Termoablación de nódulos tiroideos benignos: lesiones sólidas

26.11.2021
Termoablacja łagodnych guzków tarczycy. Omówienie wytycznych European Thyroid Association 2020
Ewelina Szczepanek-Parulska (MD, PhD), Marek Ruchała (MD, PhD)
A partir de: E. Papini, H. Monpeyssen, A. Frasoldati, L. Hegedüs, 2020 European Thyroid Association clinical practice guideline for the use of image-guided ablation in benign thyroid nodules, European Thyroid Journal, 2020, 9: 172-185

Lesiones sólidas

Termoablación con láser

La eficacia de la TAL se ha documentado en muchos ensayos. La reducción del volumen de la lesión a los 12 meses osciló en un rango de 59-84 %, y a los 3 años, en un rango de 44‑58 %. En 3 años de observación, solo un 5-9 % de las lesiones sometidas a TAL son propensas a rebrotar. En lo que se refiere a la reducción del volumen de la lesión focal de tiroides como resultado de la TAL, el pronóstico es más favorable en las lesiones de estructura espongiforme y sólida-líquida que en las lesiones sólidas. Después de la TAL, la mayoría de pacientes experimentan una reducción de síntomas clínicos. En un estudio multicéntrico prospectivo, se demostró que solo el 8 % de los pacientes refirieron síntomas de compresión persistentes después de la intervención, mientras que inicialmente lo hicieron el 38 %. En un ensayo aleatorizado, se documentó una mejoría de síntomas clínicos en el 81 % de los pacientes tratados con TAL, en ningún paciente del grupo placebo y en el 13 % de los pacientes tratados con levotiroxina. En un análisis retrospectivo, se observó una mejoría de los síntomas de compresión en el 48 % de los pacientes y un efecto estético positivo en el 86 %. El tratamiento también se asoció a una mejoría en la calidad de vida. Rara vez se observan complicaciones serias; 8 de 1531 pacientes presentaron una parálisis transitoria del nervio laríngeo recurrente, mientras que en 6 de ellos, el nódulo se encontraba en una localización peligrosamente cercana, en la pared posteromedial del lóbulo. Por otro lado, se observan hemorragias peritiroideas y quemaduras en la piel en el 0,5 % de los pacientes. Se ha descrito un caso de rotura de nódulo. Además, es posible que se desarrollen quistes y fascitis. Por lo general, los pacientes toleran bien la intervención, pero el 12-30 % reporta dolor de cuello después de ella. Los trastornos de la función tiroidea se producen de forma esporádica.

Termoablación por radiofrecuencia

En los ensayos aleatorizados, la reducción media del volumen de la lesión osciló en un rango del 69-78 % al año. Según un metaanálisis, a los 2 años se consigue una reducción del 87 %. Un estudio retrospectivo demostró una reducción media de volumen del 67 % a los 5 años. Cuanto más pequeña fue la lesión, mayor fue el porcentaje de reducción de volumen conseguido. Las lesiones de estructura espongiforme y sólida-líquida respondieron mejor al tratamiento. Al reducirse el volumen, se observó una mejoría en cuanto al efecto estético y los síntomas de compresión. En un estudio retrospectivo multicéntrico a gran escala, se observaron efectos adversos en el 1,4 % de los 1543 pacientes tratados; 15 de ellos reportaron un cambio en el timbre de voz. Un metaanálisis de 2400 pacientes arrojó resultados similares: el 1,3 % de los pacientes sometidos a la ARF sufrieron efectos adversos graves, mientras que 4 pacientes (0,16 %) experimentaron un cambio de voz permanente. Una complicación rara fue el "desgarro del nódulo", caracterizado por una rotura de la cápsula delantera de la lesión y una acumulación de líquido en la parte trasera del cuello, que potencialmente puede precisar de un drenaje quirúrgico. Muy raramente se diagnosticó síndrome de Horner y parálisis del nervio accesorio. Otros efectos adversos son hemorragias, quemaduras cutáneas, dolores persistentes, reacciones vasovagales y vómitos. En comparación con los pacientes operados, los pacientes tratados mediante ARF quedaron bastante más satisfechos con el efecto estético y disfrutaron de una mejor calidad de vida, pero no hubo diferencias significativas en cuanto a la satisfacción general con la intervención.

Ablación por microondas

En los ensayos clínicos, la reducción media del volumen de las lesiones focales fue del 29‑40 % a los 3 meses, del 74 % a los 6 meses y del 74,6-90 % al año de la intervención. Hay escasos datos de buena calidad sobre la eficacia de la AMO. La frecuencia de complicaciones después de la AMO es mayor que después de la TAL y la ARF, lo que probablemente se deba a que la energía aplicada es más difícil de controlar y la aguja posee un diámetro mayor. En comparación con la cirugía convencional, los pacientes toleraron bien la AMO, después de la intervención notaron menos dolor y sufrieron menos estrés asociado a la intervención.

