Anemia poshemorrágica

DEFINICIÓN Y ETIOPATOGENIA Arriba

Es consecuencia de una pérdida sanguínea aguda o crónica.

Pérdida sanguínea aguda: principalmente hemorragia postraumática, hemorragia masiva digestiva, urinaria o genital. Un adulto puede perder bruscamente hasta el 20 % del volumen sanguíneo sin evidencia de isquemia ni alteraciones circulatorias, en caso de perder 20-30 % puede presentar taquicardia y en algunos casos hipotensión postural, y una pérdida súbita de >30 % del volumen (>1,5 l en un adulto) puede causar shock hipovolémico →cap. 2.2.1 y cap. 24.4., teniendo en cuenta que el volumen sanguíneo circulante (en decilitros) se calcula multiplicando el peso de la persona por 0,7.

Pérdida sanguínea crónica: habitualmente provoca anemia por déficit de hierro; causas →cap. 15.1.2.

CUADRO CLÍNICO Arriba

Los síntomas dependen de la rapidez y cantidad de sangre perdida y de la edad del enfermo.

Consecuencias de la pérdida sanguínea aguda →cap. 2.2.1.1. y cap. 24.4.

La pérdida sanguínea crónica puede transcurrir sin síntomas y manifestarse cuando aparecen los síntomas secundarios al déficit de hierro →cap. 15.1.2 o de la enfermedad de base que causa el sangrado.

DIAGNÓSTICO Arriba

Exploraciones complementarias

1. Hemograma: anemia normocítica y normocrómica →tabla 1-1 (después de una hemorragia aguda la concentración de Hb comienza a disminuir 3-4 h después del aumento compensatorio del volumen plasmático y alcanza el nivel mínimo al cabo de unos días); reticulocitosis (el pico es a los 7-10 días desde el sangrado). Dependiendo de la severidad de la pérdida pueden observarse eritroblastos en el frotis de sangre periférica y el nivel de leucocitos puede incrementarse debido a la reacción medular de respuesta global, con neutrofilia y en algunos casos la presencia de metamielocitos y mielocitos en el frotis de sangre periférica (sobre todo después de una hemorragia masiva con hipoxia tisular y shock). Puede haber trombocitopenia, secundaria a la pérdida aguda de sangre y asociada a posteriores transfusiones masivas, y en el caso de pérdidas crónicas de sangre puede aparecer trombocitosis.

2. Otras exploraciones: en casos de pérdida crónica de sangre se harán evidentes marcadores de la ferropenia →cap. 15.1.2, se podría presentar coagulopatía a consecuencia de una pérdida sanguínea masiva y/o consumo de los factores de coagulación, pérdida de plaquetas y posterior dilución en casos de transfusiones de reemplazo con concentrados de hematíes y de fluidos y disminución significativa del nivel de fibrinógeno. En concordancia, puede observarse prolongación del tiempo de protrombina (TP) y del tiempo de tromboplastina parcial activada (TTPa). Otras exploraciones complementarias, dependiendo de la causa (p. ej. la endoscopia puede identificar la localización del sangrado en el tracto digestivo).

TRATAMIENTO Arriba

Sangrado agudocap. 2.2.1.1. y cap. 24.4.

Sangrado crónicocap. 15.1.2.

tablasArriba

Tabla 1-1. Clasificación de las anemias según el recuento de reticulocitos, el volumen corpuscular medio (VCM) y la amplitud de distribución eritrocitaria (RDW)

VCM

RDW

RC ≥100 000/μl

RC <100 000/μl

microcítica VCM ↓

N

Talasemia β

– anemia de enfermedades crónicas (algunos casos)

Talasemia β

– anemia por déficit de hierro

– anemia sideroblástica congénita (algunos casos)

normocítica VCM (N)

N

– anemia de enfermedades crónicas

– anemia en la enfermedad renal crónica

– anemia aplásica

– anemia poshemorrágica aguda

– la mayoría de las anemias hemolíticas

– fase temprana de la anemia por déficit de hierro

– anemia por déficit de vitamina B12 y/o ácido fólico

– anemia carencial mixta

– síndrome mielodisplásico

macrocítica VCM ↑

N

Enfermedades hepáticas crónicas

– quimioterapia

– alcoholismo

– anemia aplásica

– algunas anemias inmunohemolíticas

– enfermedades hepáticas crónicas

– anemia por déficit de vitamina B12 y/o de ácido fólico

– síndrome mielodisplásico

N — normal, ↑ aumentado/a, ↓ reducido/a