Uretritis

La uretritis casi siempre es causada por una infección. Pertenece al grupo de enfermedades por transmisión sexual. Se distingue la uretritis: gonocócica (causada por Neisseria gonorrhoeae) y —más frecuente— no gonocócica, causada por Chlamydia trachomatis, Ureaplasma urealyticum, Mycoplasma genitalium, Trichomonas vaginalis, raramente por otros microorganismos.

Síntomas: la infección por C. trachomatis puede ser asintomática hasta en el 50 % de las mujeres y a veces es causa de enfermedad inflamatoria pélvica con sus consecuencias. Los síntomas generalmente ocurren unos 4-14 días tras el contacto con una pareja infectada. Se produce dolor durante la micción en la uretra distal (escozor miccional), más intenso por la mañana; a veces picazón en el meato uretral externo entre micciones; polaquiuria y tenesmo vesical, si coexiste con inflamación vesical o prostática; exudado purulento uretral, a veces con sangre, a menudo se detecta tan solo después del masaje de la uretra; en las mujeres secreción vaginal aumentada o leucorrea. No aparecen los síntomas generales de infección.

Diagnóstico: el método analítico rápido para confirmar el diagnóstico es un examen microscópico de un frotis uretral o de una muestra de orina del chorro inicial mediante tinción de Gram. La detección de los neutrófilos confirma la uretritis y la presencia de diplococo gramnegativo dentro de estas células confirma la etiología gonocócica.

Tratamiento: por la limitada disponibilidad de las pruebas para la detección de los microorganismos causantes de uretritis, inmediatamente se debe comenzar tratamiento empírico utilizando ceftriaxona IM 1,0 g en dosis única y azitromicina VO 1,0 g en dosis única, o doxiciclina VO 100 mg 2 × d durante 7 d. Todas las parejas sexuales con riesgo de infección deben ser examinadas y sometidas a tratamiento.

 

Más