Ultrasonido focalizado de alta intensidad

La eficacia y la seguridad del HIFU se han estudiado en pocos ensayos, ninguno de los cuales fue aleatorizado. Según los datos bibliográficos, la reducción del volumen de la lesión fue del 48,8-68,8 % en 3-12 meses y 43-70 % en 2 años. Se observó una relación inversa entre el tamaño inicial de la lesión y el porcentaje de reducción de su volumen; solo en las lesiones <3 ml se observó una reducción >50 %. No se registraron quemaduras cutáneas como secuela de la intervención. El dolor durante la intervención fue bastante frecuente, pero remitió rápidamente una vez finalizada. Además, se observó enrojecimiento de la piel y/o edema subcutáneo. En un ensayo retrospectivo, se registró parálisis unilateral del nervio laríngeo recurrente en 4 de los 103 pacientes tratados (4 %). Dicha parálisis apareció cuando las lesiones estaban ubicadas a <1,1 cm del surco traqueoesofágico. El procedimiento no afectó a la función tiroidea. En comparación con la cirugía clásica, estuvo asociado a una hospitalización más corta, menos costes y una voz de mejor calidad después de la intervención.

Bibliografía:

1. Russ G., Bonnema S.J., Erdogan M.F. y cols., European Thyroid Association guidelines for ultrasound malignancy risk stratification of thyroid nodules in adults: the EU-TIRADS, Eur. Thyroid. J., 2017; 6: 225-237
2. Papini E., Monpeyssen H., Frasoldati A., Hegedüs L., 2020 European Thyroid Association clinical practice guideline for the use of image-guided ablation in benign thyroid nodules, Eur. Thyroid J., 2020; 9: 172-185
3. Dietrich C.F., Müller T., Bojunga J. y cols., Statement and recommendations on interventional ultrasound as a thyroid diagnostic and treatment procedure, Ultrasound. Med. Biol., 2018; 44: 14-36
4. Kim J.H., Baek J.H., Lim H.K. y cols., Guideline Committee for the Korean Society of Thyroid Radiology (KSThR) and Korean Society of Radiology. 2017 thyroid radiofrequency ablation guideline: Korean Society of Thyroid Radiology, Korean J. Radiol., 2018; 19: 632-655
5. Papini E., Pacella C.M., Solbiati L.A. y cols., Minimally-invasive treatments for benign thyroid nodules: a Delphi-based consensus statement from the Italian minimally-invasive treatments of the thyroid (MITT) group, Int. J. Hyperthermia, 2019; 36: 376-382
6. Mauri G., Pacella C.M., Papini E. y cols., Image-guided thyroid ablation: proposal for standardization of terminology and reporting criteria, Thyroid, 2019; 29: 611-618
7. Wu W., Gong X., Zhou Q. y cols., US-guided percutaneous microwave ablation for the treatment of benign thyroid nodules, Endocr. J., 2017; 64: 1079-1085
8. Wang B., Han Z.Y., Yu J. y cols., Factors related to recurrence of the benign non-functioning thyroid nodules after percutaneous microwave ablation, Int. J. Hyperthermia, 2017; 33: 459-464
9. Trimboli P., Castellana M., Sconfienza L.M. y cols., Efficacy of thermal ablation in benign non-functioning solid thyroid nodule: A systematic review and meta-analysis, Endocrine, 2020; 67: 35-43
10. Chen F., Tian G., Kong D. y cols., Radiofrequency ablation for treatment of benign thyroid nodules: a PRISMA-compliant systematic review and meta-analysis of outcomes, Medicine (Baltimore), 2016; 95: e4659
11. Deandrea M., Trimboli P., Garino F. y cols., Long term efficacy of a single session RFA of benign thyroid nodules: a longitudinal 5-year observational, J. Clin. Endocrinol. Metab., 2019; 104: 3751-3756
12. Deandrea M., Garino F., Alberto M. y cols., Radiofrequency ablation for benign thyroid nodules according to different ultrasound features: an Italian multicentre prospective study, Eur. J. Endocrinol., 2019; 180: 79-87
13. Guang Y., He W., Luo Y. y cols., Patient satisfaction of radiofrequency ablation for symptomatic benign solid thyroid nodules: our experience for 2-year follow up, BMC Cancer, 2019; 19: 147
14. Zheng B.W., Wang J.F., Ju J.X. y cols., Efficacy and safety of cooled and uncooled microwave ablation for the treatment of benign thyroid nodules: a systematic review and meta-analysis, Endocrine, 2018; 62: 307-317
15. Trimboli P., Pelloni F., Bini F. y cols., High-intensity focused ultrasound (HIFU) for benign thyroid nodules: 2-year follow-up results, Endocrine, 2019; 65: 312-317
16. Lang B.H., Woo Y.C., Chiu K.W., Two-year efficacy of single-session high-intensity focused ultrasound (HIFU) ablation of benign thyroid nodules, Eur. Radiol., 2019; 29: 93-101
17. Negro R., Greco G., Quality of life and outcomes in patients with a large toxic adenoma undergoing laser ablation plus radioiodine vs lobectomy, Int. J. Hyperthermia, 2019; 36: 191-195
18. Ha E.J., Baek J.H., Kim K.W. y cols., Comparative efficacy of radiofrequency and laser ablation for the treatment of benign thyroid nodules: systematic review including traditional pooling and bayesian network meta-analysis, J. Clin. Endocrinol. Metab., 2015; 100: 1903-1911
19. Chung S.R., Suh C.H., Baek J.H. y cols., Safety of radiofrequency ablation of benign thyroid nodules and recurrent thyroid cancers: a systematic review and metaanalysis, Int. J. Hyperthermia, 2017; 33: 920-930

Volver al artículo principal: Guías: termoablación de nódulos tiroideos benignos

Ir al siguiente artículo: Estudios comparativos

Más