Neuropatías compresivas de la extremidad inferior

1. Meralgia parestésica: se produce por la compresión del nervio femorocutáneo, lo cual suele suceder en el lugar en el que se cruza con el ligamento inguinal. Factores favorecedores son: ropa muy ajustada (cinturón), obesidad, embarazo, edema o un traumatismo en una zona próxima al nervio. Síntomas y signos: alteración de la sensibilidad, sensación de quemazón, dolor o anestesia en la cara externa del muslo. Se pueden agravar en posición erguida y disminuir al estar sentado. Diagnóstico: es necesario realizar pruebas de electroneurografía. Diagnóstico diferencial con los síndromes radiculares L2-L3. Tratamiento: conservador. La infiltración de anestésicos locales o de AINE VO por lo general es eficaz.

2. Síndrome del túnel tarsiano: es secundario al atrapamiento del nervio tibial posterior en el túnel del tarso (que contiene también los vasos tibiales posteriores y los tendones de los músculos, tibial posterior, flexor largo de los dedos del pie y flexor largo del dedo gordo), por lesiones óseas, fracturas, yeso, ligamento hipertrófico o por lesiones de las vainas tendinosas. Síntomas y signos: dolor quemante del dedo gordo o del talón, con posible irradiación hacia la pantorrilla. Diagnóstico: los estudios de electroneurografía son de utilidad. Diagnóstico diferencial con los trastornos inflamatorios articulares, lesiones vasculares, o con la hipertrofia del músculo abductor del dedo gordo (en corredores). Tratamiento: la mayoría de los enfermos no precisa el tratamiento quirúrgico.

3. Metatarsalgia de Morton: síndrome doloroso provocado por la compresión de los nervios digitales plantares comunes (con mayor frecuencia el III) que atraviesan el ligamento metatarsiano transverso. Un proceso más duradero conlleva la formación del neuroma de Morton, en el que el nervio se encuentra rodeado por un gran acúmulo de tejido conjuntivo fibroso. Síntomas: dolor con irradiación hacia los dedos, que se agrava al estar de pie, al correr o al llevar zapatos de tacón alto. Diagnóstico: la ecografía y la RMN resultan de utilidad. Diagnóstico diferencial con procesos inflamatorios (p. ej. AR). Tratamiento: en etapas tempranas cambio de calzado (zapatos de puntera ancha) y de las plantillas, e inyecciones de glucocorticoides. Educación del paciente. En un estadio avanzado el tratamiento es la cirugía.

Más