Guías: tratamiento conservador de la artrosis. Métodos no farmacológicos

06.11.2020
Leczenie zachowawcze choroby zwyrodnieniowej stawów. Podsumowanie wytycznych Osteoarthritis Research Society International 2019 i American College of Rheumatology 2019
Otylia Kowal Bielecka (MD, PhD)

Métodos no farmacológicos

Educación

Según las guías de la OARSI, la educación constituye un elemento terapéutico esencial en los pacientes con artrosis, aunque hasta ahora no se ha evaluado la eficacia de esta intervención en ensayos clínicos aleatorizados.3 Esto se aplica a todos los pacientes, independientemente de la forma de la enfermedad y de las comorbilidades. La educación debe consistir en explicar el carácter de la enfermedad y las posibilidades terapéuticas, y en fomentar el optimismo y la actitud positiva con respecto a los efectos del tratamiento. Es imprescindible para que los pacientes puedan tomar decisiones de tratamiento de forma consciente junto con el médico, algo importante teniendo en cuenta la baja calidad de los datos de eficacia y el frecuente riesgo de efectos adversos de las terapias propuestas.

Ejercicio físico y reducción de la masa corporal

El ejercicio físico se recomienda en todas las formas de artrosis [F] (según la OARSI y la ACR). El programa de ejercicios se debe establecer de forma individual, teniendo en cuenta la forma y la gravedad de la enfermedad, el estado de salud general (comorbilidades incluidas), las preferencias del paciente y la disponibilidad de cada tipo de actividad. Los ejercicios aeróbicos (p. ej. caminar, andar en bicicleta), de refuerzo/isométricos, con descarga y/o el entrenamiento neuromuscular pueden resultar útiles. Los ejercicios para mejorar el equilibrio pueden reducir el riesgo de caídas de los pacientes con artrosis de miembros inferiores [C]. Los métodos mente-cuerpo (mind-body) como el taichí y el yoga se consideran eficaces y seguros para la gran mayoría de los pacientes. Los ejercicios dirigidos por un especialista ofrecen mejores resultados, sobre todo si se combinan con programas de autocontrol y autosuficiencia, lo cual es frecuente.

Reducir la masa corporal se recomienda en el tratamiento de la artrosis de miembros inferiores, sobre todo en los pacientes con sobrepeso y artrosis de rodilla ([F] según la OARSI y la ACR); artrosis de cadera ([C] según la OARSI y [F] según la ACR) y en el tratamiento de la artrosis generalizada [C]. Las diferencias en cuanto a la fuerza de recomendación en la artrosis de cadera se deben a divergencias en la interpretación de los datos disponibles entre los expertos de la OARSI y la ACR. Por otro lado, no se recomienda que los pacientes con síndrome de fragilidad reduzcan su masa corporal [C].

Programas de autosuficiencia y autocontrol

La ACR [F] y la OARSI [C] recomiendan que todos los pacientes con artrosis participen en programas de autosuficiencia y autocontrol. Estos programas ofrecen sesiones grupales (en línea inclusive) que se sirven para fomentar una actitud positiva, entender la enfermedad y sus posibilidades de tratamiento, conocer los beneficios y los efectos secundarios de distintas terapias y adquirir habilidades para lidiar mejor con las limitaciones causadas por la enfermedad. Estas sesiones están organizadas por especialistas de diferentes ámbitos: médicos, enfermeros, fisioterapeutas, cinesiterapeutas y cuidadores.

Terapia cognitivo-conductual

La eficacia de la terapia cognitivo-conductual está bien documentada en el tratamiento de síndromes dolorosos crónicos distintos a la artrosis. A pesar de que los datos en el tratamiento de la artrosis son bastante más escasos, también se recomienda de manera condicional, sobre todo en la artrosis de rodilla, pero también en otras formas de artrosis con dolor generalizado o depresión concomitante [C]. Según la OARSI, esta técnica es especialmente importante en el tratamiento de los pacientes con dolor generalizado y/o depresión concomitante.

Aparatos auxiliares

Se ha recomendado de forma positiva (fuerte o condicional) el uso de bastones y otros materiales que faciliten la marcha en la artrosis de miembros inferiores y en la artrosis generalizada, y de órtesis en la artrosis de las articulaciones de la mano (principalmente la 1.a articulación carpometacarpiana) y de rodilla. El vendaje neuromuscular se recomienda de forma condicional en el tratamiento de la artrosis de la 1.a articulación carpometacarpiana y de rodilla.

Otros métodos

El uso de parafina en el tratamiento de la artrosis de las articulaciones de la mano y la radioablación en el tratamiento de la artrosis de rodilla también han obtenido una recomendación positiva condicional. El resto de métodos no farmacológicos han obtenido una recomendación controvertida (p. ej. termoterapia y acupuntura) o negativa, lo cual se debe principalmente a la falta de datos de eficacia sólidos. Un ensayo clínico aleatorizado publicado en 2020, es decir, después de la publicación de estas guías, ha demostrado que la terapia manual y el ejercicio físico pueden ser más eficaces que las inyecciones intraarticulares de glucocorticoides en el tratamiento sintomático de la artrosis de rodilla.5

Volver al artículo principal: Guías: tratamiento conservador de la artrosis (ORSI 2019 y ACR 2019)

Más