Hepatitis E aguda

Agente etiológico → virus de la hepatitis E (VHE). La patogenia no es del todo bien conocida. El sitio primario de replicación es probablemente el tracto digestivo. Las epidemias causadas por los genotipos 1 y 2 de VHE son endémicas en países de Asia Central y Sudoriental (China) y se ven favorecidas por los bajos estándares higiénicos existentes. Las infecciones de tipo esporádico provocadas por el VHE 2 y 3 aparecen en todo el mundo. En una región del sur de Chile el VHE fue causa de un 7 % de hepatitis aguda. La fuente de infección son los desechos líquidos de ganado porcino, así como la ingesta de carne de cerdo, carne de caza o marisco sin el tratamiento térmico adecuado. Su prevalencia exacta se desconoce, debido a que suele cursar de forma asintomática y debido a una escasa accesibilidad a los métodos diagnósticos (los anticuerpos anti-VHE de la clase IgG se detectan en un promedio de 15 % de las personas en diferentes países de Europa). En Chile diversos estudios dan prevalencia de 4-7 %, en un estudio reciente de la Región Metropolitana un 30 %. En la Argentina se estima una prevalencia global de alrededor del 15 %, con porcentajes muy variables en diferentes regiones; es más elevada en mayores de 40 años.

Período de incubación: 2-6 semanas.

Cuadro clínico, historia natural y pronóstico: prevalecen (hasta en el 80 %) las infecciones asintomáticas. Los síntomas y signos son idénticos a los descritos en otras hepatitis víricas agudas. La ictericia aparece con mayor frecuencia en infecciones VHE 1 y VHE 2. Puede desarrollarse una forma colestásica. La hepatitis aguda con manifestaciones clínicas en la infección por VHE 1 y VHE 2 (en zonas endémicas) se da sobre todo en adultos jóvenes (15-35 años de edad) y es 2-5 veces más frecuente en hombres. Se estima que la mortalidad es del 0,2-4 % (~10 % en niños menores de 2 años y un 10-25 % en mujeres gestantes). La infección aguda por VHE 3 o VHE 4 es sintomática, aparece con mayor frecuencia en hombres de edad media y avanzada, tiene curso leve y raras veces es mortal. Pueden ocurrir reinfecciones y también (solo con el genotipo 3) infecciones crónicas.

Diagnóstico: los resultados de las pruebas de laboratorio son iguales que en otras formas de hepatitis vírica aguda. La detección de los anti-VHE en el suero constituye la base del diagnóstico. Durante la fase de incubación aparecen los IgM, sustituidos luego por los IgG. La presencia de anti-VHE se debe estudiar en todos los pacientes con hepatitis aguda o crónica “no-A, no-B, no-C”. La prueba más fidedigna es el resultado positivo del estudio de detección de ARN del VHE en el suero (la detección en heces se realiza solo en unos pocos laboratorios). La infección crónica se diagnostica en el caso de que persista el ARN en sangre durante >6 meses.

Diagnóstico diferencial, tratamiento, monitorización e impacto en la actividad: como descritos en la hepatitis A. El error diagnóstico más frecuente es juzgar que el daño hepático se debe a la influencia de los fármacos y no a la infección por VHE. Se administrará ribavirina 600-800 mg/d durante ≥3 meses como monoterapia o en combinación con el PEG-IFN-α a los pacientes con hepatopatía primaria secundaria a infección por VHE 3 y en enfermos en tratamiento inmunosupresor cuyas dosis no se pueden bajar o en los que la bajada de dosis resulta ineficaz.

Complicaciones: artritis, anemia aplásica, glomerulonefritis membranoproliferativa y membranosa, pancreatitis, neuropatías periféricas, polirradiculopatías, síndrome de Guillain-Barré, ataxia, parálisis de Bell. Estos síndromes pueden predominar en el cuadro clínico y no relacionarse con una infección por el VHE.

Prevención: en regiones endémicas hay que mejorar las condiciones sanitarias del medio ambiente, incluyendo el agua. En los países desarrollados llevar a cabo la eliminación apropiada de los residuos ganaderos, el tratamiento térmico de la carne de cerdo a 71 °C durante ≥20 min y evitar la ingesta de marisco crudo por personas con inmunodeficiencias. La vacuna anti-VHE está registrada en China.

Notificación obligatoria: sí.

Más