¿Qué es lo que podemos hacer después de un evento cardíaco?

28.11.2017
What can we do after a cardiac event has occurred?
P.J. Devereaux, Roman Jaeschke

Episodios relacionados de McMaster Perspective

P.J. Devereaux, Roman Jaeschke, Complicaciones cardíacas tras una cirugía no cardíaca.
P.J. Devereaux, Roman Jaeschke. Intervenciones probadas en la prevención de eventos cardíacos perioperatorios.

Referencias

Devereaux PJ, Sessler DI, Cardiac Complications in Patients Undergoing Major Noncardiac Surgery, N Engl J Med, 2015 Dec 3;373(23):2258-69. doi: 10.1056/NEJMra1502824. Review. PubMed PMID: 26630144.
Devereaux PJ, Mrkobrada M, Sessler DI, et al; POISE-2 Investigators, Aspirin in patients undergoing noncardiac surgery, N Engl J Med, 2014 Apr 17;370(16):1494-503. doi: 10.1056/NEJMoa1401105. PubMed PMID: 24679062.

Roman Jaeschke: Doctor Deveraux, nos ha dicho que las complicaciones cardíacas tras una cirugía no cardíaca son frecuentes y que ocurren independientemente de lo que se hace antes de las cirugías. ¿Su investigación nos dice qué hacer con los pacientes en los que se produjo una lesión miocárdica perioperatoria? ¿Hay algo que se pueda hacer para mejorar su pronóstico?

P.J. Devereaux: En los pacientes en los que se detecta daño miocárdico después de una cirugía no cardíaca, o sea, las troponinas se han elevado y se sospecha una etiología isquémica, los datos observacionales confirman que estos pacientes se benefician de la terapia con estatinas, aspirina, y probablemente inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina (IECA), tanto a plazo intermedio, como a largo plazo.
Aunque pueda parecer contradictorio, ya que acabo de decir que en POISE II la aspirina no prevenía la aparición de complicaciones cardíacas perioperatorias [véase: Intervenciones probadas en la prevención de eventos cardíacos perioperatorios], en realidad los datos observacionales sugieren que tras daño miocárdico posoperatorio, la aspirina puede salvar la vida en 30 días. Estos datos probablemente se explican, si son correctos, por el hecho de que una vez que un paciente se somete a cirugía y no ha tenido una hemorragia mayor, su riesgo de hemorragia posterior disminuye sustancialmente en comparación con el riesgo de un evento cardíaco mayor recurrente, y esto probablemente puede explicar por qué, de hecho, la aspirina es beneficiosa en este contexto. El estándar de atención en nuestra institución es iniciar la aspirina y la estatina en estos pacientes, y transcurridos uno o dos días, cuando estamos seguros de que la situación hemodinámica es estable, valorar iniciar la terapia con IECA.

RJ: Doctor Deveraux, probablemente la última pregunta. Si nos fijamos en la historia de los últimos 10 años, ¿en qué dirección le parece que irá el tema? ¿Cuáles serían sus predicciones sobre su evolución y las áreas a explorar en el futuro?

PJD: El próximo foco a tener en cuenta en el área vascular perioperatoria es tratar de construir sobre la base del conocimiento que tenemos que los ß-bloqueantes generan beneficio cuando se administran en el período perioperatorio, o sea, que previenen el infarto de miocardio. Sin embargo, pueden crear problemas a los pacientes, y esto parece ser sobre todo por la hipotensión. Asimismo en muchas investigaciones hemos demostrado que la hipotensión es frecuente en las unidades de cirugía, y que tarda demasiado en detectarse.
El objetivo de nuestra investigación es encontrar métodos de monitorización remotos, no invasivos y automatizados que puedan —de manera continua y no invasiva— medir presión arterial, frecuencia cardíaca, saturación de oxígeno, frecuencia respiratoria, e incluso temperatura. Lo que planificamos es hacer que los pacientes vuelvan a las unidades de cirugía, bien con cuidados estándar, bien que los enfermeros verifiquen los signos vitales cada 6 horas, o bien que se utilicen estos métodos de monitorización con sistemas de alerta rápida y planes de gestión para signos tempranos de inestabilidad hemodinámica o isquemia miocárdica. En este entorno, cuando se sabe que el paciente está hemodinámicamente estable, puede ser posible iniciar los ß-bloqueantes en pacientes con taquicardia que muestran signos de isquemia y, con suerte, mitigar los eventos. Estas son las siguientes metas en las que nos fijaremos para mejorar los resultados.

Más