentan una buena respuesta al tratamiento antinflamatorio son los casos de riesgo bajo.

El manejo del paciente depende del riesgo. Hay que ingresar al hospital a los pacientes con riesgo alto y moderado para determinar la etiología de la enfermedad y observar su curso. Si el riesgo de complicaciones es bajo, es posible el tratamiento ambulatorio con valoración de la respuesta al tratamiento antinflamatorio en el plazo de 1 semana.

Además, en las guías se modificó el algoritmo del tratamiento de la pericarditis. En relación con los ensayos clínicos recientes, se ha confirmado que el tratamiento de elección incluye colchicina en combinación con un AINE o AAS. Las guías ofrecen reglas de dosificación de los AINE en la pericarditis aguda y recurrente. Asimismo, se pone de relieve la importancia de la determinación rutinaria de concentración sérica de la proteína C-reactiva con el fin de establecer la duración de la terapia y valorar la respuesta al tratamiento.

Se subraya el papel relevante de limitar el esfuerzo físico en la pericarditis aguda hasta que cedan los síntomas y se normalicen los niveles de proteína C-reactiva, el ECG y el ecocardiograma (en deportistas ≥3 meses).

En cuanto al manejo del taponamiento cardíaco, no se han introducido cambios significativos. La única indicación nueva es la de no incluir diuréticos ni vasodilatadores en el tratamiento de la enfermedad.

Para más información acceda a los capítulos Pericarditis y Taponamiento cardíaco.

Utilizamos cookies para asegurarnos de que le ofrecemos la mejor experiencia posible en nuestro sitio web. Para más detalles, léase la política de cookies.