Endocrinología: avances 2019/2020. Gónadas

19.10.2020
Endokrynologia – postępy 2019/2020
prof. Andrzej Lewiński (MD, PhD)

Gónadas

Tratamiento de testosterona en mujeres

En 2019, 11 asociaciones científicas, entre las que se encontraban la International Menopause Society, The Endocrine Society y la European Menopause and Andropause Society, firmaron una posición internacional sobre la administración de testosterona en mujeres.23 Los autores señalan que las mediciones directas de la concentración de testosterona libre siguen sin ser fiables en las mujeres. Por lo tanto, la concentración de testosterona total se debe determinar por cromatografía de fluidos o gases, o por espectrometría de masas. La terapia con testosterona en mujeres posmenopáusicas solo está indicada cuando se les haya diagnosticado trastorno del deseo sexual hipoactivo (TDSH) a partir de los criterios vigentes, después de haber realizado una evaluación clínica precisa e implantado manejo psicológico. No se ha fijado un valor umbral de concentración de testosterona sérica en el que se pudiera basar el diagnóstico del TDSH. El tratamiento con testosterona se puede combinar o no con una terapia estrogénica. No se debe recomendar con ninguna otra indicación, ya sea para aumentar la DMO, mejorar las proporciones corporales y las funciones cognitivas o tratar trastornos depresivos. Las dosis de testosterona se deben ajustar de modo que se mantenga su concentración fisiológica propia del período posmenopáusico. En caso de que no hubiera disponibles preparados para mujeres, se pueden administrar preparados para hombres después de corregir las dosis adecuadamente. La concentración de testosterona total en suero se debe determinar antes de comenzar el tratamiento, y mientras se esté administrando, ha de controlarse cada 3-6 semanas. Si después de 6 meses no se observa ninguna mejoría, se debe concluir la terapia. No hay ninguna recomendación sobre la administración de testosterona en el tratamiento de las disfunciones sexuales en las mujeres posmenopáusicas. No se recomienda administrar dehidroepiandrosterona en las mujeres posmenopáusicas con TDSH y función suprarrenal adecuada, ya que no consigue aumentar la libido ni mejorar la función sexual.23

Ginecomastia

Merece la pena destacar las guías de la European Academy of Andrology sobre el manejo en la ginecomastia.24 Este trastorno suele desarrollarse en la primera infancia y por lo general remite en el 1.er año de vida. Además, se observa en casi la mitad de los niños adolescentes, pero en >90 % se resuelve de forma espontánea en 24 meses. En un 45-50 % de los hombres adultos con ginecomastia se consigue determinar su causa. Conviene tener presente que, además de las numerosas causas bien conocidas de la ginecomastia, el abuso de esteroides anabólicos androgénicos (EAA) es muy relevante, puesto que afecta a >6 % de los hombres. Por lo general, los productos que consumen contienen dosis de EAA muy altas o indeterminadas. Además, pueden incluir impurezas. Por otro lado, los hombres que abusan de los EAA también suelen tomar HC, GCS y gonadotropina coriónica humana (hCG). Otra causa de la ginecomastia puede ser el consumo de marihuana, anfetaminas, heroína y —obviamente— el abuso del alcohol. También puede ser una complicación de algunas terapias nuevas como la HAART, y quizás también del tratamiento con imatinib.

En el diagnóstico de la ginecomastia se recomienda llevar a cabo una ecografía de testículos, ya que la palpación se caracteriza por una sensibilidad baja a la hora de diagnosticar tumores testiculares. Asimismo, se deben determinar las concentraciones séricas de testosterona, estradiol, globulina fijadora de hormonas sexuales (SHBG), folitropina (FSH), lutropina (LH), prolactina, hCG, α-fetoproteína y los parámetros de la función renal y hepática. La terapia con testosterona solo se recomienda en los hombres que presenten déficit de esta hormona. En el tratamiento de la ginecomastia, no se recomienda administrar de forma rutinaria moduladores selectivos de los receptores de estrógenos, inhibidores de aromatasa ni andrógenos no aromatizables. No obstante, en los casos de ginecomastia dolorosa de debut reciente se puede administrar tamoxifeno.24

Volver al artículo principal: Endocrinología: avances 2019/2020

Más